«España no es la misma y la situación es muy distinta, pero el sentido de la consagración permanece actual»

0
622
El obispo de Getafe explica la importancia de celebrar el centenario de la consagración de España al Corazón de Jesús / Foto- Alfa y Omega

El pasado domingo 2 de diciembre comenzó el Año Jubilar por el centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús con la apertura de la Puerta Santa del santuario del Cerro de los Ángeles de Getafe.

Más de 1.500 personas asistieron a este importante acto, que fue presidido por el representante del Papa en España, el Nuncio Renzo Fratini. Numerosos cardenales y obispos así como alcaldes de la zona y otros políticos como el exministro Fernández Díaz quisieron estar presentes en el inicio del Jubileo.

“Estamos aquí para manifestar el amor a Jesús. Amamos su corazón divino y humano y entendemos que nos llama a la conversión, a que nos dediquemos a Él, a que nos consagremos a Él y a que vivamos la reparación de los pecados, los nuestros y los de todos los hombres, nuestros hermanos, respondiendo generosamente a su amor”, recordó en Nuncio durante su homilía el domingo.

Además, incidió en que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús “nos muestra a Jesús amando e invitando a los demás a amarle, a vivir la amistad con Él. Este culto nos lleva al centro del Evangelio”.

El domingo se abrió la Puerta Santa del santuario del Cerro de los Ángeles en Getafe

Para explicar mejor la importancia de la Consagración de España al Corazón Jesús, el Año Jubilar que acaba de comenzar y esta tradicional devoción de la Iglesia, Ginés García Beltrán, obispo de Getafe explica que “el sentido de la consagración permanece actual. Mirar al corazón del Redentor, acogernos a Él, y pedir que viva en el corazón de los hombres de nuestro pueblo es un deseo legítimo de bien de los que somos creyentes”.

En esta entrevista en Alfa y Omega, el prelado getafense ofrece más datos sobre la importancia del Sagrado Corazón en España:

-¿Qué importancia tiene para España hoy el recuerdo de la consagración de nuestro país al Sagrado Corazón de Jesús? ¿Qué tiene de actualidad?

– La consagración de España al Corazón de Jesús fue sin duda un acontecimiento importante en el escenario de una profunda crisis social, política y económica en nuestro país, y en el contexto de una Europa que, terminada la Primera Guerra Mundial, buscaba su identidad y razones para una paz estable y verdadera. El rey Alfonso XIII, con la consagración al Corazón de Cristo, quería expresar la acción de gracias de un pueblo, rendirle el homenaje de la fe y formular una petición: «Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras, y en nuestras leyes e instituciones patrias».

No cabe duda de que en estos 100 años todo ha cambiado. España no es la misma, y la situación sociopolítica, incluso religiosa, es muy distinta. Sin embargo, el sentido de la consagración permanece actual. Mirar al corazón del Redentor, acogernos a Él, y pedir que viva en el corazón de los hombres de nuestro pueblo es un deseo legítimo de bien de los que somos creyentes; un deseo de bondad que queremos para todos, también para los que no creen, porque la fe nos hace mirar y procurar el bien de todos. El mismo Jesús le dice a Nicodemo que Dios ha enviado al mundo no para juzgarlo, sino para que se salve por Él, por Jesucristo. Porque Dios quiere que todos los hombres se salven.

– ¿Cuál es el sentido de la consagración de una persona, de una familia o de un país al Sagrado Corazón?

– La consagración es una cuestión de amor. Es la respuesta de nuestro amor al amor primero, al amor de Dios. Nosotros, conscientes de este amor, le confiamos nuestra vida. Dios nos ha creado para Él y quiere nuestro amor, y nosotros sabiendo de este amor le confiamos todo lo que somos y, ¿por qué no?, también nuestra realidad, para que nos cuide y nos bendiga. Algunos pueden pensar: «¿cómo consagrar España al Corazón de Jesús? ¿Y los que no creen? ¿Y los que no quieren?». También para ellos queremos lo mejor, y Cristo, como dice san Pablo, es con mucho lo mejor. No falto a la libertad de nadie, solo deseo que el bien, la paz, el amor, la salvación sea para todos y por eso los pongo en el Corazón abierto del Redentor.

La celebración se llevará a cabo en el santuario del Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles en Getafe

– En Getafe han querido subrayar una respuesta concreta en este año jubilar: evangelizar. ¿Por qué?

– Así es. Nuestra celebración no es la añoranza de tiempos pasados, sino la oportunidad de renovación de nuestra fe y de nuestra vida cristiana. Será un tiempo, sin duda, propicio para la conversión personal y pastoral. El misterio del corazón abierto del Señor es fuente de evangelización.

Yo espero y pido para esta diócesis, y para toda España, que la renovación de la consagración al Corazón de Cristo sea un motivo de nuevo ardor apostólico para llegar a tantos y tantos que no conocen al Señor. Si del costado abierto de Cristo nació la Iglesia, del amor de su Corazón ha de surgir la renovación eclesial.

Además, el lema que hemos elegido para este Año Jubilar –Sus heridas nos han curado– nos invita a mirar a las heridas del hombre de hoy, a tantos que sufren sin consuelo ni esperanza. A ellos tiene que llegar el consuelo y la esperanza de la fe en Cristo.

– Hay quien asocia esta devoción con algo antiguo, e incluso hay quien ve en ella connotaciones políticas por su relación con la monarquía. ¿Cómo disipar estos prejuicios?

La tentación de politizar este acontecimiento está ahí, como está el peligro permanente de ideologizar la fe. El mejor remedio contra estas tentaciones es anunciar a Cristo, sencillamente. Insisto que no nos mueve a esta celebración la añoranza del pasado, sino la misión siempre nueva de anunciar a Jesucristo con obras y palabras.

El Corazón de Jesús es «el signo por excelencia de la misericordia de Dios; pero no es un símbolo imaginario, es un símbolo real, que representa el centro, la fuente de la que ha brotado la salvación para la entera humanidad», nos recuerda el Papa Francisco.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here