Francisco, junto a la Virgen del Quinche: «Ecuador es fuerte consagrado a su Inmaculado Corazón»

0
2309

En Ecuador, el Papa Francisco no ahorró en gestos de devoción mariana. En la catedral de Quito, por ejemplo, ofreció un ramo de rosas a la Virgen María.

Lo hizo después de dirigir el rezo de un Ave María junto a la multitud en la calle y tras recorrer a pie los 50 metros que separan el Palacio de Carondelet de la catedral de Quito.

Allí, con un arreglo floral en mano ingresó en la Catedral Metropolitana y tras recorrer varios metros acompañado del presidente Rafael Correa y otros sacerdotes,

Francisco se detuvo ante una imagen de la Virgen María. A los pies de esa estatua dejó unas rosas y le colocó un rosario.

En otras ocasiones, por ejemplo, en el encuentro con los intelectuales o con los obispos, y en presencia de imágenes de la Virgen, ha acabado con el rezo de un Avemaría o cantando la Salve y ha declarado, al abandonar algunas dependencias, que antes “hay que despedirse de la Mamá”, con una oración mariana.

En su último día en Ecuador, desde el santuario mariano del Quinche, el Papa alabó a los ecuatorianos por haber consagrado su país al Sagrado Corazón de Jesús y, pocos años después, al Inmaculado Corazón de María.

Al iniciar su mensaje a los presentes en Campo Mariano, ubicado en la parte posterior del santuario de la Virgen del Quinche, animó a los sacerdotes y religiosas a “no caer en el alzheimer espiritual” y puso como ejemplo bueno el del pueblo que siempre pide que bendigan sus rosarios y objetos religiosos, signod e consagración.

Alabó esa riqueza “de piedad, de profundidad, que tienen ustedes, que viene de haber tenido la valentía, porque fueron momentos muy difíciles, de haber tenido la valentía de consagrar al país al Corazón de Cristo… y pocos años después al corazón de María. Esa consagración es un hito en la historia del pueblo de Ecuador, y de esa consagración viene esa gracia que tienen ustedes, esa gracia que los hace distintos“, dijo el papa a los fieles.

El papa Francisco inició su encuentro con religiosos en El Quinche, pidiendo a Dios que le enseñe a orar. “Enséñame a orar para mantener el contacto con tu Hijo… enséñame a ser buena persona”, dijo el papa a los fieles congregados en la plaza.

Y a la Virgen le imploró así: “Madre Virgen del Quinche. Cuida al pueblo ecuatoriano”, escribió el papa Francisco esta mañana en un libro tras su ingreso al santuario, ubicado en la parroquia de El Quinche. Luego se dirigió a la plaza Campo Mariano, ubicado en la parte posterior del lugar.

Con un ambiente de fiesta y fe, en El Quinche, ubicado a poco más de una hora al nororiente de Quito, la población recibió la mañana de este miércoles al pontífice con pétalos de rosas que lanzaban al papamóvil. El vehículo quedó decorado con el regalo que el pueblo le hacía al papa a cada paso hacia el Santuario.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here