La Iglesia investiga una posible aparición de la Virgen… y una multitud espera ante un árbol de aguacates

0
3461
El señor Adiga, presidente del distrito, pide a las multitudes que se retiren de Minako
El señor Adiga, presidente del distrito, pide a las multitudes que se retiren de Minako - Foto de Geofrey Angupale

Miles de cristianos y de simples curiosos acudieron este domingo 17 de mayo a Minako, un pueblecito de Uganda, al extenderse la noticia de que la Iglesia -más en concreto la diócesis de Arua- está investigando unas posibles apariciones de la Virgen. Las multitudes incumplen las instrucciones sanitarias contra el coronavirus y también dañan los huertos y sembrados del lugar.

Se ha extendido el rumor de que la Virgen se apareció en un árbol de aguacates, que es el objeto que concentra la atención de los curiosos, aunque nadie en concreto asegura haberla visto allí.

En cambio, la Iglesia local habla con una parroquiana del lugar, conocida en el coro de la iglesia, la señora Philister Lekuru, viuda de 42 años. Ella asegura que el 2 de mayo, sábado, la Virgen le encargó empezar un ayuno en confinamiento, y mantenerse sin salir de casa hasta que reciba más instrucciones.

Un equipo de periodistas de la publicación ugandesa RedPepper habló con la mujer, quien les dijo que ha oído que la gente habla de apariciones en el árbol de aguacates, pero que ella no ha visto nada en el árbol. Ella sólo ha visto a la Virgen y a Jesucristo, pero al parecer en su casa.

La gente señala este árbol de aguacates como
lugar de la aparición, pero la (supuesta) vidente no dice eso

Luchar contra los espíritus y predicar el Evangelio

La señora Lekuru, que es viuda, habría declarado que la Virgen le ha pedido predicar el Evangelio y animar a todos a luchar contra los espíritus malignos que dominan la zona y el mundo entero. Sin embargo, estos detalles no se han publicado como declaraciones directas suyas, sino como rumores indirectos.

La señora Lekuru con su Biblia, su rosario y su camiseta de la Virgen

Algunas fuentes detallan que pertenece a un grupo de oración carismática y que ha acudido regularmente a retiros al Centro de Milagros Bethany en la ciudad de Arua.

Arua no es una diócesis pequeña: su obispo desde 2010, el ugandés Sabino Ocan Odoki, tiene que pastorear a una población de casi 3 millones de habitantes, de los que un 60% son católicos.

Policía molesta: sembrados dañados y riesgo de coronavirus

Mientras tanto, llegan multitudes a esta aldea de la parroquia de Ombia (subcondado de Yivu, distrito de Maracha, Nilo Occidental), incluyendo personas que cruzan la frontera desde la República Democrática del Congo.

Han llegado muchos policías para intentar mantener el orden, proteger los sembrados y evitar contagios de coronavirus, y expresan su disgusto porque acuden algunos jóvenes gamberros, sin ningún interés espiritual, que vienen a tirar piedras a la policía y causar alboroto.

El jefe de policía del distrito, Hassan Hiwumbire, declaró: “no estamos contra la fe, pero que la gente se quede rezando en casa hasta que la pandemia del Covid-19 finalice”.

El presidente del distrito de Maracha, el señor Adiga, pidió a la gente que no acampara en el lugar, con poco éxito.

El padre Moses es el párroco local y ha enumerado a los miembros
del equipo de investigación de la diócesis

La diócesis asegura investigar el caso… sin prisas

El párroco de la zona, el sacerdote Moses Apangu, párroco de Nyadri, confirmó que la diócesis está investigando el caso de una posible aparición de la Virgen María en la comunidad católica de St. Elizabeth, en la capilla Omba, y pidió a todos paciencia porque la Iglesia se tomará su tiempo.

“Hemos designado un equipo en el terreno para registrar los acontecimientos, para que el obispo de la diócesis de Arua tome una decisión”, ha dicho el párroco.

Es un equipo bastante bueno, con el sacerdote coordinador pastoral James Edema, el sacerdote del departamento doctrinal de la diócesis, Felix Epima, y el deán de Maracha, Francis Ocimati; todos han visto qué es lo que está sucediendo”, añade el sacerdote.

Mientras tanto, la señora Lekuru sigue su retiro de ayuno y oración, esperando instrucciones, según dice, de la Virgen María.

María, Salud de los Enfermos, ruega por nosotros.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here