Se cumplen 70 años del inicio de las apariciones en Holanda de «la Señora de Todos los Pueblos»

0
7835

Nuestra Señora de Todos los Pueblos, o la Señora de Todos los Pueblos (www.de-vrouwe.info), es una devoción que nace hace exactamente 70 años, cuando la holandesa Ida Peerdeman, de 40 años, recibió su primera visión de la Virgen María el 25 de marzo de 1945, fiesta de la Anunciación. Fue la primera de 56 visiones que tuvieron lugar entre 1945 y 1959.

En aquel primer mensaje la Señora explicó a Ida Peerman que debería difundir una oración que más adelante le enseñaría.

Conoció la oración el día de Lourdes, 11 de febrero de 1951, junto con una visión de millones de copos de nieve que cubrían la tierra, símbolo de la velocidad con la que se debía difundir esta oración y devoción, aunque lo cierto es que 70 años después se trata aún de unas apariciones y mensajes desconocidos para la inmensa mayoría de los católicos, incluso practicantes.

La vidente recibió en esas visiones diversas instrucciones de la Virgen. Una de ellas era el encargo de difundir su imagen, un cuadro en el que aparece como una mujer joven y morena, sobre un globo del mundo, rodeada de ovejas en el fondo, con una cruz tras ella, una cinta en la cintura y tres rayos saliendo de sus manos, que según explicó simbolizan la Gracia de Dios Padre, la Redención de Dios Hijo y la Paz del Espíritu Santo. A la vidente se le pedía difundir también su nombre o advocación como "Señora de Todos los Pueblos".

El 31 de mayo de 1951, la Señora anunció a la vidente: “He puesto mis pies firmemente sobre el globo terrestre, porque en este periodo el Padre y el Hijo quieren traerme en este mundo, como la Corredentora, Mediadora y Abogada”. El 5 de octubre de 1952 la Señora de todos los pueblos dice: “Los otros dogmas anteriores contienen la vida y la ida de la Señora”. El 10 de mayo de 1953, la Señora insistía en proponer su oración: “Por medio de esta oración la Señora salvará al mundo”. Y el 31 de mayo de 1954, Ida Peerdeman recibió el siguiente mensaje, algo apremiante: “Cuando el último dogma de la historia mariana sea proclamado, entonces la Señora de Todos los Pueblos dará la Paz, la verdadera paz al mundo”

Ida Peerdeman murió con 90 años de edad, cuando sus visiones ya tenían cierto reconocimiento eclesiástico. Ya desde los años 70 la "Fundación de la Señora de todos los Pueblos" compró el terreno de las visiones, levantó una capilla y fomentó encuentros de oración ante el icono de la Señora.

La oración que se difunde con esta advocación ("por medio de esta oración la Señora salvará el mundo") es:

Señor Jesucristo,
Hijo del Padre,
manda ahora tu Espíritu sobre la Tierra.
Haz que el Espíritu Santo
habite en el corazón de todos los pueblos,
para que sean preservados de la corrupción de las calamidades y de la guerra.
Que la Señora de Todos los Pueblos
La Santísima Virgen María
Sea Nuestra Abogada
Amen.

Una versión anterior de la oración decía: "Que la Señora de Todos los Pueblos que antes era María…", pero en 2005 la Congregación para la Doctrina de la Fe ordenó que se quitase la frase "que antes era María".

La historia de la aprobación de esta advocación es compleja y tiene matices.

En mayo de 1956 el obispo de Haarlem, Johannes Huibers decretó la "no evidencia de naturaleza sobrenatural en las apariciones y prohibió la veneración pública. El 24 de mayo de 1972, Doctrina de la Fe confirmó la decisión del obispo. El 25 de mayo de 1974 Doctrina de la Fe se reafirmó en esta postura y pedía a los fieles que no difundiensen las apariciones ni revelaciones, y les recomendaba venerar a María como Reina del Universo.

En mayo de 1996, un nuevo obispo de Haarlem, Henry Bomers, "despenalizó" por así decirlo, el uso del título "Nuestra Señora de Todas las Naciones" sin pronunciarse sobre la realidad o sobrenaturalidad de las visiones. La aprobación diocesana llegó con el obispo Punt el 31 de mayo de 2002, que reconocía el origen sobrenatural (aunque sin implicar aprobación de los mensajes). 

Sin embargo, en 2008, Charles Scicluna, de Doctrina de la Fe (hoy arzobispo de Malta y durante los años de Benedicto XVI su hombre de confianza contra los casos de abuso sexual en la Iglesia entera) planteó (y publicó luego, en 2010) hasta qué punto un obispo local, Punt, tiene autoridad para refutar una conclusión previa establecida firmemente por Doctrina de la Fe respecto a una aparición, ya que Doctrina de la Fe, aseguraba Scicluna, tiene "una autoridad jerárquica indisputada".

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here