Queridos lectores:

Estamos habituados a considerar marianos dos meses del año: mayo, elegido para la primera aparición en Fátima, y octubre, consagrado al Santo Rosario. Reparamos menos, sin embargo, en el que transcurre del 15 de agosto al 15 de septiembre, que concentra cinco festividades con las que recordamos y honramos a la Madre de Dios: la Asunción (15 de agosto), Santa María Reina (22 de agosto), la Natividad (8 de septiembre), el Dulce Nombre de María (12 de septiembre) y Nuestra Señora de los Dolores (15 de septiembre).

Ese mes encierra una pedagogía propia. Las primeras cuatro fiestas son alegres: enmarcan su periplo vital, desde los momentos finales de gloria con la llegada y coronación en el cielo, hasta los momentos primeros de alborozo de San Joaquín y Santa Ana al verla nacer y atribuirle el nombre que será consuelo para la humanidad hasta el final de los tiempos.

Y una vez considerado ese tiempo de celebración… la realidad de los siete dolores que la laceraron: la profecía de Simeón, la huida a Egipto, el niño extraviado, el Via Crucis, la crucifixión, el descendimiento, la sepultura.

El ciclo litúrgico nos advierte así, tras la Asunción y la Natividad –aluvión de jolgorios populares en los países católicos–, de que, resucitado Jesús y reunida con Él en el cielo, persiste lo que de verdad le duele a la Madre: los pecados de sus hijos. Por eso la alegría que hay en el cielo por cada uno del que nos arrepentimos (Lc 5, 7) es, sobre todo, suya.

CARI FILII NEWS

APARICIONES EN EL MUNDO

En este apartado ofrecemos información sobre 34 apariciones marianas reconocidas por la Iglesia Católica con distinto grado de aprobación eclesiástica: máximo, intermedio, en proceso de investigación.

Aprobación Máxima

Aprobación Intermedia

En proceso de investigación

BIBLIOTECA MARIANA