El padre Siegrist, a pie de obra en el Santuario de las Apariciones: «Todavía hace falta mucha ayuda»

0
3947
El padre Siegrist recuerda desde las obras mismas que el Santuario de las Apariciones continúa necesitando ayuda económica para completar su restauración y convertirse en foco irradiador de la devoción al Corazón Inmaculado.

Las obras de restauración del Santuario de las Apariciones de Pontevedra avanzan a buen ritmo, pero «todavía hace falta mucha ayuda», afirma el padre Javier Siegrist desde el lugar. Si a finales de septiembre podíamos informar de la colocación de la cubierta, las imágenes muestran ahora que ya se cerró el techado.


Madre Ven

La buena noticia es que «esto va para adelante» y que muchas personas se han sentido «tocadas» para colaborar económicamente en el proyecto. Fue un auténtico «grito de socorro» para evitar que hubiese que declarar ruina total el lugar donde la Santísima Virgen se apareció a Sor Lucia para pedirle que difundiese la devoción de los cinco primeros sábados de mes seguidos en desagravio a las ofensas a su Corazón Inmaculado.

Esta petición forma parte del mensaje de Fátima y está en continuidad con él, según ha reconocido formalmente la Iglesia.

«Todos los que amamos a la Virgen podemos colaborar en esta empresa», recuerda el padre Siegrist, pues lo logrado es todavía «insuficiente» y «hace falta mucha ayuda» para concluir la obra. Cuando así sea, y miles de peregrinos puedan acudir al lugar a «empaparse y difundir» este pedido de Nuestra Señora, quienes hayan hecho ahora su aportación podrán sentir que «un pedacito» de esa casa es propio.

Como recuerda el sacerdote, si dejamos que un santuario de tal importancia quede en su situación actual, será expresión de una fe tan ruinosa como el estado en el que se encontraba antes del inicio de las obras, en la pasada primavera.

No hay que olvidar que «el Fátima español«, como puede llamarse con justicia este edificio, fue escogido por el cielo para la única aparición en la que estuvieron presentes ante Sor Lucia no solo la Virgen sino el Niño Jesús, el 10 de diciembre de 1925.

La devoción por ellos pedida consiste en confesarse, comulgar, rezar el Rosario y dedicar quince minutos a la oración durante cinco primeros sábados de mes consecutivos, para desagraviar al Corazón Inmaculado de María por las ofensas que recibe por los pecados de los hombres.

Se ha debatido mucho sobre el cumplimiento o no de otro pedido de la Virgen, el de la consagración de Rusia, pero eso ha llevado a olvidar este otro, no menos importante, y que si bien se extendió entre los cristianos en las primeras décadas, hoy es realmente minoritario. Difundir la devoción al Corazón Inmaculado de María y los cinco primeros sábados es el objetivo fundamental de estas obras de restauración, que convertirán el santuario en destino de peregrinaciones de Fátima y foco de irradiación del pedido de la Virgen.

Toda aportación es importante: pincha aquí para colaborar económicamente en la restauración del Santuario de las Apariciones de Pontevedra y hacer realidad su puesta en marcha.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here