Queridos lectores:

«¿Cómo hablar? ¿Qué elogio podré yo hacer de la Virgen gloriosa y santa? Ella está por encima de todos los seres, exceptuando a Dios; es, por naturaleza, más bella que los querubines y todo el ejército de los ángeles. Ni la lengua del cielo, ni la de la tierra, ni incluso la de los ángeles sería suficiente para alabarla. ¡Bienaventurada Virgen, paloma pura, esposa celestial…, templo y trono de la divinidad! Tuyo es Cristo, sol resplandeciente en el cielo y sobre la tierra. Tú eres la nube luminosa que hizo bajar a Cristo, Él, el rayo resplandeciente que ilumina al mundo»: así celebraba San Epifanio de Salamina en el siglo IV la grandeza de Nuestra Señora en la Anunciación.

«Tuyo es Cristo»… Apenas podemos concebir el alcance de una afirmación así: una criatura se hizo «dueña» del Creador. ¿Con qué perfecciones que ni siquiera vislumbramos hubo de adornarla Dios para hacerla digna de ese privilegio? Una, por encima de todas: la fe. Así lo explicó San Juan Pablo II: «En el contacto con el mensajero celestial, la atención se centra en el contenido de sus palabras, que exigen a María una escucha intensa y una fe pura. Esta última consideración nos permite apreciar la grandeza de la fe de María, sobre todo si la comparamos con la tendencia a pedir con insistencia, tanto ayer como hoy, signos sensibles para creer. Al contrario, la aceptación de la voluntad divina por parte de la Virgen está motivada sólo por su amor a Dios».

Si, por tanto, hemos de amar a Dios como Le amó María (¿hay una forma mejor?), hemos de tener en Él la fe que tuvo ella, y amar Su voluntad sobre nosotros con idéntica prontitud y alegría.

Virgen de la Anunciación. Baza (Granada, España).

CARI FILII NEWS

APARICIONES EN EL MUNDO

En este apartado ofrecemos información sobre 34 apariciones marianas reconocidas por la Iglesia Católica con distinto grado de aprobación eclesiástica: máximo, intermedio, en proceso de investigación.

Aprobación Máxima

Aprobación Intermedia

En proceso de investigación

BIBLIOTECA MARIANA

«Advocaciones marianas de América», de José y Esposa Sabogal
«La infancia admirable de la Santísima Madre de Dios», de San Juan Eudes
«Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María», de S.Luis María Grignion de Montfort
«Tras las huellas de la Virgen María», guía del Ministerio de Turismo de Israel
«Los dogmas de María», de Giorgio Sernani
«Milagros de Santa María», de Gonzalo de Berceo