Eran solteros adultos que sin conocerse recurrieron a la Virgen de Torreciudad: hoy vuelven casados y como padres

0
2253

Unidos por la Virgen de Torreciudad. Literalmente. Esta es la historia de Jesualdo y Elena, dos solteros adultos que sin conocerse de nada dirigieron a esta Virgen de los Pirineos de Huesca una petición para poder encontrar una futura esposa y esposo cristiano. Y María cumplió con creces, pues de manera muy curiosa llegaron a conocerse, se casaron y ahora vuelven a este santuario acompañados de sus dos pequeños hijos para dar gracias a la Madre de Dios.

En este testimonio se denota el amor que la Virgen tiene por la familia y por el matrimonio. Y así se entiende cómo la Virgen unió a Elena y Jesualdo, que cuentan los pormenores de este encuentro.

Una carta a la Virgen

Elena relata que tenía 36 años. “Le pedí a la Virgen de Torreciudad que tenía que conocer a mi marido. Y le escribí una carta a la Virgen y le dije: ‘quiero que tenga estos 24 puntos en concreto’. Son muchos, pero yo lo pedí, porque a la Virgen le pido todo”.

Como ella misma reconoce, en esa carta Elena explicaba a la Virgen cómo quería que fuera su marido, desde los aspectos “más sobrenaturales a lo más humano”. Y con la confianza que da sentirse hija pedía que aquel hombre tuviera su misma edad, que tuviera ojos azules, que ya fuera independiente…

En el otro lado está Jesualdo, soltero y ya con la independencia que pedía en la carta la que luego sería su esposa.

“Yo estaba soltero, y me dedicaba a viajar de un sitio para otro. Tenía mi maleta siempre preparada, y con vuelos baratos en los fines de semana largos iba a distintas capitales de Europa”, relata.

El encuentro que desembocaría en una boda

Sin embargo, uno de estos viajes le llevó al santuario de Torreciudad. Y allí pidió humildemente a la Virgen una novia cristiana. Y entonces pasó: “Recuerdo que iba yo en el coche y recibí un whatsapp de un amigo. Tengo una amiga que te va a gustar, me dijo. Que si quería podíamos conocernos y quedar.

Ella también aceptó y empezaron a hablar por esta aplicación de mensajería. Luego llegó el encuentro y la confirmación de que la Virgen había hecho muy bien su trabajo.

Elena recuerda que “uno de los puntos famosos de la carta a la Virgen era que nada más verlo supiera que era él, que tuviera esa certeza. Lo vi y la tuve: ‘Es él, lo sé’”.

La Virgen unió sus vidas. Testimonio de Elena y Jesualdo | Jóvenes ...

Jesualdo también reconoce que al conocerla era la chica que “yo buscaba”. Sus ojos le cultivaron desde el primer momento.

“La Virgen me ha facilitado el camino”

No tardaron mucho en darse cuenta según se conocían que la Virgen era el pegamento que los había unido. “Atamos cabos y fue cuando dijimos: ‘oye, la Virgen ha actuado por nosotros. Y así fue’”.

Jesualdo y Elena se casaron, pero no acabaron ahí las peticiones a la Virgen de Torreciudad, sino que se han ido encomendado a ella. “Yo le pido mucho a la Virgen”, afirma ella, que reconoce que le pidió un niño para aumentar la familia y poco después se quedó embarazada del pequeño Jesualdo.

“He visto que la Virgen me facilitado el camino”, admite ella desde Torreciudad.

María, Salud de los Enfermos, ruega por nosotros

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here