10 sencillas formas de demostrar el amor a la Virgen para empezar a aplicar desde ya, fiesta de su Natividad

0
1061
Virgen de los Remedios de Ocaña, uno de los cientos lugares que celebran sus fiestas patronales hoy con la Natividad de María

Este miércoles 8 de septiembre la Iglesia conmemora la Natividad de la Virgen María, una fiesta muy popular y celebrada bajo el amparo de numerosas advocaciones en cientos de pueblos y ciudades.


Santuario de las apariciones

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, es conocida en Oriente desde el siglo VI. Fue fijada el 8 de septiembre, día con el que se abre el año litúrgico bizantino, el cual se cierra con la Dormición, en agosto. En Occidente fue introducida hacia el siglo VII y era celebrada con una procesión-letanía, que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor.

María ha sido desde siempre amada y venerada por el pueblo, y así es todavía a día de hoy. Sólo cabe observar la cantidad de fiestas patronales que tienen este miércoles su día principal. De cara a contribuir en la Natividad de María a amar aún más a la Madre de Cristo.

En una bella reflexión, el padre Ed Broom presenta diez formas con las que demostrar a la Virgen el gran amor que se la profesa, sabiendo que además Ella es la gran intercesora:

1. Habla con ella

Tenemos que acostumbrarnos a hablar con María, nuestra queridísima Madre, muy a menudo, y confiarle, hablarle de corazón, amarla. Encomendarle toda nuestra vida a Ella es lo más agradable, así como a su Hijo Jesús, el Hijo de Dios y el Hijo de la Santísima Virgen María. María es nuestro modelo, nuestra guía, nuestra amiga y nuestra tiernísima madre. Ella tanto nos ama y anhela mantener un diálogo continuo con nosotros.

¡Empecemos hoy mismo! Todo buen amigo piensa siempre en el otro y habla muy a menudo. María es nuestra Madre, pero también es nuestra amiga y confidente.

2. Empieza el día con María

Al despertar cada mañana, nuestra primera acción debería ser la oración, ¿y qué oración? ¿Por qué no empezar el día entregándose totalmente a Jesús, en todo lo que dices, haces y piensas, a través del Corazón Inmaculado de María? Entrega a Jesús, por medio de María, tus ojos, tus oídos, tu mente, tu corazón, tu cuerpo y hasta tus intenciones; en una palabra, dale todo a Jesús por medio de la Madre María. ¡Qué importante es empezar bien el día a través del Corazón de María! Si quieres, puedes rezar la Oración de Consagración a María que aparece a continuación. Si no tienes un escapulario marrón, sería bueno que compraras uno y llevaras el escapulario de la Virgen como signo de que le perteneces y estás bajo su protección. Llévalo siempre, excepto en la ducha.

¡Oh Señora mía, oh Madre mía, yo me ofrezco enteramente a Vos y, en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón. En una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amen.

3. Dile a María que la amas

Una madre no se cansa de oír a su hijo decir: «¡Mamá, te quiero, eres lo máximo!». Uno podría tener la tentación de decir: «Ella ya lo sabe, ¿por qué decírselo si ya lo sabe?». Es cierto, lo más probable es que una buena madre ya lo sepa. Pero aún así, le gusta escuchar las palabras. Al decir: «Mamá, te amo», el corazón de una madre salta de alegría. Esto mismo se debe decir de la Virgen. Con las palabras más sencillas, cuando decimos: «Madre María, te quiero», entonces María, la Madre de Dios experimenta una gran alegría en su purísimo e Inmaculado Corazón. Por eso, en el transcurso del día recordemos decir: «¡Madre María, te amo!».

La Virgen María, con su hijo Jesús, en una escena de La Pasión de Cristo

4. Camina con Ella

Hay una canción muy conocida, tanto en español como en italiano, dedicada a María y relacionada con este tema, cuyo título es Santa María del Camino, que significa «Nuestra Señora del Camino». Por eso, cuando viajamos, y ya sea un viaje corto o uno muy largo, deberíamos pedirle a la Madre María que nos acompañe. La Virgen es la mejor compañera de viaje y nos protege de muchos peligros en el trayecto, tanto físicos como morales. ¡Cuántos accidentes, físicos y morales, se han evitado seguramente viajando con María-Santa María del Camino!

