Con la JMJ y la visita del Papa aumentan los jóvenes que se acercan a la Virgen de Fátima

0
2912
Jóvenes en Fátima con el icono y la Cruz de la JMJ
Jóvenes en Fátima con el icono y la Cruz de la JMJ

La devoción a la Virgen de Fátima está, por supuesto, muy arraigada en Portugal, pero con motivo de la JMJ de Lisboa y la visita del Papa Francisco, que pasará por el santuario mariano, se multiplican las iniciativas para acercar a los jóvenes la devoción a la Virgen y al mensaje de Fátima.

Una ruta del joven peregrino

La JMJ es una peregrinación, incluye esfuerzos, incomodidades, dificultades y abrirse a la fe. Los jóvenes lo viven como un reto y una aventura. El Santuario de Fátima propone para ellos unas rutas que se pueden recorrer caminando o en bicicleta y que les llevarán al santuario.

La web que expone estas propuestas para jóvenes en Fátima es: www.jmj2023.fatima.pt .

Uno de los itinerarios se centra en Cova da Iria, lugar de las apariciones, con la Capilla de las Apariciones, la Basílica del Rosario de Fátima y la Basílica de la Santísima Trinidad. El otro itinerario lleva a Aljustrel y Valinhos, lugar de infancia de los santos pastorcitos: sus casas, el pozo de Arneiro, el monumento de Valinhos y Loca do Cabeço.

Los itinerarios se pueden leer o escuchar en portugués e inglés, como experiencia orante. Hay folleto también en español, y descargable con código QR. Ambos itinerarios presentan un mapa de los espacios y el recorrido propuesto.

Los scouts, con la Virgen Peregrina

Del 27 al 31 de agosto cientos de scouts católicos de Portugal, y algunos de otros países, caminan llevando en andas la Virgen Peregrina de Fátima 140 kilómetros, de Fátima a Lisboa. Es la iniciativa #AndaComMaría, del Cuerpo Nacional de Scouts (Corpo Nacional de Escutas).

Saliendo de Fátima, los jóvenes pasarán por Minde, Alcanena, Pernes, Santarém, Morgado, Valada, Azambuja y Vila Franca de Xira y llegarán a Lisboa el 31 de julio, justo a tiempo para el inicio oficial de la JMJ. A lo largo del recorrido, habrá momentos de oración, silencio y cantos, donde todo tipo de jóvenes serán bienvenidos.

Jóvenes scouts en el santuario de Fátima
Jóvenes scouts en el santuario de Fátima: muchos recorrerán 140 kilómetros con la Virgen Peregrina hasta Lisboa.

El último tramo se realiza por mar, transportando la carroza de Nuestra Señora de Fátima en una embarcación del Ayuntamiento de Vila Franca de Xira, escoltada por pescadores, particulares, scouts y la Armada portuguesa. Es necesario inscribirse para participar.

La web es: https://jmj23.escutismo.pt/anda-com-maria .

Aldeia Jovem: la aldea joven de Fátima

Por Fátima pasarán miles de jóvenes de todo el mundo en la JMJ y sus días previos, y para acogerles el santuario ha creado un campamento de carpas, la llamada «Aldeia Jovem«, con capacidad para 2.000 personas, junto al Centro Pastoral Paulo VI. Tiene baños, ducha, dispensadores de comida y bebida, un espacio de comedor y wifi. Se abre a partir del 22 de julio. Junto a las carpas de comida, se instalará otra carpa que servirá de albergue, con capacidad para 500 jóvenes. Además, a cien metros, al borde de la Avenida João XXIII, los jóvenes tendrán a su disposición un área verde donde podrán acampar aproximadamente 1.500 peregrinos.

Aunque el registro para utilizar este espacio no es obligatorio, se ruega a los peregrinos que manifiesten previamente su interés en utilizar este espacio a través de un formulario online.

«Atrae el regazo de la Madre que espera»

En Fátima, en el Centro de Espiritualidad Francisco y Jacinta Marto, está Marta Couto, miembro de la comunidad de Operarios Silenciosos de la Cruz, asociación privada internacional de fieles, creada en 1950 y reconocida por el Consejo Pontificio para los Laicos. Esta comunidad llevará a la JMJ de Lisboa a 35 personas: 22 voluntarios y 13 personas con discapacidades. Todos se han preparado, también espiritualmente, para aprovechar esta experiencia.

Marta explica en el podcast #fatimanoseculoXXI lo que cree que atrae a los jóvenes. «Fátima ofrece una Madre, incluso para aquellos que están lejos de la fe. En nuestra cultura, la madre es la presencia y la referencia. En Fátima estamos seguros de la existencia de esta madre», detalla. «Los jóvenes necesitan esta certeza: que son amados, acogidos y que la Iglesia, que tiene a María como modelo, también quiere estar con ellos y acogerlos. Fátima es una oportunidad de integración y conversión de los jóvenes. El Santuario necesita confiar en los jóvenes; ellos realmente quieren a Fátima y quieren llevar a Fátima a los demás», asegura.

Marta sintió que su vocación surgía en Fátima, un lugar «fundamental en la vida de una persona que sufre», detalla. «Fátima encarna la fragilidad experimentada en el amor. Basta con mirar a los pastorcitos: no se trata de experimentar el sacrificio por el sacrificio, sino de comprenderlo a la luz de un amor mayor. Si es verdad que la Virgen dice que hay que hacer sacrificios y ofrecerlos por la conversión de los pecadores, los pastorcitos dicen lo que eso significa en la práctica”, explica Marta Couto.

«Jacinta, cuando ve el infierno, le pregunta a Lucía si esa gente que va allá se queda siempre ahí y Lucía dice que el infierno es eterno, Jacinta dice que seguirá orando por estos pecadores. Esto es un acto de amor, un amor que lo supera todo y que sorprende al mismo Dios», añade.

JMJ: Experiencia de alegría y amistad

El 16 de julio el Nuncio del Papa en Portugal, Ivo Scapolo, explicaba a la agencia Ecclesia su deseo sobre la JMJ de Lisboa. «Quiero que sea una experiencia de mucha alegría, de gran encuentro y amistad entre todos estos jóvenes. Sobre todo, una experiencia de fe para todos los jóvenes de Portugal y de todo el mundo», detallaba.

Destacaba el «entusiasmo y la alegría de poder vivir este gran momento de fe, con todos estos jóvenes, que vienen de todas partes del mundo, para vivir esta experiencia de la fe en Jesús junto al Papa, sucesor de Pedro», añadía.

Entre los actos centrales de la JMJ 2023 se encuentra la Misa de Apertura, el 1 de agosto, que será presidida por D. Manuel Clemente, cardenal-patriarca de Lisboa, en el Parque Eduardo VII. Dos días después, el mismo espacio acoge la celebración de bienvenida del Papa. En el Parque Eduardo VII, el 4 de agosto, se celebrará el Vía Crucis, con jóvenes rezando con Francisco, acompañados por el coro y la orquesta de la JMJ. En el Parque Tejo, entre los municipios de Lisboa y Loures, la Vigilia tiene lugar la noche del 5 de agosto. Tras pasar allí la noche, los peregrinos participan en la Misa de Envío, presidida por el Papa el domingo 6 de agosto.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here