Los 7 exigentes criterios para que la Oficina de Lourdes considere milagrosa una curación

0
1724

El 11 de febrero se celebra la fiesta de la Virgen de Lourdes y el Día del Enfermo. En años recientes, por el santuario de Lourdes pasan unos 2,5 millones de personas cada año: unos 800.000 en viajes organizados registrados en las oficinas del santuario; el resto, llegan en coche o en tren por su cuenta, de forma no organizada. Hace unos diez años estas cifran eran el doble. Aún así, siguen siendo multitudes. En este valle en las llanuras de Bigorre, a los pies del lado francés del macizo de Monte Perdido, viven unas 15.000 personas, volcadas en el turismo religioso.

La Oficina Médica de Lourdes desde 1905 ha registrado más de 7.000 curaciones “médicamente inexplicables”, pero sólo 70 han sido declarados por la Iglesia como “milagros”. “Yo soy la Inmaculada Concepción”, dijo en dialecto occitano la dama que se aparecía a la pequeña Santa Bernadette en 1868. Y las curaciones de enfermos lo ratificaron. La oficina para reconocer curaciones se estableció ya en 1883, quince años después de las apariciones.

Once años al frente de la Oficina Médica de Lourdes

¿Cómo trabaja hoy la Oficina Médica de Lourdes? Ha dado algunos datos el doctor Alessandro de Franciscis, que desde hace 11 años está al frente de la Oficina de Constataciones Médicas y también de la Asociación Médica Internacional de Lourdes. Además, desde que tenía 17 años ha sido voluntario en peregrinaciones a Lourdes.

El doctor De Franciscis, foto de L.Ferriere y H.Lucas para La Vie

El doctor De Franciscis ante la Oficina de Constataciones Médicas de Lourdes (foto de L. Ferrière y H. Lucas en La Vie)

Hace bromas hablando de su experiencia a The Record , una revista australiana. “Soy el único doctor al que la gente en realidad no necesita, porque vienen a mí cuando ya están curados”, bromea.

Efectivamente, la gente acude a él a decir que se han sanado asombrosamente. Pero eso no basta para engrosar la lista de 7.000 curaciones inexplicables. Los casos son repasados por muchos médicos, de hecho, por una multitud que revisa lo que ha sucedido con sus pacientes y con otros.

En 2019 recibimos más de 4.000 profesionales médicos que pasaron un tiempo en Lourdes y nos informaron que estaban dispuestos a colaborar en el estudio, debate y enmiendas de informes de supuestas curaciones. Con este método colegial, hemos estudiado unos 7.500 casos desde la fundación de la Oficina, usando desde 1905 el mismo método que la Congregación para la Causa de los Santos”, explica De Franciscis.

Gruta en la que se apareció la Inmaculada Concepción a Santa Bernadette

Estos criterios son 7 y se exige que se cumplan los 7:

1) Hay que saber de qué enfermedad se trataba: es obligatorio tener un diagnóstico seguro
2) La prognosis (la evolución que cabía esperar) era grave, no se recogen casos leves
3) La cura debe haber sucedido de forma inesperada, sin signos premonitorios
4) La cura debe haber sido instantánea
5) La cura debe haber sido completa
6) La cura ha sido duradera: pasados años, la enfermedad sigue sin detectarse (por eso hay que esperar)
7) Finalmente, se plantea: “si tenemos todo lo anterior, ¿hay alguna posible explicación médica para la curación?”

A continuación, es la autoridad eclesiástica la que tiene que comprobar que hubo un recurso a la fe: que el enfermo acudió al santuario y realizó alguna actividad de devoción o se encomendó a Dios y a la Virgen, se bañó en las piscinas, usó agua de Lourdes, etc…

La frase “regresión espontánea de enfermedad severa” no es una explicación médica: más bien, es la forma médica de decir que no hay explicación médica. Y es lo que se busca como 7º criterio.

Pero es muy difícil reunir los 7. “En algunos casos encontramos explicaciones, como con la enorme cantidad de gente que viene declarando que se ha curado de cáncer, y luego vemos que realizaron tratamientos de inmunoterapia, quimioterapia, radioterapia, etc…”, señala De Franciscis.

“Pero hay otros casos en los que podemos definir la cura como inexplicable según el conocimiento médico actual; básicamente, lo que llamamos en medicina académica ‘regresión espontánea de enfermedad severa’, cuando tenemos certeza de que la persona ha estado enferma de una enfermedad conocida y ha sido curada de una forma que no podemos explicar”, añade el médico.

“Eso no significa que todas las demás curaciones y sanaciones que tienen lugar no puedan ser milagros, pero para que una sanación se declare oficialmente milagrosa, toda posible explicación científica debe haberse excluido“, detalla.

70 curaciones milagrosas constatadas

En la época de las apariciones el obispo aprobó 7 curaciones como milagrosas. Actualmente la oficina reconoce un total de 70: la última fue anunciada en febrero de 2018.

“Creo que lo más espectacular aquí es encontrar a seres humanos de distintas culturas, y continentes, con otros idiomas, y descubrir la riqueza de Nuestra Señora de Lourdes, y que sus vidas, independientemente de la cura, han cambiado. Porque es aquí en Lourdes donde han descubierto el amor maternal de María la Madre de Jesús“, señala el médico.

“En mi experiencia, de alguna manera olvidamos [en la Iglesia] la poderosa mediación que Jesús puede dar, y la importancia de sacramentos como la Unción de los Enfermos; así que creo que Lourdes aún tiene mucho que enseñar, y puede seguir siendo un lugar en que los peregrinos enfermos se sientan bienvenidos, como invitados de honor”, añade.

De Franciscis habla en 2019 de curaciones inexplicables en TV2000 (en italiano)

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here