Inglaterra, reconsagrada como «dote de María» más de 600 años después y en plena pandemia del coronavirus

1
2786
Inglaterra como "dote de María". Así fue dedicado el país en su momento y ha vuelto a serlo ahora.

No estaba previsto así pero la providencia ha querido que Inglaterra sea formalmente reconsagrada a la Virgen María este pasado domingo 29 de marzo, tan sólo cinco días después de que la Iglesia en España y Portugal se consagrara al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, acto al que se adhirieron numerosos países.

Esta rededicación de Inglaterra como dote de María se estaba preparando desde 2017 pero la pandemia de coronavirus que empieza a azotar con fuerza ahora a Inglaterra ha coincidido con este importante acto mariano por el que se ha pedido a la Madre de Dios protección para su país.

De este modo, Inglaterra fue formalmente reconsagrada a María en la catedral de Westminster en Londres, en Walsingham y en todas las demás catedrales de Inglaterra, y en numerosas parroquias y hogares. Esta ceremonia continúa la consagración original de Inglaterra a Nuestra Señora por Ricardo II en 1381, un punto álgido en la historia de Inglaterra que reflejó el célebre Díptico de Wilton, en una de las obras maestras del arte tardomedieval, tal y como refleja Joseph Pearce.

La pandemia actual es un ejemplo de por qué la rededicación es tan importante en este momento”, dijo el cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster, que pidió a todos los católicos en Inglaterra que consideraran cómo podrían contribuir personalmente a esta “dote”.

“¡Somos la dote de María!” afirmó el purpurado. “Por favor enriquezca esta dote ofreciéndole a ella lo mejor que pueda dar”, insistió el arzobispo de un país en el que durante siglos los católicos fueron perseguidos y marginados, al igual que la propia Virgen así como el santuario de Walsingham, el corazón mariano del país. Más de 530.000 personas contactaron con el acto que se pudo seguir online.

Tal y como recoge OMP, el rector del santuario de Walsingham, monseñor John Armitage, emitió una declaración conjunta con su homólogo anglicano, el reverendo Kevin Smith, que decía: “Hoy, el miedo y la incertidumbre sobre el futuro están afectando a millones de vidas en todo el mundo y aquí en nuestras propias comunidades y familias. Vemos en María a alguien que no estaba protegida del dolor y las dificultades de la vida. Es por eso que podemos mirar a María con confianza y esperanza en tiempos de tristeza y alegría”.

La preparación para la ceremonia que tuvo lugar este domingo comenzó a principios de año, en la Solemnidad de la Madre de Dios del 1 de enero, cuando se invitó a los católicos en Inglaterra a prepararse rezando el Rosario y el Ángelus.

El 12 de febrero, el arzobispo de Westminster, el cardenal Vincent Nichols, Mons. John Armitage, rector del santuario de Walsingham y la pintora Amanda de Pulford llevaron a Roma un icono, recién pintado, llamado “The Dowry Painting” (La pintura de la dote). Tras la bendición por el Papa, el icono ha permanecido en el santuario de Walsingham para la misa de rededicación.

Cardinal Nichols on the re-dedication of England as Mary's Dowry ...

Fundado por Richeldis de Faverches en 1061, el santuario de Walsingham fue destruido por Enrique VIII en 1538, y restaurado en 1922 por el padre Hope Patten, vicario anglicano de Walsingham. Este santuario de peregrinación medieval fue visitado por miles de peregrinos de Inglaterra y Europa. Se le llegó a conocer como la “Nazaret de Inglaterra”, por las apariciones a Richeldis de Faverches, en las que se le mostraba la casa de la Anunciación en Nazaret, y se le pedía que construyera una casa similar. En la actualidad es un lugar de veneración a María tanto de católicos como anglicanos.

La del domingo se trata de una segunda dedicación, después de la hecha por el rey Ricardo II en la abadía de Westminster el día del Corpus Christi de 1381.

La dedicación original de Inglaterra como “dote de María” tuvo lugar el día del Corpus Christi de 1381 de manos del rey Ricardo II. En aquella época, la ley inglesa requería que, al casarse, un esposo debía proporcionarle a su esposa una porción de su tierra y dinero, para poder mantenerse a sí misma en caso de que el esposo muriera antes que ella. Es lo que se conocía como la dote de la viuda.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

1 Comentario

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here