Francisco visitará Albania, el país donde estaba prohibido llamarse María pero que ama a la Virgen

0
3682

El Papa Francisco visita el domingo 21 de septiembre Tirana, la capital de Albania, el único país que se declaró oficialmente ateo.

Las medidas represivas del Estado comunista y aislacionista llegaron a suprimir todos los lugares de culto y buscaban impedir también la fe privada. Pero muchos mantuvieron la fe durante casi 40 años de persecución feroz.

Hoy, sin el ateísmo obligado del régimen comunista, sólo un 9% de albaneses se declara ateo, con otro 16% "sin religión"; un 38% son musulmanes (suníes y bektashis, una variante propia moderada), un 22% son cristianos ortodoxos y un 13% son católicos. [Datos de 2009 recogidos en Wikipedia].

La devoción mariana de un país probado
En el norte del país, en la región de Shkodra, el catolicismo ha tenido siempre mayor presencia, y allí es fuerte la devoción mariana.

En el siglo XV, bajo los ataques de los turcos, los cristianos se sintieron auxiliados por Nuestra Señora de Shkodra, que bendijo a Jorge Kastriota Scanderbeg en su victoria contra los ejércitos musulmanes.

Para conmemorarlo se yergue aún hoy la pequeña iglesia gótica de Santa María en Vau Dejes, donde el héroe albanés pasaba muchas noches enteras en oración.

Pero finalmente en 1468 los musulmanes turcos lograron conquistar el país. Numerosos albaneses huyeron al sur de Italia donde crearon colonias que aún hoy mantienen su lengua y son católicos de rito greco-bizantino.

Un hijo de Kastriota fundó en la montaña de Palermo el pueblo de Piana degli Albanesi. Llevaban con ellos un venerado icono de una Virgen oriental,de estilo Odigitria (“la que señala el camino”, con una mano señala al Niño Jesús que sostiene en la otra), que es Nuestra Señora de Scutari del Buen Consejo.

En Albania, bajo el Islam otomano
La mayoría de los albaneses que quedaron en Albania fuero adoptando el Islam en un proceso largo y complejo (nació así un islam propio, mestizo, el islam bektashi).

En el siglo XIX llegó cierto grado de libertad, que quedó simbolizado por la procesión de clero y fieles católicos en Scutari en 1854 al proclamarse el dogma de la Inmaculada Inmaculada Concepción. Aunque las manifestaciones religiosas aún estaban estrictamente prohibidas para los cristianos, en esa ocasión la policía turca no se atrevió a intervenir.

Fue en esa época cuando en Scutari se reafirmó la devoción a Nuestra Señora del Buen Consejo, que en 1895 fue proclamada patrona de la nación. A principios del siglo XX los albaneses levantaron en Scutari el santuario de esta advocación y en 1943 el obispo Prennushi consagró la nación al Corazón de María Inmaculada, viendo llegar a los comunistas.

La persecución comunista
Efectivamente, en 1945 el comunismo tomó el poder en Albania y empezó su persecución religiosa: ese mismo año destruyeron el santuario de la patrona nacional.

Un símbolo de la dureza de la persecución (la señala Attilo Galli en su libro de 1996 “Madre della Chiesa nei cinque continenti”) es que “estaba prohibido llamar a una chica Maria o Ana, y las niñas cristianas tenían que ser llamadas, por precaución, Blanca Estrella o Nieve de Diciembre”.

En 1967 se recrudeció la persecución, con más clérigos asesinados o torturados y más iglesias y mezquitas reconvertidos en establos y almacenes.

El 22 de abril de 1993, Juan Pablo II visitó el santuario de Nuestra Señora del Buen Consejo en Genazzaro (Italia) dos días antes de viajar a Scutari en Albania, el país que había estado cerrado a cal y canto 4 décadas.

Allí, el 25 de abril bendijo la primera piedra de la reconstrucción del santuario de la Virgen patrona del país y volvió a dedicar el país a su patrona, predicando contra las “ideologías pasajeras” y proponiendo, como María, a Jesús: “haced lo que Él os diga”.

Ese día, recibían al Papa católicos, ortodoxos y musulmanes suníes y bektashis, ejemplo de convivencia pacífica.

Ahora, el Papa Francisco visita el lugar. Su visita dura solo un día y no podrá visitar el santuario de Scutari, pero sin duda tendrá palabras para la devoción mariana que fortaleció al país en épocas tan duras.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here