Radio María cumple 25 años evangelizando desde la fe, la esperanza y la conversión: «La Virgen se sirve de ella», asegura su director

0
1967
Radio María cumple 25 años en España: su director, Luis Fernando de Prada.

¿Se imaginan una empresa que logre el arrepentimiento de presos, la rehabilitación de adictos, la sanación de matrimonios, la conversión de los alejados o la salvación in extremis de quien quiere acabar con todo? Este 2024 Radio María cumple 25 años demostrando que su slogan de «cambiando vidas» es mucho más que marketing. El pasado 24 de enero, la emisora privada propiedad de la Asociación Radio María comenzó las celebraciones de sus bodas de plata, que se prolongarán con diversos actos a lo largo de los próximos meses.

«Una realidad inexplicable sin el amor a la Virgen»

Tal y como indican sus estatutos, los miembros de Radio María son fieles seglares católicos, aunque el director de la emisora debe ser un sacerdote nombrado por la jerarquía eclesiástica, como responsable de los programas y demás contenidos editoriales. Lo relativo a la gestión administrativa, jurídica o económica es tarea de los socios laicos de Radio María, que preside desde 2012 José Manuel Díez Quintanilla.

Aunque los oyentes y su colaboración son «el corazón de la emisora», Radio María admite que esta «sería una realidad inexplicable sin el amor filial por la Madre de Dios«.

Actualmente y desde hace 11 años, el sacerdote Luis Fernando de Prada está al frente de la emisora como su sexto director, un cargo que siguió a varios años colaborando como voluntario.

Con ocasión de las bodas de plata de la emisora, De Prada detalla a Cari Filii el sentido, misión y orígenes de una emisora que «comenzó de forma sencilla y humilde, pero con gente de muy buena voluntad, oración y trabajo».

La semilla plantada por aquellos voluntarios no tardó en dar fruto incluso en medio de dificultades. Pronto, comenta, «se fue extendiendo, porque iba haciendo bien y eso invitaba a más gente y voluntarios«. Hoy, la labor de Radio María es reconocida a nivel mundial. Pero el sacerdote no da impresión de que le importe mucho -aunque sí celebre- sus elevadas cifras de audiencia.

«La Virgen se sirve de esta radio»

Lo más importante, dice, es que -de verdad- «es una radio que cambia vidas. Y ese es el motivo de que estemos aquí».

La celebración del pasado 24 de enero fue fundamentalmente en las ondas, micros y estudios, emitiendo una programación ininterrumpida de 25 horas dedicada al rezo del rosario, participación de los oyentes y programas conmemorativos del 25 aniversario. El padre Luis Fernando también celebró una misa en la parroquia Santa María de la Dehesa, que estuvo abierta a los oyentes. Entre otros actos, también se rezó el rosario con las alumnas del colegio Nuestra Señora de Valdemoro y con voluntarios en diversos lugares de España.

Son muchos los motivos que tiene el equipo de Radio María para celebrar. Su director considera que los indicadores del éxito pueden ser las elevadas cifras de audiencia, pero lo es especialmente «el bien que hace» la emisora.

El sacerdote relata decenas de casos de conversión, matrimonios sanados al borde del divorcio, arrepentidos que querían acabar con su vida, alejados que regresaban a la fe, religiosos agradecidos, e incluso delincuentes que encontraban en la emisora una vía y ayuda en su redención.

«Son muchas las historias que nos han llegado en este tiempo, que confirman que la Virgen se sirve de esta radio -entre otros medios de evangelización- para llevar a los hombres a su Hijo. Dios bendice este instrumento y que palabras y programas tan sencillos ayuden tanto nos alegra mucho: ver que transmite la fuerza de la esperanza, la fe, que acompaña a los católicos, los de casa y a los de fuera… es el motivo de alegría», subraya.

Radio María cumple 25 años.

Radio María cumple 25 años emitiendo de forma prácticamente ininterrumpida, durante 24 horas al día, con la práctica totalidad de locutores y responsables de la programación como voluntarios. 

¿Radio de viejecitos? «Gracias a Dios»… ¡pero no solo!

Cuando Radio María aterrizó en España en 1999 lo hizo en pleno periodo de reconversión de la radio ante la aparición de las nuevas tecnologías. Ya sea por el cuarto de siglo de historia o por el cambio del contexto, son muchos los aspectos que han cambiado en Radio María. Menciona la «evolución tecnológica» que ha sufrido la radio y, aunque «hay mucho que mejorar», se muestra satisfecho de la calidad, señal y medios de los que disponen, así como del incremento de frecuencias.

También ha cambiado su imagen. Admite en tono amable que, hasta no hace mucho, Radio María podía ser vista como «la radio de los viejecitos». Y «gracias a Dios también hay muchos», dice, «pero no solo»: un potente equipo de nuevas generaciones lleva ya tiempo dedicándose a la renovación de la web e imagen o la entrada en redes sociales y medios de difusión complementarios como podcast, plenamente integrados en la emisora.

Pero también admite convencido que hay cosas que no deben cambiar ni van a hacerlo. Una de ellas, encomendada por los fundadores de la emisora, es que se continúe el carisma de «vivir con austeridad, una plantilla reducida y un gran equipo de voluntarios» dedicado a lograr una señal «con la mejor calidad posible».

