Queridos lectores:

La Cuaresma deja paso a la Semana Santa y los cristianos nos enfrentamos no solo a los dolores de Cristo en la Pasión, sino a los dolores de todos aquellos que la contemplaron. Que no fueron todos los amigos y discípulos de Nuestro Señor, pues muchos huyeron para ahorrarse el trance. Pero sí un exiguo círculo en torno a su Santísima Madre. Sabemos que María va a sufrir contemplando los padecimientos de su Hijo tal vez más que Él mismo.

Ella conocía el valor de aquel acto, cuya virtud redentora había meditado en las Sagradas Escrituras. Era el «varón de dolores» profetizado por Isaías 53, 3, «despreciable y desecho de hombres» como parecía ser ese Crucificado, que le habían augurado también cuando aún lo llevaba en su seno: «Una espada te atravesará el alma», le anunció Simeón (Lc 2, 35).

«El acto de fe de María al pie del Calvario», dijo el gran teólogo Réginald Garrigou-Lagrange, «fue, en aquella hora oscura, el mayor y más profundo que haya existido nunca, pues el objeto de ella era el más difícil: que Jesús alcanzaría la mayor victoria por medio de la más completa inmolación».

La inmolación del Hijo fue así también la inmolación de la Madre, y aceptándola, explica San Ireneo, ella misma «se convirtió en causa de salvación para sí misma y para todo el género humano». Porque no fue la suya ante la Cruz una mirada pasiva, de alguien que consiente en lo que no puede evitar. Fue una entrega activa de su Hijo por nosotros. Como dijo el Papa Benedicto XV, «Lo inmoló, en cuanto ella podía hacerlo, a fin de aplacar la justicia de Dios sobre nosotros».

Virgen Dolorosa. Trani (Apulia, Italia).

CARI FILII NEWS

APARICIONES EN EL MUNDO

En este apartado ofrecemos información sobre 34 apariciones marianas reconocidas por la Iglesia Católica con distinto grado de aprobación eclesiástica: máximo, intermedio, en proceso de investigación.

Aprobación Máxima

Aprobación Intermedia

En proceso de investigación

BIBLIOTECA MARIANA

«Advocaciones marianas de América», de José y Esposa Sabogal
«La infancia admirable de la Santísima Madre de Dios», de San Juan Eudes
«Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María», de S.Luis María Grignion de Montfort
«Tras las huellas de la Virgen María», guía del Ministerio de Turismo de Israel
«Los dogmas de María», de Giorgio Sernani
«Milagros de Santa María», de Gonzalo de Berceo