Janina, una joven ucraniana asesinada por la URSS por su amor y defensa del Rosario

0
6445
Una de las pocas imágenes que hay de Janina

La Unión Soviética acabó fríamente con su vida. El motivo para matar a la joven católica ucraniana Janina fue su fe, su gran devoción a la Virgen María y su negativa a negar a Dios, al que tanto amaba. En su localidad ucraniana organizó grupos de oración del Rosario pese a la prohibición comunista, lo que no la hizo arrepentirse. Aciprensa recuerda su amor a María y su firmeza frente a las autoridades de la URSS:

Janina Jandulska fue una mujer ucraniana con discapacidad que a los 30 años organizó un grupo para rezar el Rosario, pero que en 1937 fue arrestada y acusada por la Unión Soviética de dirigir una organización política subversiva, lo que finalmente le costaría la vida.

El National Catholic Register cuenta la historia de esta mujer católica de Ucrania, un país que después de la Revolución Bolchevique de 1917 empezó a formar parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Detenida mientras rezaba el Rosario

En aquel tiempo, el dictador Iósif Stalin y las autoridades comunistas habían tomado las riendas del antiguo Imperio ruso. Una vez afianzados en el poder, persiguieron a todos los cristianos que vivían en su territorio.

Stalin recrudeció la persecución a los cristianos

En 1937, Janina Jandulska vivía con su madre en la aldea ucraniana de Wierzboviec y, al igual que muchas personas de su pueblo, empezó a formar parte de un grupo de oración llamado Rosario Viviente.

Este tipo de grupos organizados por laicos, que ayudaron en la enseñanza del catecismo a jóvenes y proporcionaron apoyo espiritual y moral a muchos católicos, empezaron a surgir después de que la URSS iniciara el cierre de seminarios y el arresto de sacerdotes.

A pesar de los riesgos, Janina aceptó ser anfitriona de una de las reuniones del Rosario Viviente en su casa. Sin embargo, un oficial comunista fue alertado de este hecho e informó a las autoridades.

“Para nosotros Dios existe”

Cuando la policía llegó a casa de Janina, fue arrestada y el fiscal le hizo algunas preguntas. A continuación la descripción:

-“¿Eres la encargada del Rosario?”

-“Sí, soy la encargada del Rosario Viviente. Pero no es una organización, simplemente le rezamos a Dios”.

-“¿Cuántos de ustedes están ahí?”

-“Quince”

-“¡Quince! Y dices que no es una organización. ¿Quién te reclutó y quién te envió literatura?

El fiscal no aceptó la respuesta de Janina de que el Rosario Viviente simplemente se reunía para orar a Dios. Entonces él le recordó:

-“¡Pero no hay Dios!”

-“Para ti no hay Dios, pero para nosotros Dios existe”.

El fiscal miró a la mujer discapacitada frente a él, y señaló: -“Pero estás aquí ahora (entonces) ¿quién te reemplazará?”

“Alguien que cree en Dios”, respondió Janina.

Al poco tiempo, la madre de Janina fue informada de que su hija estaba muerta. La causa de muerte se definió falsamente como una “infección del hígado”, sin embargo, tiempo después se descubrió que Janina había recibido un disparo en la cabeza.

Actualmente, en el pueblo de Wierzboviec existe una humilde iglesia católica, y en el interior, hay una foto de Janina, donde aún le rezan y la recuerdan.

María, Reina de las Familias, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here