Queridos lectores:

La Encarnación del Hijo de Dios había sido profetizada en el Antiguo Testamento, un anuncio envuelto en misterio durante siglos que solo adquirió sentido para los contemporáneos de Jesús, llegados los tiempos mesiánicos: «He aquí que una virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien llamará Emmanuel» (Is 7, 14).

¿A quién y por qué trasladó Isaías este mensaje del cielo? El profeta había tranquilizado a Acaz, rey de Judá, asegurándole su victoria sobre los reyes de Siria e Israel. Le recordó las divinas promesas de que su reino saldría de su postración y triunfaría sobre sus enemigos. El poco religioso Acaz dudaba de Dios, y cuando el mismo Yahvé le ofreció un milagro como prueba, lo rechazó aparentando no querer tentarle. Entonces Isaías transmitió, irritado: ya que él no quería pedir una señal, el Señor mismo se lo daría. El nacimiento del Mesías de una doncella fue esa señal, aunque Acaz no pudiera entonces comprenderlo.

La Anunciación, a la que María responde con la fe del «fiat» de la que el rey de Judá fue incapaz, da paso a un prodigio que es también una llamada misericordiosa a nuestro incrédulo mundo. La Virginidad Perpetua de Nuestra Señora no es solamente el sello de su excelsa virtud y del compromiso que había contraído con el Altísimo, sino también el milagro que ofrece a nuestra consideración para vencer toda reticencia. Lo imposible se hizo posible: sabemos que Dios existe y actúa porque María es Virgen y Madre. Y por eso esta verdad resulta tan incómoda para quienes Le aborrecen.

Procesión de la Anunciacion y Encarnación. Santisteban del Puerto (Jaén). Foto: Juanjo Armijo. Santisteban.eu

CARI FILII NEWS

APARICIONES EN EL MUNDO

En este apartado ofrecemos información sobre 34 apariciones marianas reconocidas por la Iglesia Católica con distinto grado de aprobación eclesiástica: máximo, intermedio, en proceso de investigación.

Aprobación Máxima

Aprobación Intermedia

En proceso de investigación

BIBLIOTECA MARIANA

«Advocaciones marianas de América», de José y Esposa Sabogal
«La infancia admirable de la Santísima Madre de Dios», de San Juan Eudes
«Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María», de S.Luis María Grignion de Montfort
«Tras las huellas de la Virgen María», guía del Ministerio de Turismo de Israel
«Los dogmas de María», de Giorgio Sernani
«Milagros de Santa María», de Gonzalo de Berceo