Los mil regalos de amor de los valencianos a la Virgen, a la vista en el Museo Mariano de la ciudad

1
4063

«Con su apertura, la casa de la Virgen tiene ya todas sus puertas abiertas a los valencianos». Así define María Ángeles Gil lo que supuso la apertura del Museo Mariano (Muma), que dirige desde su inauguración en julio de 2011.

Es un espacio situado en el primer piso de la Basílica que alberga todo el patrimonio de la Virgen, todas las ofrendas que los valencianos han hecho a lo largo de los años a su patrona.

Son cerca de 300 piezas que abarcan desde el siglo XV hasta la actualidad y que van desde pinturas a pergaminos, pasando por paneles cerámicos, casullas o capotes, como el donado por el torero Enrique Ponce.

También hay joyas como la cruz que perteneció a la madre de Carlos Osoro, anterior arzobispo de Valencia, o el anillo de monseñor Marcelino Olaechea que sustituyó al subastado tras la riada de 1957.

Es el primer piso, y rodeando toda la nave central de la Basílica, donde se extiende todo la historia de la patrona, de la Basílica y de la archicofradía. «Son las ofrendas artísticas, artesanales e históricas» que ha recibido la Virgen de los valencianos.

Para María Ángeles Gil, hay varios puntos que necesitan parada en el recorrido por las instalaciones. «Como la imagen original de la Peregrina, obra de Carmelo Vicent, que hasta los años 60 fue la que salía en los traslados y en las visitas a los pueblos», detalla.

Muy cerca de esta vitrina, otra con el único manto que se exhibe, donado en 2008 por la familia Gómez Díez y que fue el que la Mare de Déu lució hasta su restauración el año pasado. También la aureola que 14 parroquias regalaron en 1940 y que elaboró el joyero Rafael Torres. En esta estancia se puede contemplar el Niño Jesús conocido como el Bobet, obra de Vergara.

Otro punto de especial atención es el boceto que realizó Palomino para la cúpula de la Basílica o el del bocaporte actual del altar mayor, diseñado por Stolz en 1938. En la primera sala del museo, por ejemplo, sorprende la majestuosidad del lienzo de José Vergara que fue telón de este altar durante cien años y la vitrina que custodia los utensilios que se emplean en la Misa d´Infants.

Hay una talla del siglo XVIII de San José, en una vitrina relicario, «que sorprende a los visitantes». Al igual que un boceto del Sagrado Corazón diseñado por Mariano Benlliure en cuya peana se lee la inscripción ´A la Virgen de los Desamparados en recuerdo de mi madre (1942)´. Nunca llegó a realizarse.

Entre los documentos, la directora del Muma destaca la declaración pontificia de Juan XXIII por la que se concede a la Virgen el patronazgo de la región valenciana, los facsímiles de la fundación de la archicofradía y el cartel que ganó el concurso convocado para la coronación de la Virgen en 1923 y que se expuso recientemente en el IVAM.

Y, como curiosidades, las insignias de las fallas o los sellos conmemorativos. «Todo lo que se regala a la Virgen, sea lo que sea, se conserva. Esta es su casa, y también la de los valencianos», puntualiza María Ángeles Gil.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

1 Comentario

  1. Por favor, se agradece la información, pero yo le pediría a la directora del Museo de la Virgen ( que no es de ahora, ya que fué fundado hace cincuenta años por el entonces Capellán Mayor y luego Abad benedictino del Valle de los Caídos Dom Emilio María Aparicio Olmos y que entonces se llamaba Exposición Mariana) yo le pediría, digo, mayor precisión. No declaración pontificia, sino Breve Pontificio del Papa Juan XXIII. No fué sustituída la imágen peregrina en los años 60, sino en 1967, tercer Centenario de la Real Capilla de la Virgen, hoy Basílica.
    En una Directora de un Museo, las imprecisiones causan mala impresión, sobre todo si hay personas más competentes que están siendo postergadas.
    Gracias y perdonad la franqueza, pero tenía que decirlo. La verdad no teme a la luz. Gracias de nuevo.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here