«Francisco está muy contento» con Medjugorje e invita a que los fieles «vayan a rezar», asegura Aldo Cavalli, visitador especial del Papa

0
4159
Mons. Aldo Cavalli con el cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan José Omella.
Mons. Aldo Cavalli (izquierda) con el cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, durante su visita a España.

Durante el fin de semana del 12 al 14 de abril, Aldo Cavalli, visitador apostólico especial del Papa para la parroquia de Medjugorje, viajó a Madrid y Barcelona en un encuentro coordinado por la Fundación Centro Medjugorje para España e Iberoamérica. Durante la primera jornada, el también exnuncio en Angola, Chile, Colombia, Malta y Países Bajos fue recibido por el cardenal Omella y visitó dos centros vinculados a Medjugorje, la Casa Guadalupe para madres y la Villa La Gospa.

Entrevistado por Cari Filii, Cavalli incidió en que el Papa Francisco «está muy contento» con la vivencia de fe de los fieles en Medjugorje y que en varias ocasiones «ha dejado muy clara» a los peregrinos su invitación a rezar con insistencia «acompañados de personas competentes y espiritualmente válidos».

El objetivo de la pastoral encomendada por Francisco a Cavalli es dar continuidad a esta intención, para lo que el enviado ya ha preparado a más de 100 guías que permitan a los peregrinos «encontrar un lugar espiritual que sirve a la fe y a la comunión con Jesús y la  Virgen María».

Si bien aún no hay un reconocimiento oficial por parte del Vaticano sobre las apariciones de Medjugorje, Cavalli observa que en su cometido pastoral los resultados son patentes, como muestra el millón de peregrinos que acudieron a la localidad bosnia en 2022 con la gracia, la oración y la conversión como su «única sola finalidad».

Un millón de peregrinos en 2022

«Aquí no tenemos nada para ver o visitar, solo un lugar de gracia y oración y la gente viene aquí para rezar y encontrar la esperanza y la vitalidad y volver a sus casas llenos de esta fe», explica.

De cara al reconocimiento, subraya que las autoridades religiosas deben «decir lo que es de fe y lo que no lo es», pero también que pesa considerablemente en sentido favorable la asistencia los peregrinos.

Así, explica que Medjugorje y otros lugares donde se da «una oración profunda» son atrayentes para los fieles, que «comprenden bien» las bases de la fe cristiana cuando se da esta condición. Aparte de los signos naturales o sobrenaturales, la presencia «del pueblo de Dios» en Medjugore puede ser un indicativo de la «santidad del lugar», pues quienes acuden lo hacen convencidos de que «el Señor está» entre ellos y de que «quieren ser santos con él».

Con todo, Cavalli cree que lo pastoral no es la única fortaleza de Medjugorje y espera con optimismo que cuando finalicen los estudios, la comisión pontificia vaticana pronunciará un veredicto «fecundo sobre  esta realidad».

Miles de jóvenes y sacerdotes de «ejercicios espirituales»

Los jóvenes son otro punto fuerte de Medjugorje y decenas de miles acuden cada año a la convocatoria del festival de verano, que este año tendrá lugar entre el 26 y el 30 de julio. Al de 2022 acudieron entre 30 y 40.000 jóvenes y Cavalli observó en todos ellos una involucración  comparable a «unos auténticos ejercicios espirituales».

«Participaron de una manera increíble y profunda en la oración, en la meditación, en la escucha de los testimonios y las catequesis, en el canto, iban a la colina rezando con atención y fe y una profunda consideración de lo que hacían», recuerda.

Tanto el festival de jóvenes como el notable incremento de peregrinos y especialmente sacerdotes -cerca de 30.000 peregrinaron en 2022- son un aliciente en el carisma evangelizador y misionero de Medjugorje según Cavalli.

En este sentido, resume su objetivo en «revitalizar la tarea, misión y vocación» cristianas «para que los peregrinos vuelvan a casa como auténticos misioneros» y destaca el papel que tiene Medjugorje en la conversión y el cambio de vida de los peregrinos, que replican y difunden cuando regresan a sus hogares.

«La gente que viene a Medjugorje encuentra un lugar de gracia. La gente reza con felicidad y libertad, quieren convertirse, cambiar su vida y confiesan no solo sus pecados, sino también su deseo de cambiar de vida y tener una mejor vivencia cristiana», explica.

Vocaciones, conversiones y sanaciones: «Un lugar que impacta»

Asegura que «son increíbles» los frutos de los peregrinos que, al terminar su estancia en Medjugorje, «regresan de manera muy viva a sus hogares. Encuentran la paz, la voluntad y la esperanza de vivir mejor y vuelven a su casa con esta voluntad y esta esperanza. Al terminar estos retiros, cientos han dicho que quieren ir al seminario o a un monasterio y muchos se casan o terminan queriendo vivir mejor su vida de casados. Son frutos vivos y muy positivos», agrega.

Pero no son los únicos. Cavalli reconoce que también son numerosos los «signos místicos» inexplicables, gente enferma que sana en Medjugorje o que regresa con la esperanza de estar mejor: «Esto es Medjugorje, un lugar de paz y de gracia de forma simple, libre y abierta».

Destaca especialmente los abundantes testimonios de conversión que tienen su origen en el santuario.

«Son muchos, porque es un lugar de gracia y el Señor lo quiere así. No tenemos nada que se pueda ver, solo tenemos la gracia. Cuando una persona viene entra en un lugar que le impacta interiormente y se convierte, quiere cambiar de vida, vivir bien o seguir de mejor forma su misión e invita a otras personas que ven lo mismo. La primera vez que vine es lo que encontré, [un lugar] donde rezar con gusto y estar en la iglesia durante horas con gusto», concluye.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here