Derriban la capilla de Prado Nuevo por orden judicial y ahora quieren exhumar el cuerpo de la vidente, Amparo Cuevas

0
1646
La capilla quedó así tras ser demolida por operarios del Ayuntamiento de El Escorial

El pasado 30 de enero fue finalmente demolida, por mandato judicial, la capilla en Prado Nuevo (El Escorial) que había sido erigida pocos años antes, concretamente en 2012, y creada para dar atención pastoral a las miles de personas que acudían a este lugar en el que supuestamente se habría aparecido la Virgen a Luz Amparo Cuevas en 1981.

La vidente falleció en 2012 y está enterrada junto a la capilla. Ahora se está a la espera de que la Justicia también se manifieste sobre sus restos, y que con mucha probabilidad deberán ser trasladados a otro lugar

Una batalla que dura años

La demolición de la capilla fue llevada a cabo por el Ayuntamiento de El Escorial debido a la falta de licencias para poder construir el templo en el lugar de las apariciones. Aunque la capilla contaba con las preceptivas aprobaciones eclesiásticas, la licencia municipales no estaban aprobadas.

Grupos políticos de izquierdas, asociaciones laicistas y otras vecinales tales como Acción Plural, Plataforma Ciudadana Escurialense, Entorno Escorial, Escorial Laico, Izquierda Unida y Equo presentaron un recurso alegando que la capilla se había levantado en suelo rústico de “Especial Protección”.

El proceso judicial hasta la demolición pasó por diversas instancias durante 7 años hasta 2018, cuando a través de un Providencia, la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo confirmó la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid después de que un tribunal inferior renovase la concesión de la licencia provisional.

Resultado de imagen de misa capilla prado nuevo

Por su parte, el Ayuntamiento de El Escorial señaló que la demolición se ha producido después de que los propietarios no desmantelaron la “capilla de manera voluntaria”. Por ello, aseguran que el Consistorio se vio “obligado a ejecutar de manera subsidiaria todos los trabajos necesarios cuyo coste será repercutido a la referida asociación, acatando con ello el mandato judicial”.

Pese a la demolición de la capilla, cientos de personas han seguido acudiendo a Prado Nuevo, junto al fresno en el que Amparo Cuevas habría recibido los mensajes de la Virgen. Precisamente, la nueva batalla legal se centra ahora en los restos de la vidente.

El proceso por el cual se quiere exhumar el cuerpo de Prado Nuevo para ser enterrado en otro lugar es independiente del proceso de la capilla. Los denunciantes aseguran que esperan que en este mismo 2020 se produzca y no quede atisbo de un lugar que ha atraído a miles de personas.

Las supuestas apariciones y la capilla

El domingo 14 de junio de 1981, cuatro personas divisaron una nube blanca saliendo de un fresno en la finca de Prado Nuevo (El Escorial). Luz Amparo Cuevas, uno de sus hijos, su marido y un compañero de trabajo de éste se dirigían a un pilón cercano para lavar los platos. Acababan de almorzar en un huerto municipal que cuidaban los dos hombres. Ella cayó de rodillas ante el árbol y permaneció inmóvil, como clavada al suelo, durante una hora. La nube –aseguró luego– “adquirió gradualmente la forma de un ser humano, hasta concretarse claramente en la figura de María Santísima”.

Resultado de imagen de tumba amparo cuevas
La tumba de Amparo Cuevas se encuentra situada junto a la capilla ahora demolida

La atención espiritual a la devoción de los fieles

En abril de 1985, el arzobispado de Madrid, siendo titular de la diócesis el cardenal Ángel Suquía, aseguró que “no consta” el carácter sobrenatural de las apariciones. En aquel momento se pidió encarecidamente a sacerdotes y religiosos que no participasen en acto alguno relacionado con el caso.

Desde entonces los sucesivos titulares de la diócesis no han modificado el juicio sobre las apariciones y mensajes, pero la atención a los fieles que asisten a Prado Nuevo se ha ido ampliando. En 1994 el mismo cardenal Suquía erigió canónicamente la asociación pública de fieles Reparadores de la Virgen de los Dolores.

En 2010 el cardenal Antonio María Rouco Varela, para favorecer la atención espiritual a las personas que allí acuden, autorizó las confesiones y la celebración pública de la misa en una nave cercana cada primer sábado de mes. Y en 2012 el entonces arzobispo de Madrid autorizó la construcción de una capilla en Prado Nuevo, en el lugar y de las características descritas años atrás por Luz Amparo.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here