María en «Laudato Si´»: «Con ella, parte de la Creación alcanza la plenitud de su hermosura»

0
6031

La Santa Virgen María es mencionada en 5 ocasiones en la nueva encíclica del Papa Francisco, Laudato Si´, y ocupa una capítulo de dos párrafos, el capítulo VIII, dedicado a ella con el título “Reina de Todo lo Creado”.

Una encíclica dedicada a alabar a Dios por las maravillas de su creación no podía dejar que cantar a María.

Repasamos aquí los tres párrafos de la encíclica que hacen mención de la Virgen.

Párrafo 238: “El Hijo se unió a esta tierra en el seno de María”
»El Padre es la fuente última de todo, fundamento amoroso y comunicativo de cuanto existe. El Hijo, que lo refleja, y a través del cual todo ha sido creado, se unió a esta tierra cuando se formó en el seno de María. El Espíritu, lazo infinito de amor, está íntimamente presente en el corazón del universo animando y suscitando nuevos caminos.

»El mundo fue creado por las tres Personas como un único principio divino, pero cada una de ellas realiza esta obra común según su propiedad personal. Por eso, «cuando contemplamos con admiración el universo en su grandeza y belleza, debemos alabar a toda la Trinidad» [este entrecomillado es una cita de San Juan Pablo II del año 2000].

Párrafo 241: “Ella comprende ahora el sentido de todas las cosas”
»María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Así como lloró con el corazón traspasado la muerte de Jesús, ahora se compadece del sufrimiento de los pobres crucificados y de las criaturas de este mundo arrasadas por el poder humano. Ella vive con Jesús completamente transfigurada, y todas las criaturas cantan su belleza.

»Es la Mujer «vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» (Ap 12,1). Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura.

»Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente (cf Lc 2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios.

Párrafo 242: Fue protegida por José
»Junto con ella, en la familia santa de Nazaret, se destaca la figura de san José. Él cuidó y defendió a María y a Jesús con su trabajo y su presencia generosa, y los liberó de la violencia de los injustos llevándolos a Egipto. En el Evangelio aparece como un hombre justo, trabajador, fuerte. Pero de su figura emerge también una gran ternura, que no es propia de los débiles sino de los verdaderamente fuertes, atentos a la realidad para amar y servir humildemente. Por eso fue declarado custodio de la Iglesia universal. Él también puede enseñarnos a cuidar, puede motivarnos a trabajar con generosidad y ternura para proteger este mundo que Dios nos ha confiado.

Un poema de alabanza
La encíclica acaba con un poema de alabanza a Dios de diversas estrofas, cada una de ellas dedicada a alguna maravilla de la Creación. Una de esas estrofas menciona el papel de María en ser la receptora del Verbo en la tierra, repitiendo ideas del párrafo 238.

»Hijo de Dios, Jesús,
por ti fueron creadas todas las cosas.
Te formaste en el seno materno de María,
te hiciste parte de esta tierra,

y miraste este mundo con ojos humanos.
Hoy estás vivo en cada criatura
con tu gloria de resucitado.
Alabado seas.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here