La histórica y llamativa historia del icono de la Virgen que ha acompañado al Papa estos días en San Pedro

1
1824
El altar de San Pedro ha tenido en estas últimas celebraciones el icono de Nuestra Señora de Constantinopla / Vatican Media

Durante las celebraciones que se celebraron en la basílica de San Pedro los pasados 31 de diciembre y el 1 de enero de 2022, fiesta de María Madre de Dios, se pudo contemplar una imagen de la Virgen, que alberga tras de sí una larga y llamativa historia.


Madre Ven

L´Osservatore Romano ha querido rescatar de esta Virgen que llegó del Mar y que representa a Nuestra Señora de Constantinopla. Así la recoge Vatican News:

La Virgen que vino del mar

Una «refugiada» como tantas otras. Tras escapar de la violencia que asoló Constantinopla, en 1453 se embarcó en un buque mercante con destino a Nápoles. Sin embargo, cuando llegó a la costa de Salerno, se encontró con una fuerte tormenta que hizo que el barco se hundiera. No se supo nada más de ella ni de la mayoría de la tripulación y la carga. Hasta que, poco después, un albañil que buscaba arena en la orilla del mar con su azada dio con algo insólito: era el icono de Nuestra Señora de Constantinopla, más conocida en Salerno como la «Virgen que viene del Mar». La que se colocó el 31 de diciembre y el 1 de enero al lado del altar de la Confesión en la Basílica de San Pedro, en memoria de la Madre de Dios.

Este podría ser el epílogo de una de las muchas historias cotidianas de las que están llenas nuestras crónicas. Podría ser el epílogo de una de las muchas historias diarias de las que están llenas nuestras noticias, una que tiene lugar en el Mare Nostrum, donde miles de refugiados que buscan refugio y salvación de la guerra y el hambre arriesgan su viaje y a veces encuentran la muerte en lo que el Papa Francisco ha descrito como un «frío cementerio sin lápidas». La «aventura» del icono, sin embargo, tuvo un final feliz, porque el albañil encontró sin saberlo un «tesoro», un «regalo» de María a la ciudad de Salerno. El «Refugio» era el portador de bendiciones y gracias. El albañil «salvó» a María de las olas y ella le correspondió con su protección sobre todos los habitantes.

El Papa inciensa este icono mariano durante la celebración eucarística del pasado 1 de enero en San Pedro / Vatican Media

Cuenta la tradición que el hombre, tras golpear con su azada la ceja de la imagen de la Virgen, quedó con los brazos paralizados. Empezó a gritar pidiendo ayuda. La gente acudió en su ayuda, cavó en la arena y encontró el icono, que fue reconocido por los marineros supervivientes que lo habían traído de Constantinopla. La escena atrajo la atención de los monjes agustinos, cuya comunidad se encontraba en la playa cerca de las murallas. Como la gente clamaba por un milagro, quisieron llevar la imagen a su iglesia y organizaron una procesión. Incluso las campanas, sin que nadie las tocara, repicaron en señal de celebración. La imagen fue colocada en la capilla del Espíritu Santo de la familia Mazza, donde desapareció al día siguiente. Se encontró en el establo donde la familia guardaba sus caballos, que fueron encontrados arrodillados frente al icono. Pero una vez más reaparece en el establo: como si la «Refugiada» María quisiera compartir en todo el destino de tantas personas desesperadas que no encuentran alojamiento en edificios suntuosos, sino en refugios improvisados. Los agustinos convirtieron entonces el lugar en una capilla, donde María permaneció expuesta a la veneración de los fieles. Con la posterior construcción de la iglesia de San Agustín, el icono se colocó en su interior, primero en una capilla lateral y luego en el altar mayor.

La imagen de la «Virgen que viene del mar» representa a María sentada en un trono. Lleva un elegante vestido azul ribeteado en rojo, con ribetes dorados. Con la mano derecha señala al Niño, al que sostiene con el otro brazo, y lo ofrece en adoración a los fieles. Jesús lleva una túnica roja y bendice al pueblo con su mano derecha levantada. Arriba, a los lados de la imagen, dos ángeles veneran y asisten a María.

El icono fue realizado hacia mediados del siglo XIV. La imagen sagrada representa a María como la «Madre de Dios» y como «la que guía, la que muestra el camino». Ella «habla» a los fieles y muestra que el gesto de intercesión de la Virgen provoca la respuesta de su Hijo, que levanta la mano en el aire para bendecir. María muestra al Niño al mundo, invitando a seguirlo, mientras Jesús mira a su Madre, su primer discípulo.

El hallazgo del icono, según la tradición, se celebra solemnemente y se recuerda cada año el primer domingo de agosto con una procesión junto al mar. La imagen de María es llevada en un barco de pesca para conmemorar su desembarco en las playas de Salerno.

A lo largo de los siglos se ha desarrollado una gran devoción hacia la «Virgen que viene del mar».  El 15 de diciembre de 1901, el Capítulo Vaticano decretó su coronación, que tuvo lugar el 6 de agosto de 1922. En 1972, la iglesia parroquial de Sant’Agostino fue elevada por decreto arzobispal a la dignidad de santuario mariano, el primero de la ciudad de Salerno.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

1 Comentario

  1. He leído con gran alegría el relato del icono, me sorprendió porque lo estuve observando en los días de transmisión y noté el marco del cuadro pensando que tendría muchos años jamás pensé el relato es hermoso, amo a la Virgen y participo en en un programa radial parroquial y hablo sobre la Madre, gracias por poner tantas cosas lindas que tomo para contar a los escuchas. Pero tengo una pregunta que no encontré en el relato vuestro, ¿cómo llegó el icono al Vaticano? Me encantaría saberlo ya que cerraría el relato, repito el icono es una belleza, GRACIAS bendiciones en Jesús y María, feliz y bendecido año nuevo.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here