Daban a la pequeña Zahira sólo un 7% de posibilidades de vivir… la Virgen de San Nicolás actuó

0
2959

Entre los miles de peregrinos que han llegado a finales de septembre a la ciudad argentina de San Nicolás para venerar a la Virgen María se encuentra la pequeña Zahira Morales.

Tenía 6 años cuando en 2009 una rama cayó sobre su cabeza mientras jugaba en la plaza Almagro de Buenos Aires. Trasladada al Hospital Gutiérrez, estuvo en coma farmacológico y fue intervenida en numerosas oportunidades.

Los médicos dijeron a sus padres que sólo había un 7 por ciento de probabilidad de que la niña sobreviviese.

Su madre, Bárbara, Recuerda esos días: “Yo no era creyente. Me decían que le pidiera a la imagen de la Virgen de San Nicolás que estaba en el hospital y me negaba a hacerlo hasta que finalmente le recé. Después, vino el Papa a darle la cruz y hoy mi hija está con nosotros”.

En realidad, todavía no era el Papa, sino sólo el arzobispo cardenal Jorge Bergoglio. Bárbara recuerda que no fue amable con el cardenal "porque aún no creía en Dios". "Él me pidió hablar con Zahira y pasó a verla. Ahora pienso que habría sido lindo ser mosquito para estar ahí y saber qué le dijo porque, después de eso, ella se salvó”, explica la madre.

“Yo estaba afuera esperando y él se acercó para saludarme. Ni siquiera me paré para agradecerle. Bergoglio apoyó su brazo en mi hombro y, con una mirada, me dijo: ’quedate tranquila, va a estar todo muy bien’!”


Zahira con su familia y periodistas del diario argentino Crónica

La niña cinco años después está bastante bien, aunque le quedan como secuelas ataques de epilepsia postraumática que se impiden con un medicamento de por vida que a la larga puede causar daños en el hígado o el intestino. Siguen orando para que también esto se sane.

Zahira querría volver a ver al Papa para darle gracias, para mostrar que guarda la crucecita de madera que le regaló, para pedirle que ore por ella y para contarle algo que ha descubierto.

Dice que durante el tiempo que estuvo en coma sintió o vio a un hombre que la acompañaba y visitaba. Lo reconoció cuando acudió a San Nicolás a agradecerle a la Virgen su intercesión: era idéntico a una imagen de Jesús mostrando su Sagrado Corazón en ese templo.


Zahira en 2015; como cada año acude a venerar a la Virgen de San Nicolás

En estos días de final de septiembre Zahira espera su turno para poder llegar a la imagen de la Virgen de San Nicolás a la que oraba su madre cuando no era aún creyente y dejar como ofrenda el casco especial que utilizó durante más de 5 años. La cofia que protegió su cabeza y que, milagrosamente no necesitará más, porque donde antes no había nada ahora se formó nuevamente un hueso.

​Lo que médicamente es considerado un milagro, podría llegar pronto al Vaticano para ser estudiado por especialistas eclesiásticos.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here