Un historiador descubre por qué en Sevilla abundan tanto los cuadros de la Virgen de Guadalupe

0
4889

El profesor de la Universidad de Granada Francisco Montes ha publicado un extenso estudio en el que analiza las claves de la devoción a la Virgen de Guadalupe en la historiografía sevillana, un trabajo esencial para vincular a Sevilla con el antiguo virreinato de España. El libro fue presentado el 26 de enero en el convento sevillano de San José del Carmen (las Teresas).

Se trata de un trabajo editado por la Diputación de Sevilla a través de su Servicio de Archivo y Publicaciones del Área de Cultura y Ciudadanía, y supone uno de los escasos estudios publicados que profundizan sobre la temática de la devoción a la Virgen de Guadalupe dentro de la historiografía sevillana.


La jefa del Servicio de Archivo y Publicaciones de la Diputación de Sevilla, Carmen Barriga Guillén, junto al autor (a la derecha) y el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, Alfredo Morales.

Bajo el nombre de Sevilla Guadalupana. Arte, historia y devoción, Montes, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y experto titulado en Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico, ha culminado "diez intensos años de investigación, sobre todo motivado por la cantidad de lienzos de la Virgen que hay en Sevilla", según ha dicho a Efe.

Montes señala que existen momentos fundamentales en la historia que marcan la llegada a Sevilla de los cuadros con la imagen de la Virgen, de los que ha localizado 185 "en lugares accesibles de la ciudad, como conventos, iglesias o palacios", aunque en colecciones particulares de la ciudad podría haber unas 60 más. En total, más de doscientos de los siglos XVII y XVIII.

"A finales del siglo XVII, Sevilla es puerto de América, y los lienzos vienen en los barcos como protección a los marineros, y ya en la ciudad se adopta la imagen y el culto", explica, para concretar que su devoción se expandió "porque era una Inmaculada, americana, milagrosa, y los sevillanos llenan sus casas, iglesias y conventos, en todos los casos con lienzos procedentes de México".

En otra época, a finales del siglo XIX, "una serie de familias de indianos inmigrantes que habían hecho dinero se instalan en Sevilla. Son terratenientes, y forman linajes importantes que prosperan y llevan a la Virgen como patrona de sus casas y familia".

De esta forma, ha culminado una década de investigación en fuentes documentales, de los registros bibliográficos y, sobre todo, del ingente material iconográfico que se conserva en Sevilla y su provincia sobre esta advocación.

"El trabajo de Francisco Montes en torno a la Virgen de Guadalupe arrancó de los estudios que González Moreno, archivero de la Casa Ducal de Medinaceli, realizó en los años cincuenta del siglo pasado", explica el blog De Cultura Sevilla.

"¿Por qué en casi todos los templos sevillanos podemos encontrar un cuadro dedicado a una devoción tan arraigada al otro lado del mundo?", se pregunta el blog. Y recoge la respuesta aportada por el profesor Montes: "Los navíos que recorrían el Atlántico desde Nueva España a Sevilla se encomendaban a su protección y era frecuente llevar en los galeones alguna imagen para garantizar un viaje seguro. Al llegar a Sevilla, estos cuadros eran regalados a iglesias y conventos como acción de gracias por haber llegado sanos y salvos, convirtiendo a Sevilla en el mejor museo fuera de México con cuadros dedicados a la Virgen de Guadalupe, y difundiéndose su culto frente a la otra devoción guadalupana, la extremeña, curiosamente mucho más cercana".

Otra de las curiosidades que se dieron a conocer durante la presentación fue que todos los cuadros conservados en Sevilla, ya sea en templos o en colecciones particulares o públicas fueron pintados por pintores mexicanos.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here