La Virgen de Lourdes, gran consuelo y apoyo de Luciano Lollo, futbolista de River Plate, durante su grave lesión

0
3512
Luciano Lollo es defensor del River Plate argentino

Luciano Lollo es un defensa argentino que juega en el histórico River Plate, y que anteriormente lo hizo en el Racing Club de Avellaneda y el Belgrano. Sin embargo, en su trayectoria futbolística ha experimentado lo peor que le puede pasar a un futbolista, el sufrir una lesión grave tras otra.

Hasta tres veces ha sido intervenido quirúrgicamente en dos años, tiempo en el que ha sufrido y ha pensado incluso en la retirada. Sin embargo, Lollo confiesa que en estos momentos duros se ha apoyado en dos pilares: su familia y la Virgen de Lourdes.

En una entrevista en el diario Clarín, el futbolista argentino ha hablado sobre este proceso. “Para un futbolista estar mucho tiempo (parado) es difícil y la familia también lo sufre. Me apoyé en mi mujer Valeria, en mis hijas, Lourdes, de 4 años, y Francesca, de año y medio, y en mis padres”, confiesa Luciano Lollo.

Lollo, junto a su hija Lourdes, en una de las visitas a la gruta de la Virgen en Córdoba (Argentina).

La Virgen como apoyo

Preguntado si había buscado soluciones en algún tipo de terapia o en curanderos, el futbolista respondió de manera contundente: “Me habían recomendado hacer terapia pero no la hice. Siempre me apoyé en mi familia y en el trabajo. La mejor forma de revertir las cosas es trabajando. Y después, soy muy creyente en la Virgen de Lourdes. Mi hija más grande se llama Lourdes justamente por la virgencita”.

El defensor del River Plate habla de las “caminatas para ver a la Virgen. Está ubicada en Alta Gracia y cuando estoy en Córdoba trato de ir siempre. Hice tres caminatas ya hacia el templo desde Córdoba capital. La primera vez fui con mi señora, una amiga y un amigo. Y después, con un amigo solamente. Otras veces, cuando estaba en Racing y en Belgrano, las hice medio corriendo medio caminando. No hice las caminatas después de las lesiones que sufrí porque hubiese sido medio inconsciente y podía complicarse toda la recuperación. Sí fui a visitarla. Cada vez que voy a Córdoba me hago una escapada para estar ahí en la gruta”.

Y a ver a la Virgen va con su mujer e hijas, como ha dejado constancia a través de las redes sociales. “Me da una sensación de paz y tranquilidad. Es un lugar al que nos gusta mucho ir, caminamos un rato. Disfrutamos de ese momento porque uno se desenchufa de todo”, agrega.

María, Reina de la familia, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here