La Virgen de la Paloma, patrona de donantes y trasplantados de Madrid: «Queremos que los que nos han donado sus órganos vayan al cielo»

0
1120
En la misma iglesia de La Paloma de Madrid se celebró una misa por los donantes y los trasplantados

Las personas relacionadas con los trasplantes de órganos, tanto los que han decidido donarlos como aquellos que han salvado la vida gracias a recibir alguno, consideran a la Virgen de la Paloma su patrona, al menos en lo que concierne en Madrid.


Santuario de las apariciones

“Yo fui un día en peregrinación a la Virgen de la Paloma para pedir un riñón, y al día siguiente ya me estaban operando para trasplantarme. Por eso, como agradecimiento, quiero acercar a la Virgen a todos los que estamos en este mundo del trasplante”, cuenta Sergio Cobos, presidente de la Fraternidad de Donantes y Trasplantados de la Virgen de la Paloma, en Madrid, al semanario Alfa y Omega.

De este modo, señala que “queremos que la persona que nos ha salvado la vida vaya al cielo. Ha hecho algo por nosotros que no se lo podemos devolver de otra manera mejor”.

Sergio Cobos, madrileño de 43 años, padre de seis hijos y medallista en los últimos Juegos Europeos de Trasplantados, desvela que “a mí me dio su riñón una chica de Getafe a la que no conozco de nada, pero rezo por ella y quiero para ella lo mejor, el encuentro con Cristo”.

Por eso, la misa que organizaron el pasado sábado “no es un acto social, sino espiritual”, en el que “rezaremos por todas aquellas personas que nos donaron sus órganos y que nos han regalado años de vida”.

“Queremos significar que, cuando Dios se dona en la cruz, está dándonos la vida a los que estábamos muriendo. Eso que hace Cristo espiritualmente es lo que hace un donante físicamente”, dice Sergio Cobos.

Para el presidente de la fraternidad, “donar es una obra de misericordia, de amor puro, tanto si una persona viva dona da algo de sí misma como si una familia dona los órganos de un ser querido para poder salvar la vida de hasta ocho personas”.

En la junta directiva de la fraternidad hay trasplantados de corazón, de médula y de riñón, y bajo su impulso en 2019 obtuvieron de la Congregación para el Culto Divino el reconocimiento de la Virgen de la Paloma como patrona de los donantes y de los trasplantados madrileños.

Cuando la pandemia pase el objetivo es organizar una convivencia de familias de donantes y de trasplantados “para compartir nuestras vivencias”, dice Cobos, quien todavía recuerda el día en que “se me acercó una señora que no conocía de nada y me dijo: ‘eres la persona que más ha hecho por mi nieto, porque nunca nadie ha rezado por él’. Su nieto había fallecido y la familia había donado sus órganos. Eso es lo que queremos: ponernos todos bajo la mirada de nuestra Madre y pedir especialmente que se lleve al cielo a los que han dado algo suyo para salvarnos la vida a otros”.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here