Francisco: la Natividad de María «nos hace intuir la iniciativa amorosa, tierna, compasiva» de Dios hacia nosotros

0
673
La misa del jueves en Bogotá, primera oficiada por el Papa durante su viaje pastoral a Colombia, concluyó con un Avemaría ante Nuestra Señora.

“¡Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, es el nuevo amanecer que ha anunciado la alegría a todo el mundo, porque de ti nació el sol de justicia, Cristo, nuestro Dios! (cf. Antífona del Benedictus)”: con estas palabras comenzó el Papa este sábado en Villavicencio su homilía en la misa de beatificación de Jesús Emilio Jaramillo, obispo de Arauca, mártir de la guerrilla comunista el ELN en Colombia, y del conocido como Cura de Armero, Pedro María Ramírez, mártir de una revuelta liberal de 1948 en el país suramericano. Francisco se encuentra en visita pastoral en Colombia del 6 al 10 de septiembre.

“La festividad del nacimiento de María”, prosiguió, “proyecta su luz sobre nosotros, así como se irradia la mansa luz del amanecer sobre la extensa llanura colombiana, bellísimo paisaje del que Villavicencio es su puerta, como también en la rica diversidad de sus pueblos indígenas. María es el primer resplandor que anuncia el final de la noche y, sobre todo, la cercanía del día. Su nacimiento nos hace intuir la iniciativa amorosa, tierna, compasiva, del amor con que Dios se inclina hasta nosotros y nos llama a una maravillosa alianza con Él que nada ni nadie podrá romper”.

“María ha sabido ser transparencia de la luz de Dios y ha reflejado los destellos de esa luz en su casa, la que compartió con José y Jesús, y también en su pueblo, su nación y en esa casa común a toda la humanidad que es la creación”, prosiguió Francisco, en una homilía en la que Nuestra Señora estuvo muy presente.

El Papa consagró un bello párrafono solo a ella, sino a la figura de San José en relación a ella: “María con su generoso sí permitió que Dios se hiciera cargo de esa historia [de salvación]. José, hombre justo, no dejó que el orgullo, las pasiones y los celos lo arrojaran fuera de esa luz. Por la forma en que está narrado, nosotros sabemos antes que José lo que le ha sucedido a María, y él toma decisiones mostrando su calidad humana antes de ser ayudado por el ángel y llegar a comprender todo lo que sucedía a su alrededor. La nobleza de su corazón le hace supeditar a la caridad lo aprendido por ley; y hoy, en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente, José se presenta como figura de varón respetuoso, delicado que, aun no teniendo toda la información, se decide por la fama, dignidad y vida de María. Y, en su duda de cómo hacer lo mejor, Dios lo ayudó a optar iluminando su juicio”.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here