¿Qué es la Rosa de Oro y por qué el Papa la da a un icono de la Virgen?

0
1965
El Papa entrega a veces Rosas de Oro en santuarios marianos, como esta de Saastin en Eslovaquia
El Papa entrega a veces Rosas de Oro en santuarios marianos, como esta de Saastin en Eslovaquia

Con ocasión de la tradicional visita a la Basílica Papal de Santa María la Mayor para la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Papa Francisco rendirá homenaje este viernes 8 de diciembre de 2023 al icono de la Salus Populi Romani y le regalará la Rosa de Oro.

La Rosa de Oro tiene raíces antiguas y simboliza la bendición papal. La tradición de otorgar la Rosa de Oro se remonta a la Edad Media y, a lo largo de los siglos, se ha concedido a monasterios, santuarios, soberanos y personalidades destacadas en reconocimiento de su compromiso con la fe y el bien común.

400 años sin entregarla a la Salus Populi

Con la donación de la Rosa, el Papa Francisco subraya la importancia espiritual y el profundo significado que este icono tiene en la vida de la Iglesia católica, ya que es también el santuario mariano más antiguo de Occidente dedicado a la Madre de Dios.

La que donará el Papa Francisco no es la única Rosa de Oro que recibe este icono. La primera fue donada en 1551 por el Papa Julio III, profundamente devoto del icono mariano conservado en la Basílica y donde, en el altar de la Natividad, había celebrado su primera misa. En 1613, el Papa Pablo V donó la Rosa de Oro con motivo del traslado del venerado icono a la nueva capilla erigida al efecto.

Así son las rosas de oro que los Papas modernos entregan en santuarios
Así son las rosas de oro que los Papas modernos entregan en santuarios

Rosas robadas por los napoleónicos

En la Basílica no queda rastro de las dos Rosas de Oro donadas por los dos Pontífices, que probablemente se perdieron con la invasión napoleónica de los Estados Pontificios (Tratado de Tolentino 1797).

Después de 400 años, el Papa Francisco opta ahora por dar una muestra tangible de su devoción al venerado icono, ante el que reza cada vez que va y vuelve de sus viajes internacionales.

El arzobispo Rolandas Makrickas, comisario extraordinario de la basílica, declaró: «El regalo de la Rosa de Oro es un gesto histórico que expresa visiblemente el profundo vínculo del Papa Francisco con la Madre de Dios, venerada en este santuario bajo el título de Salus Populi Romani. El pueblo de Dios se fortalecerá aún más en su vínculo espiritual y devocional con la Santísima Virgen María. A la Salus pedimos el don de la paz para el mundo entero».

Los primeros testimonios documentales sobre el regalo de rosas de oro se remontan al inicio del pontificado de León IX (1049-1054), cuando la abadesa benedictina de Sainte-Croix-en-Plaine, en Woffenhein (Alsacia), bajo jurisdicción petrina, enviaba cada año a Roma, ocho días antes del domingo de Laetare, una rosa de oro de dos onzas de peso.

Desde el siglo XII, el cuarto domingo de Cuaresma, el Papa bendecía y llevaba la rosa en procesión ecuestre desde la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén, imagen de la Jerusalén celestial, hasta el Palacio de Letrán, donde la ofrecía al Prefecto de Roma (Praefectus Urbi), en reconocimiento del prestigio de la ciudad; el Prefecto debía someterse al Papa besando la rosa sagrada.

La Rosa estaba enriquecida con sustancias perfumadas; para el Papa Inocencio III (1198-1216), la Rosa representaba la triple substantia de Cristo (deitas, corpus, et anima), por lo que:
– el oro correspondía a su divinidad,
– el musgo a su humanidad,
– el bálsamo a su espíritu racional.

El Papa Honorio III (1216-1227), en dos famosos sermones titulados significativamente De Laetare, declaró que la Rosa representaba a la Santísima Trinidad, diciendo que:
– el oro es símbolo del poder del Padre;
– el musgo de la sabiduría del Hijo;
– el bálsamo del amor del Espíritu Santo une a las dos personas.

Regalo de Pontífices a quien les acogen

A partir del siglo XIII, la Rosa de Oro fue entregada como regalo de gratitud, acogida y hospitalidad por los pontífices, como en el caso de Inocencio IV (1243-1254) al capítulo de los canónigos de San Justo de Lyon por su estancia de 1245 a 1251.

Como forma de gratitud y reconocimiento, la Rosa de Oro fue entregada por los pontífices a lo largo de los siglos siguientes a importantes soberanas o reinas, (la primera fue en 1493 Isabel de Castilla a instancias del papa Inocencio VIII o María Estuardo de Escocia a instancias de Pío IV en 1555), especialmente comprometidos con la defensa y los valores de la Iglesia católica romana, pero también a ciertas ciudades que se habían gastado en defensa del credo católico (Alejandro VII en 1658 a la catedral de Siena o Benedicto XIV a la sede metropolitana de Bolonia).

A partir del siglo XVII, los homenajes de los Papas fueron principalmente a figuras femeninas o a iglesias y basílicas. La basílica de San Pedro del Vaticano recibió cinco Rosas de Oro a lo largo de los siglos.

En el siglo XX se entrega a la Virgen en santuarios

Desde el Concilio Vaticano II y por voluntad de San Pablo VI (cuya primera rosa fue donada en 1964 a la Basílica de la Natividad de Belén), la Rosa de Oro ha sido donada exclusivamente a algunos de los santuarios marianos más famosos.

Del siglo VI a los jóvenes de la JMJ

El icono «Salus Populi Romani» (Salud, o Salvación, del Pueblo Romano), que se guarda en Roma en Santa María la Mayor es un icono bizantino, probablemente del siglo VI, aunque repintado en el s.XII y XIII.

La copia de la Salus Populi Romani que viaja en las JMJ, aquí al llegar al Estuario del Tajo en Lisboa en 2023
La copia de la Salus Populi Romani que viaja en las JMJ, aquí al llegar al Estuario del Tajo en Lisboa en 2023

Esta virgen con el Niño en Roma se sacaba en procesión contra las pestes. Durante los años del coronavirus su copia ha viajado también con ese sentido de intercesión ante la pandemia.

En 2003 San Juan Pablo II entregó una copia a los jóvenes para que viajara con la Cruz de los Jóvenes, la cruz de la JMJ. Así, el icono enlaza Roma con el mundo, y Oriente con Occidente. Desde entonces, ha llegado a los lugares más remotos. Su fiesta es el 5 de agosto, la fiesta que en muchos países se conoce como la «Virgen de las Nieves».

Así se restauraba en 2018 el icono de la Salus Populi Romani:

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here