La Madre de Dios de Kazán y el Manto de la Virgen, guiños de unidad en la cita de Kirill y Francisco

0
4059

La figura de la Virgen estuvo muy presente en el encuentro que reunió en Cuba al Papa Francisco con el Patriarca ruso Kirill.

El Papa Francisco dedicó la mañana del jueves anterior a su viaje a visitar la Basílica Santa María la Mayor. Allí rezó –como es su costumbre en la víspera de un viaje apostólico– ante el icono de la Virgen "Salud del Pueblo Romano", devoción a la cual suele encomendar sus viajes internacionales.


El Papa Francisco ofrece flores a la Virgen "Salud del Pueblo Romano"

La Virgen, mediadora para la unificación
Ambos represententes religiosos han firmado una declaración conjunta, en la que muestran su apoyo a los cristianos de Oriente Medio, piden a la comunidad internacional que acabe con la persecución de los cristianos, y defienden el verdadero matrimonio, entre hombre y mujer, así como el derecho a la vida desde su concepción hasta la muerte natural.

La declaración invoca el amparo de la Santísima Virgen María, agradeciendo su intercesión en el acuerdo y entendimiento de los representantes religiosos.

En la presentación del texto, el Patriarca Kirill no mencionó a la Virgen, aunque Francisco sí pidió que la Madre de Dios con su mediación lleve a la paz y la unificación.

Lo que dice la declaración conjunta
La declaración conjunta menciona a la Virgen con esperanza en su último párrafo: “Llenos de gratitud por el don de comprensión mutua que se manifestó en nuestra reunión, nos dirigimos con esperanza a la Santísima Madre de Dios, haciendo solicitud con las palabras de la antigua oración: ‘Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios".


Momento de la declaración conjunta de Francisco y Kirill, ante la Virgen de Kazán, icono de la iglesia ortodoxa rusa.

»Que la Santísima Virgen María con su amparo fortalezca la hermandad de todos que la veneran, para que ellos, en un momento determinado por Dios, se junten, en paz y concordia, en el único pueblo de Dios, ¡sea glorificado el nombre de la Trinidad Consustancial e Inseparable!

La declaración conjunta también sitúa a la Virgen como parte indiscutible de la tradición cristiana tanto de católicos como de ortodoxos: «Compartimos la Tradición espiritual común del primer milenio del cristianismo. Los testigos de esta Tradición son la Santísima Madre de Dios, la Virgen María, y los santos a quienes veneramos».

El guiño del icono de Kazán
En sus palabras al presentar el documento, en un acto presidido por el icono de la Virgen de Kazán, el Papa pidió que "todo esto sea para gloria de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, para el bien del santo pueblo fiel de Dios bajo el manto de la Santa Madre de Dios".

El icono fue un regalo del Patriarca al Pontífice. Es una réplica del original, que desapareció de Rusia en 1918 tras la Revolución bolchevique, fue encontrado y adquirido en los años 70 por un movimiento católico de devoción al Mensaje de Fátima, entregado a Juan Pablo II y este Papa lo hizo devolver a Rusia en 2004, si bien no pudo llevarlo en persona como hubiera querido. Regalar la réplica parece un signo de complicidad en la búsqueda de la unidad (si bien Kirill no mencionó nunca la pallabra "unidad" en su alocución).

Otro gesto mariano tuvo lugar al finalizar el encuentro, cuando el Papa Francisco repartió unos rosarios bendecidos al séquito de clérigos ortodoxos que acompañaban al Patriarca Kirill, que después de Cuba aún tenía que visitar algunos países más de Hispanoamérica. 
 

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here