«Ero Cras», las siete antífonas de la O con las que junto a la Virgen de la Esperanza, ya expectante, se prepara la Navidad

0
2132
Con esta fiesta mariana empieza la cuenta atrás para el nacimiento de Jesús

Este miércoles 18 de diciembre se celebra la fiesta de la Virgen de la Esperanza, popularmente conocida también como María de la O, siendo una de las advocaciones más extendidas por el mundo y cuya tradición se remonta al siglo VII.

Con esta festividad se recuerda a la Virgen embarazada, ya expectante, a la que apenas le quedan ocho días para dar a luz.  Y precisamente esta fiesta de la “espera del parto” fue establecida para el 18 de diciembre en el Concilio de Toledo (656).

Se le llama María de la O porque desde el 17 de diciembre y hasta el 23 tras el rezo de vísperas el coro sostenía una larga “O”, símbolo de la expectación del universo por la venida del Mesías.

Desde esa época (siglos VII y VIII) nos han llegado las antífonas que aún se cantan en esta semana de Adviento anterior a Nochebuena. Son 7 antífonas que se cantan con el Magnificat del Oficio de Vísperas cada día y todas comienzan con una O.

Estas son las antífonas de la O que se rezan cada día.

17 Diciembre:

Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ¡ven y muéstranos el camino de la salvación!

18 Diciembre:

Oh Adonai, Pastor de la casa de Israel, que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu ley, ¡ven a librarnos con el poder de tu brazo!

19 Diciembre:

Oh Renuevo del tronco de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones, ¡ven a librarnos, no tardes más!

20 Diciembre:

Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir, ¡ven y libra los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte!

21 Diciembre:

Oh Sol que naces de lo alto, Resplandor de la Luz Eterna, Sol de justicia, ¡ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte!

22 Diciembre:

Oh Rey de las naciones y Deseado de los pueblos, Piedra angular de la Iglesia, que haces de dos pueblos uno solo, ¡ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra!

23 Diciembre:

Oh Emmanuel, Rey y Legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ¡ven a salvarnos, Señor Dios nuestro!

Cada antífona empieza por una exclamación, «Oh», seguida de un título mesiánico tomado del Antiguo Testamento, pero entendidas desde el Nuevo Testamento. Estas son las invocaciones:

Sapientia = sabiduría, Palabra
Adonai = Señor poderoso (en hebreo)
Radix = raíz, renuevo de Jesé (padre de David)
Clavis = llave de David, que abre y cierra
Oriens = oriente, sol, luz
Rex = Cristo como Rey
O Emmanuel = Dios-con-nosotros.

Leídas en sentido inverso las iniciales latinas de la primera palabra después de la «O», dan el acróstico «ero cras», que significa «seré mañana, vendré mañana», que es como la respuesta del Mesías a la súplica de sus fieles.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here