«Parroquia en las ondas», fiel «a lo esencial de la fe y el catecismo»

A lo largo de estos últimos 25 años los posicionamientos eclesiales han sufrido una polarización que también se ha plasmado en los medios de comunicación. Sin embargo, Radio María ha logrado mantener una parrilla de programación ininterrumpida «fiel a lo esencial de la fe y el Catecismo, que transmite esperanza» y sin «bajar al barro» de las disputas.

«La idea de fondo de Radio María es ser una parroquia en las ondas y hay que distinguir lo que un párroco ofrece a sus feligreses de lo que se debate en un seminario o facultad. Radio María  ofrece lo esencial de la fe, como está recogido en el Catecismo, procurando no entrar en temas polémicos», explica.

En este sentido, explica que una de las guías editoriales de Radio María es «el intento de unir las palabras Caritas in veritate«, caridad y verdad, transmitiendo esta «lo mejor posible» pero «con caridad, sin ataques o palabras negativas. Intentamos centrarnos en lo positivo, es nuestro carisma, anunciar el Evangelio y no entrar en polémicas», subraya.

Para los de casa… y atrayendo a no creyentes y alejados

En la programación sigue habiendo «imprescindibles» que llevan en Radio María cada día desde su nacimiento, como la misa, el rezo del rosario y otras oraciones. Pero De Prada menciona que, desde hace años, el esfuerzo evangelizador de Radio María ha dejado de incidir solo «en los de casa».

«Se ha hecho un esfuerzo por tener programas que interesen a no creyentes. Es una idea falsa que en Radio María estemos siempre rezando: hay cinco horas de oración, pero 19 que no lo son, con programas de medicina, psicología, derecho, música o filosofía. Resultan interesantes a gente que empieza a oírnos así. Los programas no estrictamente religiosos se han ampliado y notamos que se está produciendo un acercamiento en gente no piadosa«, asegura.

Radio María y su relación con los pontífices: «Hace mucho bien en el mundo»

Desde su nacimiento en 1999, son tres papados los que ha vivido Radio María y cada uno ha tenido muestras de cercanía y relación.

En el caso de Juan Pablo II, se dirigió varias veces a directivos y miembros de esta cadena, que «conocía y apreciaba mucho».

De Benedicto XVI, recuerda cuando, dentro de una audiencia general, pudo saludarle personalmente el padre Livio Fanzaga, director de Radio María Italia y coordinador de los demás directores, y el Papa alemán le dijo que sabía que la emisora «hace mucho, mucho bien, en el mundo entero«.

Radio María cumple 25 años.

Voluntarios e integrantes de Radio María España, durante la celebración de sus 25 años de emisión. 

El contacto más directo y prolongado fue con Francisco, en otro de los encuentros mundiales de la emisora en Roma. Fue el 29 de octubre de 2015, cuando en audiencia privada expresó en un largo discurso el carisma y espíritu de Radio María, y todos los directores y presidentes de las Radio María del mundo pudieron saludarle personalmente.

Los que ya no están y lo hicieron todo por Radio María

Durante la dirección de Luis Fernando de Prada, Radio María también ha llorado la pérdida de figuras históricas en la emisora. Entre ellos el fundador de la emisora en Italia, Emanuele Ferrario, a quien describe por su radical entrega al Evangelio.

«Le tenemos gran agradecimiento y veneración, como un hombre para el que perfectamente podría plantearse un proceso de canonización; laico y viudo que se entrega a la evangelización, trabajando hasta dos días antes de su muerte, con el aparato de oxígeno. Cogió la malaria por viajar a implantar Radio María en países donde la habían solicitado numerosos obispos de África, un continente que adoraba», relata.

También habla de otros históricos como el párroco castrense y primer director de Radio María, Ángel Cordero, fallecido en noviembre de 2020, o la también difunta Pilar Sartorius, presente en los primeros días de la emisora. Y con ellos recuerda también «a todos los que empezaron, gente muy buena que hizo todo lo posible por Radio María».

Ayudar a la Iglesia en la obra de evangelización

Una de las noticias eclesiales más relevantes de los últimos años fue la muerte del Papa Benedicto el 31 de diciembre de 2022, que Radio María cubrió con un amplio despliegue de entrevistas, tertulias, balances y análisis. Transmitieron «todo lo que se pudo», incluida la misa ofrecida por Benedicto horas antes de su muerte y celebrada por el cardenal Angelo De Donatis en el Vaticano o el funeral presidido por Francisco.

Un año después de su muerte, en Radio María siguen recordando al pontífice con «indudable agradecimiento, tanto por su estupendo magisterio como por su testimonio de vida, serenidad y esperanza por haber cumplido su misión».

Radio María continúa la suya, sintetizada por Francisco en su discurso de 2015: «Ayudar a la Iglesia en la obra de evangelización, con la cercanía a las preocupaciones y a los dramas de la gente, con palabras de consolación y de esperanza, aquella verdadera que deriva de la salvación traída por Cristo Señor; todo ello, con María, que
sabe encontrar el modo para realizar, a partir de pequeños y humildes inicios, grandes obras».

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here