En esta familia, los parientes se mueren, con paz y fe, en el Día de la Virgen del Carmen

0
3181
Don Heriberto y Ña Teodora con su imagen familiar de la Virgen del Carmen

Fiesta de la Virgen del Carmen, 16 de julio. Y en Paraguay, una familia devota de la Virgen celebra esta fecha de una manera especial: varios de sus miembros han fallecido, en distintos años, en esta fecha mariana. Todos ellos enamorados de la Virgen. Es un día de festejo especial para esta familia porque están convencidos de que sus seres queridos viven con Dios, de manos de la Virgen del Carmen. Y dan testimonio de haber vivido con serenidad el fallecimiento de sus parientes, que se van siempre con mucha paz.

Explica la fe de esta familia y su relación con la Virgen del Carmen el diario Crónica de Paraguay

“La Virgen del Carmen se llevó a los tres en su día”

Don José, doña Rosa y ña Eleuteria fueron parientes. Tenían algo en común: eran fieles devotos a la Virgen del Carmen. No pasaba un solo día sin que los tres se arrodillaran y rezaran a su santa patrona, para agradecer por los favores recibidos. Pero hay algo más que los une. Sus seres queridos piensan que es una señal de algo milagroso que puede suceder en cualquier momento en el seno familiar.

Y es que los tres fallecieron -en diferentes años- un 16 de julio, ¡en pleno festejo del día de la Virgencita! “Fueron mis tíos. La Virgen del Carmen se llevó a los tres en su día, ¿cómo no creer que eso sea una señal de la Virgen? Claro que lo es”, comentó doña Teodora Martínez (57), sobrina de don José, doña Rosa y ña Eleuteria.

“Dio las gracias, se acostó y murió en paz”

“Entre ellos, la última en partir a la presencia del Señor fue mi mamá Eleuteria, falleció a sus 94 años. Hoy se cumplen 2 años de su muerte. Se fue feliz. Siempre hacía alguna actividad por el día de la Virgen del Carmen en su casa, en el barrio Villa Bonita, de Villa Elisa. Y justo ese día se acostó, dio las gracias a todos por venir a la actividad, cerró sus ojos y se fue en paz”, contó don Heriberto Gaona Villalba (73), hijo de doña Eleuteria.

Don Heriberto con su mamá, Ña Eleuteria, que murió en 2016; “dio las gracias a todos por venir a la actividad, cerró sus ojos y se fue en paz”.

“No tengo dudas que la Virgen del Carmen le llevó a mi mamá en su día. Le llevó a su lado para que tenga vida plena y gozo. Se fue sin sufrir, sana, se fue feliz”, agregó el don. “Mis demás tíos también se fueron de la misma manera. Para nosotros, como sus familiares, no nos quedan dudas que es una señal”, agregó ña Teodora.

“Dicen por ahí que si morimos el día de la Virgen, de la cual somos devotos, salvamos nuestro espíritu. Yo sé que ellos tres están en el cielo”, dijo ña Teodora. Agregaron que ellos continúan con la tradición de festejar y honrar a la Virgen del Carmen en su día.

“Mi tío se fue feliz; mi tía, con una sonrisa”

“Mí tío José se fue feliz. Rosa Cándida también, ella sí que tuvo cinco hijos: Alberta, Salustiana, Patrocinia, Julia y Félix, quienes también son devotos de la Virgen. Y mi tía Eleuteria ni qué decir, se fue con una sonrisa en los labios”, agregó.

Esta familia cuenta con una imagen de la Virgen del Carmen que tiene 82 años. “Desde 1936 que está a nuestro lado y nos protege. Le tenemos mucha fe”, dijo don Heriberto.

“Mi abuela tenía una imagen chica y cambió por esta que tenemos con nosotros, el día que su hijo volvió sano y salvo de la Guerra del Chaco”, agregó.

“Lo de la devoción a la Virgen pasó de generación a generación en nuestra familia. La Virgen nos dio y nos sigue dando todo. Está con nosotros”, comentó por su parte ña Teodora.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here