Curaciones y visiones entre los «promeseros» devotos de la Virgen de Coromoto, en Venezuela

0
5811

"Nuestra enorme fe en la Virgen de Nuestra Señora María de Coromoto, Santa Patrona de Venezuela, salvó la vida de mi hija de 11 años quien padecía de un tumor en la cabeza que le ocasionaba fuertes convulsiones", contó a la Agencia Venezolana de Noticias, Evelyn Acevedo, una de las promeseras que participó en la procesión de la Escolta de los Indios Coromotanos, en Ocumare del Tuy, municipio Tomás Lander, en Miranda, Venezuela.

Acevedo, quien al igual que su joven hija estaba vestida de indígena y con coloridos penachos de plumas en su cabeza, comentó que desde la edad de dos años comenzó el problema de salud de su hija y los médicos no le daban esperanzas de recuperación, pero gracias a una vecina que todos los años rinde tributo a la Virgen comenzó su devoción mariana, más aún cuando evidencio la mejoría de su hija.

"Hoy mi hija esta sana, feliz y es fiel creyente en Dios y la Virgen de Coromoto. Juramos de por vida rendirle tributo a la Virgen", acotó.

Perdió su casa
Otro de los promeseros que se encontraba frente a la Basílica era Eduardo Jesús Díaz, procedente de la población de Naiguata, estado Varga, lleva 14 años rindiendo tributo a la Virgen del Coromoto y este es el primer año que lo hace en Ocumare del Tuy, tierra donde nació la manifestación cultural-religiosa desde el 26 de febrero de 1941.

Díaz comentó que vivió en condición de arrimado en la casa de una hermana desde el año 2001, después de perder su casa en la tragedia de Vargas en 1999 [unas inundaciones y corrimientos que devastaron pueblos enteros].

"En aquella habitación que compartía con mi esposa y mi hija, mientras todos dormían yo desperté y pude ver la imagen de cuerpo completo de la Virgen y el Indio Coromoto en una de las paredes, la toqué y la miraba incrédula. Sabía que nadie me creería, pero gracias a Dios mi esposa despertó y vio la imagen impregnada en la pared. Desde ese entonces soy promesero", contó.

Patrimonio Cultural de Venezuela
Este domingo 22 de febrero, primer domingo después del miércoles de ceniza, más de 2.500 promeseros, vestidos de indios, participaron en la tradicional procesión de la Escolta de los Indios Nuestra Señora María de Coromoto, Santa Patrona de Venezuela, en Ocumare del Tuy, municipio Tomás Lander, estado Miranda, al centro norte del país.

Esta manifestación cultural-religiosa se inició en Ocumare del Tuy el 26 de febrero de 1941, cuando el monseñor Rafael Pérez León designó a Jesús Tereso Sánchez Rhasquin, para ese entonces de apenas 15 años, como Cacique Mayor de la cofradía de la Escolta de Indios Nuestra Señora María de Coromoto.

En la actualidad, la Escolta de los Indios, declarada Patrimonio Cultural de Venezuela el 16 de julio de 2004, y desde el año pasado en proceso para convertirse en Patrimonio Intangible de la Humanidad, es uno de los atractivos turísticos nacionales e internacionales autóctonos más antiguos del eje Valles del Tuy y, en especial, de la parroquia Ocumare del Tuy.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here