Reza el rosario diario y habla de su poder: «Sí, es un rollo, como otras cosas; lo hacemos por amor»

0
2884

María de Selva tiene 40 años, 5 hijos, y una firme confianza en el poder del Rosario rezado con amor y por amor. Su familia lo reza cada día, y a sus hijos les gusta. 

Además, a través de esta oración han experimentado la curación inesperada de un hijo. En una entrevista en Eukmamie que recoge Camino Católico María cuenta todas estas gracias:
 
Ella vive en Valencia, es Economista por la Universidad de Navarra y, actualmente, ama de casa y madre – a tiempo completo – de cinco pequeños. En sus tiempos libres colabora con distintas actividades educativas y completa sus estudios de postgrado en la UPV.

Esta es la transcripción completa de la entrevista testimonial a María de Selva:

– ¿Quién es María para ti?
– La Virgen es la Madre de Dios pero también es una mujer como yo, que ha vivido en esta tierra, que ha pasado por ser madre y ha vivido experiencias como vivo yo. Pero está en el Cielo y nos cuida a cada uno como si fuéramos su hijo único.

– Para ti, ¿qué significa?
– Para mí, ¿qué significa? Es su oración favorita. Siempre que se aparece dice que se rece el rosario, con lo cual le chifla. Y si algo le chifla a mi madre, me guste más o me guste menos, sé que es lo que a Ella le gusta de verdad.

– ¿Merece la pena? 
-¡Claro! Porque ella es mi madre, me está cuidando, cuida a mi marido, a cada uno de mis hijos, de la Iglesia, se nos da muchísimo… Y si te pide que reces el rosario, y sabes que a Ella le gusta, es lo poco que puedo hacer por Ella: rezarlo todos los días. Y vale la pena porque sé que eso le hace muy feliz.

– ¿Cuál es tu misterio favorito?
– Me encantan los terceros: el nacimiento del Hijo de Dios, Pentecostés…

– ¿No es un rollo?
Tienes razón, es un rollo. Pero también es un rollo ir a Misa, y escuchar a una amiga que te cuenta un rollo. Pero no lo haces porque te divierte, sino por amor. Entonces, no has de fijarte si te divierte o no, o si te gusta o no te gusta, sino que lo haces por amor a la Virgen. Y después, si lo vives bien, ya no es tan rollo. Y si cada Ave María la dices pensando en cada palabra y con el corazón, pues ya no es tan aburrida, la verdad.

– ¿Cuándo lo rezas?
– Ahora, con mi marido, hemos tomado la costumbre de rezar todas las noches el rosario juntos antes de acostarnos. Lo tenemos como costumbre. Entre semana habitualmente lo rezamos antes o después de cenar. A veces lo rezamos mientras hago la cena, o mientras estoy cosiendo o remendando un calcetín porque si no, no me da la vida. Luego, el fin de semana, como vamos con amigos de excursión y vamos mucho en coche, lo rezamos en cuanto subimos al coche. Los niños lo saben. Entre semana, como están acostados, a esa hora se escapan de la cama para rezar el rosario, porque es su modo de escaparse de la cama y ahí no les decimos que no. El fin de semana al menos un misterio lo rezan todos, desde el más pequeño de dos años, que reza su misterio perfectamente, hasta la mayor de ocho años. Cuando alguno dice que no quiere rezarlo – yo hacía lo mismo – les digo que es la oración favorita de la Virgen que es su Madre, que nos quiere muchísimo y que la vamos a hacer muy feliz. Entonces algún rebelde me dice que no, pero la mayoría lo reza.

– ¿Y qué le dices a los que no tienen tiempo de rezar el rosario?
– ¿Que no tienen tiempo? Me lo creo. Yo tampoco tengo tiempo. Hoy en día no tenemos tiempo porque hacemos cien mil cosas, sobre todo las mujeres. Porque somos madres, esposas, educadoras, trabajadoras…, somos de todo. Hemos de hacer cien cosas, y no tienes tiempo. Pero si valoras lo que es más importante en tu vida, y lo metes como prioridad, entonces te lo sacas aunque sea de camino al trabajo, mientras remiendas un calcetín o mientras terminas la cena, porque no te ha dado tiempo de rezarlo en otro momento. Te lo sacas y lo rezas.

– ¿Puedes contar alguna gracia que has recibido rezando el rosario?
– Yo no he recibido ninguna gracia que pueda decir “me sentí llena de Dios rezando el Rosario”. Pero sí es verdad que he rezado muchos rosarios pidiendo por cosas concretas que luego la Virgen me ha concedido. Por ejemplo, tenemos un hijo – el segundo, Javier – que ahora tiene seis años. Con cinco meses tuvo una meningitis muy grave y se nos moría. Le pedimos mucho a la Virgen que lo curase y rezamos un montón. No solo yo, sino mucha otra gente y rezamos mucho el rosario. El caso es que se curó, y no solo se curó sino que no le ha quedado ninguna secuela. Yo estoy convencida que a través del rosario la Virgen nos escuchó. Incluso la médico que lo atendió me dijo: “Yo esto no lo puedo entender. No sé a quién has rezado pero esto ha sido un milagro”. Y yo se lo atribuí a Ella, a través del Rosario.

– ¿Es importante rezar en familia? 
– Yo creo que sí, que es muy importante rezar en familia. Si hoy en día la oración en común te une mucho y te ayuda espiritualmente, rezar en familia te ayuda mucho. Une a la familia, te une a Dios, te sientes parte de la Iglesia, y para los niños es super importante porque ver rezar a sus padres y rezar con ellos les hace sentirse Iglesia, y aprenden a rezar viendo a sus padres. Es difícil, y sé que los niños no quieren y lo entiendo. Si a mí me cuesta, sé que a ellos también les va a costar. Pero creo que es algo muy importante, y yo sí que animaría a la gente a rezar en familia aunque solo sea el fin de semana, o una vez, el día de la Virgen, el sábado, y ya está. Pero sí, que lo hagan.

– ¿Para qué vale el rosario dentro del matrimonio?
– El rosario en el matrimonio es una pieza de unión. Mi marido, como va a trabajar, camina mucho para ver clientes. Él siempre se reza una o dos partes a lo largo de la jornada. Yo, como estoy en casa, no siempre puedo. Pero tenemos todos los días el rosario juntos, y eso nos une. Estar los dos juntos rezando nos une mucho, es verdad. Y si estamos enfadados, nos desenfadamos antes de rezar el rosario. Muchas veces es como un momento de estar los dos juntos ante Dios y delante de la Virgen.

– ¿Es importante el rosario? 
– El rosario debe ser una oración muy importante, porque la Virgen siempre la pide. Y pide rezar el rosario por la salvación de las almas, con lo cual debe ser muy importante. Yo no lo puedo valorar, pero por algo será. Sí que es verdad que, rezando bien el rosario – como hay varios misterios – vas repasando la vida de Jesús, la vida de la Virgen… Con lo cual no solo vas rezando Ave Marías por rezarlas, sino que si vas meditando los misterios mientras que lo rezas, vas repasando muchos misterios de la vida del cristiano muy importantes.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here