100 años de la conocida talla de la Virgen de Fátima, una imagen global que ha sobrevivido al odio antirreligioso

0
3721
La Virgen de Fátima, con la gran cruz moderna del santuario como fondo.

La pandemia de coronavirus ha provocado que los principales santuarios del mundo hayan estado vacíos sin la presencia de fieles ni peregrinos. Uno de ellos ha sido el de Fátima, que celebró por primera vez en su historia la fiesta grande el pasado 13 de mayo sin el pueblo de Dios en la explanada que rodea la capilla de las apariciones.

Sin embargo, una vez que Portugal ha logrado controlar el virus en el santuario de Fátima volverán las peregrinaciones internacionales, que además coincidirán con dos fechas relevantes: el aniversario de la segunda aparición y el centenario de la escultura de Nuestra Señora de Fátima que se encuentra en la Capelinha.

El propio santuario ha informado a través de su página web que la vuelta de los peregrinos se producirá en la noche del 12 de junio y la mañana del 13, coincidiendo con estos dos eventos históricos.

Esta peregrinación internacional jubilar, la primera con peregrinos tras el desconfinamiento comenzará a las 21.30 horas del 12 de junio con el Rosario internacional que precederá a la procesión de las antorchas.

Ya el día 13 se rezará el Rosario a las 9 de la mañana y posteriormente se celebrará misa. A continuación se realizará la bendición de los enfermos y se concluirá con la procesión de la Virgen de Fátima por la explanada. Esta peregrinación estará presidida por el obispo auxiliar de Lisboa, monseñor Américo Aguiar.

La historia de una de las imágenes de la Virgen más conocidas

Esta celebración tan esperada en Fátima coincide con el centenario de la talla de la conocida imagen de la Virgen de Fátima, cuya réplica está presente en millones de hogares y miles de iglesias en todo el mundo.

De este modo, la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima podrá estar más cerca de los peregrinos el mismo 13 pues dejará unas horas la capilla de las apariciones para ser mostrada en la exposición “Vestida de blanco”.

Esta exposición conmemorativa evoca el centenario de esta escultura, que se unirá a otras ocho esculturas de la Virgen de Fátima llevadas a cabo por varios artistas que siguieron las descripciones de los pastorcitos y siguieron de manera más o menos fiel el modelo inicial creado en 1920 y que ahora cumple 100 años.

Esta escultura se ha convertido en estos 100 años en una los iconos marianos más conocidos y extendidos en el mundo. Para conocer su historia hay que remontarse a 1919, cuando un devoto de la Virgen tras las apariciones, Gilberto Fernandez dos Santos, encargó a un taller de Braga que esculpiera la imagen.

La talla de la Virgen fue realizada por José Ferreira Thedim. La imagen fue modelada y llevada a cabo según las visiones de los tres videntes.  En este sentido, la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima que hoy todos conocemos mide 1,04 metros y fue tallada con madera de cedro de Brasil.

Una imagen que ha sobrevivido al odio antirreligoso

La imagen fue bendecida el 13 de mayo de 1920 por el párroco de Fátima, el padre Manuel Marques Ferreira en la iglesia parroquial pero no pudo ser llevada a Cova da Iria hasta un mes después porque en ese momento las manifestaciones religiosas estaban prohibidas por el régimen republicano.

Poco tiempo después, en 1922 la imagen de Fátima salió ilesa del ataque que un grupo anticlerical perpetró contra la capilla, que tuvo que ser reconstruida debido a los daños provocados por los explosivos.

La imagen de la Virgen de Fátima sale usualmente de la capilla el 15 de agosto y 8 de diciembre, así como para las grandes peregrinaciones internacionales que se celebran de mayo a octubre con ocasión de los aniversarios de las apariciones marianas.

María, Salud de los Enfermos, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here