El Papa decide incluir en su viaje a Irlanda una visita al santuario de Knock, pueblo en el que se apareció la Virgen en 1879

0
3567
La Virgen se apareció en Knock en 1879 a un grupo de niños, adultos y ancianos

La Santa Sede ha hecho oficial la agenda del viaje que el Papa realizará el próximo mes de agosto a Irlanda, donde presidirá el Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Dublín, capital del país.

Una de las principales novedades es el deseo de Francisco de visitar el santuario mariano de Knock, un pequeño pueblo del noroeste de Irlanda en el que se apareció la Virgen a un grupo de vecinos en el siglo XIX. Este lugar ya fue visitado por San Juan Pablo II en su viaje en 1979 para conmemorar el primer centenario.

Según el programa oficial, el Papa ha querido que en el segundo y último día del viaje se haga un hueco en su agenda para esta visita mariana. Por la mañana permanecerá en este lugar durante dos horas en el santuario y rezará el Angelus dominical desde Knock.

Se espera que muchos norirlandeses vayan al santuario mariano para encontrarse con el Papa, después de que finalmente en el programa no se haya incluido un encuentro en la frontera entre las dos irlandas.

Después, Francisco dejará Knock y volverá a Dublín en avión, en donde celebrará tras el almuerzo la misa en el Phoenix Park. Después se reunirá con los obispos en el convento de las monjas dominicas. Acabado el encuentro partirá hacia Roma, a donde llegará por la noche.

Desde Irlanda, Michael Neary, arzobispo de Tuam y custodio del Santuario de Nuestra Señora de Knock, afirmó tras conocer la noticia que “uno de los aspectos más bellos de Knock es ver a las familias, ver a tres generaciones rezando y disfrutando de la paz y la tranquilidad del santuario”, lugar de una “aparición familiar”.

Un aparición sin palabras y muy peculiar

La aparición, aunque cuenta con reconocimiento eclesiástico, en sí ya es peculiar. La tarde del 21 de agosto de 1879, Mary Mcloughlin y Mary Byrne regresaban a casa bajo la lluvia y al pasar junto a la parte trasera de la parroquia de la aldea de Knock vieron, asombradas, a una mujer vestida de blanco en actitud de oración, con una corona brillante ajustada en la frente con una rosa.

Juan Pablo II visitó el santuario de Knock en 1979, para conmemorar el primer centenario de las apariciones

A la derecha vieron un hombre con túnica blanca y otro hombre vestido como obispo con ropaje blanco predicando. Junto a las figuras había un altar grande, y sobre él un cordero, y detrás una gran cruz. Llamaron a más testigos y durante dos horas, en este escenario, revoloteaban ángeles en torno al cordero.

Seis semanas después de la visión, el Arzobispo de Tuam, John McHale, constituyó una comisión de investigación, en la que se examinaron a los 15 testigos. Sus conclusiones fueron rotundas: los testimonios de los 15 videntes eran coherentes entre sí y fiables. En 1936, el arzobispo de Gilmartin constituyó otra comisión para examinar a tres videntes sobrevivientes: Mary O´Connell (Mary Byrne), Patrick Byrne y John Curry. Los tres confirmaron sus declaraciones originales de 1879.

La Iglesia interpretó la visión (que no contaba con mensajes hablados ni palabras) como una aparición de la Virgen María, San José, San Juan Evangelista (el obispo) y Jesucristo como Cordero y Cruz, remitiéndose al Libro de Apocalipsis, atribuido a Juan.

María, Reina de las familias, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here