5. Imitar a María

Cuando conocemos a alguien y le guardamos un profundo respeto, el resultado suele ser la imitación, y la imitación lleva al seguimiento, y el seguimiento al amor profundo a esa persona. San Luis de Montfort destaca las diez principales virtudes de María que deberíamos procurar imitar: su profunda humildad, su fe viva, su obediencia ciega, su oración incesante, su abnegación constante, su pureza sobrecogedora, su amor ardiente, su paciencia heroica, su bondad angélica y su sabiduría celestial. (La verdadera devoción a María, San Luis de Montfort #108).

6. Confiar y encomendar a María

Cuando se confía verdaderamente en una persona, se le confía el cuidado propio, sabiendo que esa persona especial nos cuidará y nos protegerá. Considera esto: Dios Padre confió a su Hijo unigénito al cuidado de María. Por eso, nosotros podemos confiar nuestra vida totalmente al cuidado de María, nuestra querida y amantísima Madre. «Nunca se supo que alguien que huyera a tu protección quedara sin ayuda». (El Memorándum, San Bernardo).

7. Cuéntale a María tus dolores y fracasos

Podríamos ser tentados por el enemigo, el diablo, que verdaderamente odia a María, a sentirnos inhibidos para contarle a la Madre María nuestros dolores y sufrimientos profundos. ¡Lo contrario debería ser el caso! María, la mejor de las madres, sabe muy claramente que cuando un niño está herido, es cuando el niño necesita el más tierno amor y cuidado. ¡Así debería ser con nosotros! Cuando los días parecen estar nublados, sombríos y francamente deprimentes en lo más profundo de nuestra alma, ¡es entonces cuando realmente necesitamos abrirnos y hablar con María, nuestra Madre! María es a la vez refugio de los pecadores y salud de los enfermos: ¡dos títulos de María en sus famosas Letanías!

Nuestra Señora de Covandonga, otra de las advocaciones que se celebra este 8 de septiembre

8. Llama a María cuando seas tentado

Nuestra vida es una batalla constante; somos soldados tanto de Jesús como de la Madre María. Eso significa que estamos en un campo de batalla constante. Nuestros enemigos son tres: el diablo, la carne y el mundo. Conscientes de esta intensa realidad de combate espiritual, debemos invocar el Santo Nombre de María en medio de la batalla y ¡la victoria será nuestra! La famosa  Batalla de Lepanto  resultó ser una sorprendente victoria al invocar a María y al rezo del Santísimo Rosario, ante la insistencia del Papa San Pío V. ¡Confiemos nuestras batallas a María, que es más poderosa que todo un ejército en orden de batalla! ¡El mero nombre de María causa terror y miedo en todo el infierno!

9. Promueve el amor a María como Madre

Si en verdad hemos experimentado el amor, el cuidado y la ternura de María en nuestra vida diaria, sin duda querremos dar a conocer a la Madre María por todas partes. María no es amada ni honrada por una razón principal: ¡no es conocida! ¿Cómo se la puede dar a conocer? ¡De muchas maneras! Fomentar la lectura de buenos libros sobre María como Las Glorias de María de San Alfonso de Ligorio, La  Verdadera Devoción a María  de San Luis de Montfort y  Redemptoris Mater y La Santísima Virgen María y el Rosario, ambos del Papa San Juan Pablo II.

Fomentar el rezo del Santo Rosario y rezarlo diariamente, repartir Rosarios con folletos sobre cómo rezar el Rosario y, finalmente, animar a llevar el Escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

10. La muerte en los brazos de María

El momento más importante de nuestra vida es el momento en que morimos. Este momento determinará para toda la eternidad nuestro destino eterno, ya sea el cielo o el infierno. ¿Por qué no prepararse para morir en gracia, para tener una muerte santa, al menos 50 veces al día? ¿Cómo, podrías preguntar? Simplemente rezando diariamente el Santísimo Rosario. Cada vez que rezamos el Ave María, nos preparamos para una muerte santa y feliz con estas palabras: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”.

Por tanto, regocijémonos con la aguda conciencia de que todos tenemos una Madre celestial, María la Madre de Dios, la Madre de la Iglesia y nuestra querida Madre. Ella nos conoce, nos cuida, nos protege, pero sobre todo, ¡nos ama! De hecho, en medio de las pruebas, las luchas y las intensas batallas de la vida, encontremos nuestro refugio en el Inmaculado Corazón de María y en el Sagrado Corazón de Jesús.

María, Salud de los enfermos, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here