Un alcalde de Costa de Marfil consagra su ciudad a la Virgen María acompañado de evangélicos y musulmanes

0
841
El alcalde de Cocody, Jean-Marc Yacé, deposita a los pies de la Virgen los objetos que simbolizaron la consagración de la ciudad.

Aunque son frecuentes en los últimos años las consagraciones a la Santísima Virgen o al Sagrado Corazón de Jesús, suelen ser realizadas por los máximos representantes de las respectivas jerarquías de la Iglesia, y por tanto no tienen una trascendencia política. La comunidad católica local encomienda los destinos de la nación a la protección del Cielo, pero no se trata de una consagración de la nación como tal, que solamente pueden llevar a cabo quienes la representan. En mayo pasado, el presidente Jair Bolsonaro estuvo presente en la consagración de Brasil a la Virgen de Fátima, que se llevó a cabo en el Palacio de Planalto, sede presidencial, pero no fue él quien formalmente hizo la consagración.

De ahí la significación de lo acontecido el pasado 26 de octubre en Cocody, un municipio de 250.000 habitantes que forma parte de Abiyán, la capital de Costa de Marfil. Es el distrito diplomático y allí reside el presidente de la República. A iniciativa de su alcalde, Jean-Marc Yacé, la comuna fue consagrada a la Virgen María, en un acto que presidió el cardenal Jean Pierre Kutwa, arzobispo de Abiyán. Es la primera vez que se consagra a Nuestra Señora una ciudad de Costa de Marfil, un país con un 41% de musulmanes, un 19% de católicos y un 7% de protestantes.

En el centro de la imagen, el cardenal Kutwa. A la izquierda de la foto, el alcalde Yacél.

Yacé, de 68 años, quinto de una familia de diez hermanos, casado y padre de cuatro hijos, ingeniero de profesión, militar durante 16 años, empresario y diplomático, es católico practicante, pero quiso destacar que en el acto “no solo ha habido católicos, ha habido musulmanes y ha habido evangélicos, entre nosotros hay unión”. “Que esta ceremonia, que esta consagración”, añadió, “nos traiga la paz en Costa de Marfil. Que sepamos que hay un único Dios y que Él lo rige todo. Todos somos hijos de Dios, de Cocody y de Costa de Marfil”.

Como signos externos de la consagración, los miembros del consejo municipal de Cocody depositaron a los pies de Nuestra Señora cuatro símbolos: un ramo de doce rosas, una candela blanca, incienso y el escudo de la ciudad.

En su homilía, el padre Hyppolite Agnigori, párroco de la iglesia cercana al ayuntamiento, vinculó el acto a la situación que vive Costa de Marfil ante las elecciones presidenciales de 2020 y señaló que la consagración del que denominó “municipio-insignia” de Abiyán “permitirá un nuevo dinamismo en el corazón de los creyentes y hará descender abundantes gracias sobre todos”.

Por su parte, el cardenal Kutwa felicitó al alcalde por la iniciativa y le invitó a gobernar la ciudad con humildad, virtud que pidió también a la Virgen para todos los costamarfileños para “reconocer en los demás la imagen de Dios y así trabajar juntos con amor y conciencia”.

De rodillas ante la Virgen, el alcalde Yacé rezó la oración de consagración pidiendo a Nuestra Señora “consolidar la paz, la unidad y la fraternidad entre los habitantes del municipio”, y pidiendo para sí mismo “sabiduría, humildad y caridad para gobernarlo”.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here