Encomendarse a la Virgen antes de navegar o no se trabaja: así funciona el gremio de los lancheros de Asunción

0
3399
Los lancheros del Puerto de Asunción son fieles devotos de la Virgen

Desde hace décadas los lancheros de Puerto de Asunción, capital de Paraguay, han conectado la ciudad con otras villas haciendo que su recorrido sea mucho más corto. Actualmente, este transporte lo utilizan cientos de personas cada día para poder llegar a trabajar e incluso también con fines turísticos.

En sus pequeñas barcas, algunas ya antiguas, no caben más de 20 personas, y como en todos los gremios también hay una costumbre muy importante para los lancheros de Asunción.

Tal y como recoge el diario Crónica, los lancheros confiesan que les encanta navegar pero antes de salir al agua tienen una “ceremonia”. “Navegar es un acto de fe”, asegura Pedro Ramos, de 52 años, mientras coloca bien la cruz  que encabeza su embarcación y sujeta en su mano una imagen de la Virgen Stella Maris.

Antes de navegar hay que encomendarse a la Virgen

Y es que la devoción a María es parte de esta profesión. “Si no me encomiendo a la Virgen Stella Maris no salgo a navegar, es así de sencillo”, asegura este hombre que lleva más de 20 años como lanchero.

Además, añade que “primero nos encomendamos a Ella y luego salimos. Ella nos protege de todo mal”.

Pedro Ramos cuenta además que “una vez la Virgen me salvó en pleno viaje. Hubo un choque y me fracturé el hombro, el barco quedó destrozado, pero a mí sólo me pasó eso”.

Coincide con él también otro lanchero experimentado, David Martínez, que agrega que si se le olvida la imagen de María directamente no sale a trabajar. “Ella es nuestra protectora fiel. A mí en todos estos años que trabajé como lanchero nunca me pasó nada, gracias a ella”.

Salvadores de aquellos que quieren quitarse la vida

L a protección de María les ayuda no sólo a ser buenos navegantes sino para cuidar a todos los que van en sus barcas, pues aunque la inmensa mayoría sólo pretende disfrutar de las vistas o ir a trabajar, los hay que se montan para arrojarse al agua y suicidarse.

“Varias veces ya se arrojaron al agua con intenciones feas, nosotros como navegantes debemos tirarnos tras ellos para salvarles. Ya me tocó varias veces”, cuenta David Martínez.

Por ello, para miles de paraguayos estos lancheros son auténticos héroes.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here