Torreciudad, lugar también de curaciones y conversiones: «Desde 1975 se han recogido más de 20.000 páginas de testimonios y favores»

0
1684
Torreciudad es ya un santuario mariano de trascendencia internacional

El santuario de Torreciudad pudo recibir en 2020 a más de 100.000 peregrinos a pesar de la pandemia, aunque en los últimos años sus cifras eran mucho mayores, doblando fácilmente el número de peregrinos. Así este lugar mariano se ha convertido en un lugar de peregrinación muy importante en España y desde 1975 ha recibido más de 10 millones de personas.


Santuario de las apariciones

El director de Desarrollo del Santuario es Antonio Quintana y en una entrevista con Javier Navascués para su blog de Infocatólica profundiza en la esencia y creciente importancia de Torreciudad.

Aunque el santuario nació en el siglo XI con el hallazgo de una imagen románica tras años de conquista y reconquista, este lugar está irremediablemente unido ahora al Opus Dei y a su fundador, San Josemaría Escrivá, natural de la misma provincia en la que se encuentra Torreciudad.

“Es llamativo ver entre los papeles de San Josemaría, fechados allá por los años 40, su deseo escrito de promover muchos santuarios a la Virgen como agradecimiento a lo que Ella ha hecho y hace por la Iglesia. Y así nace la iniciativa de promover un santuario en este lugar. También tiene relación con la curación recibida cuando tan solo tenía dos años de una epidemia de meningitis en su localidad natal, en Barbastro, allá por el 1904. Sus padres lo encomendaron a nuestra Señora de Torreciudad y se curó de manera milagrosa”, explica Quintana.

De este modo, fruto de su gratitud empezaron las gestiones para estudiar la posibilidad de ampliar la ermita y construir una casa para retiros espirituales. Sin embargo, “ante la carencia de espacio (esta zona es de montaña y riscos muy pronunciados provocados por la erosión del río Cinca) se promovió el nuevo santuario, una casa más grande para la Virgen, a unos pocos metros de la ermita”, explica el director de desarrollo.

Antonio Quintana es el responsable de desarrollo de Torreciudad

Pero San Josemaría fue más allá y al proyecto original le hizo algunas modificaciones. Quintana cuenta que pidió “doblar el tamaño de la iglesia y crear una explanada, porque aquí vendrían millones de personas. Es realmente sorprendente su visión profética porque a fecha de hoy han venido más de 10 millones de personas desde su inauguración en 1975”.

Por otro lado, Antonio Quintana revela datos muy llamativos sobre el papel de María en Torreciudad. Según explica, “desde 1975 se han recogido más de 20.000 páginas de testimonios y favores. Se ha recibido la visita de más de 500 advocaciones marianas de todo el mundo, exponente de la universalidad de la devoción a la Virgen. Es el tercer destino turístico de Aragón. Se ha atendido grupos procedentes de 105 Naciones. Cuenta con una red de más de 600 delegados- voluntarios en todo el mundo. Acoge una media de unos 220.000 visitantes al año, tanto en Jornadas organizadas por el Santuario como con peregrinos que acuden todos los días del año. Y en su ADN está muy presente también contribuir a mantener la población de su entorno, ya que ha proporcionado trabajo a más de 600 familias de unos 50 pueblos cercanos”.

Pero además, el director de desarrollo del santuario incide en que “Torreciudad está siendo ya un santuario de referencia universal como foco de devoción mariana y un lugar incomparable para un filial encuentro con la Virgen. A lo largo de los años, no solamente la gente del entorno viene con frecuencia a cuidar y venerar a la Virgen, sino que se han ido sumando personas de más de 100 países entre los que destacan Francia e Italia. Por supuesto, la mayoría de los peregrinos son españoles. Más de 220.000 visitantes se acercan cada año al Santuario”.

Pero también en Torreciudad se han producido numerosas conversiones. Quintana afirma que “sólo la Virgen sabe de las gracias que concede. Algunas de ellas las vemos en personas, ya sea por su manifestación externa o porque son curaciones físicas. Pero hay muchas que no se ven y que se producen en el confesionario (aquí hay más de 40) y que tienen un impacto muy personal en los peregrinos. Lo cierto es que cada día se cumple lo que decía San Josemaría: ‘Un derroche de gracias, grandes y pequeñas’. Nadie se va indiferente de aquí”.

Cada año llegan al santuario peregrinos de distintos continentes

De hecho, cuenta también que tras el confinamiento general de los meses de marzo y abril en verano llegaron muchos peregrinos para dar gracias por favores recibidos. “Algunos de ellos porque se han encontrado con la misa en internet y la Virgen les ha tocado el corazón. La conversión es pasar de la nada al todo. A veces es una luz, es un pequeño cambio. Es una renovación. Y aquí en Torreciudad se da siempre la alegría de la renovación interior”, agrega.

Sobre la espiritualidad de Torreciudad, este representante cree que “ningún santuario tiene una espiritualidad propia y mucho menos Torreciudad. Si acaso pueden tener unas costumbres más arraigadas que otras. Pero si hay que señalar algo común a todos, es que se cumple lo que dice el Papa Francisco: Un santuario es un lugar de consuelo”.

A su juicio, “quizá de alguna manera, lo más común de los peregrinos que vienen a Torreciudad no son grandes males y dolencias, sino las preocupaciones de la vida ordinaria, que a veces son más duras. Y la Virgen derrocha sus gracias. Es como si la pudiéramos llamar ‘la Virgen de la vida ordinaria’. Por otro lado, también hay gracias especiales y extraordinarias”.

María, Salud de los Enfermos, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here