El obispo de Málaga proclama a María como corredentorra y «la mejor madre que haya existido jamás»

0
2312

El viernes de Dolores, el obispo de Málaga, Jesús Catalá, presidió la celebración de la Fiesta de la Tercera Orden de los Servitas en honor de su titular, la Virgen de los Dolores. En la homilía, el Sr. Obispo afirmó que María “no fue simple espectadora; fue actora con el Redentor; fue co-redentora“.

Según monseñor Catalá, “la Virgen María es la mejor madre que haya jamás existido: madre sensible, con profundísimo amor, sin abandonar nunca a su Hijo y pendiente de él hasta el final de su vida”. Y remarcó el carácter protagonista de María en la historia de salvación: “La Virgen María se asoció con corazón maternal al sacrificio del Hijo. No solamente aceptó con serenidad la muerte del Hijo de sus entrañas, sino que ofreció su vida y su dolor, inmolándose junto con la víctima Pascual. Ella no fue simple espectadora; fue actora con el Redentor; fue co-redentora. ¡Qué gran ejemplo de entrega y de sacrificio nos ofrece esta bendita Madre de los Dolores!”.

Ejemplo de fortaleza cuando es difícil profesar la fe
El ejemplo de María es, para el obispo de Málaga, un estímulo para nuestra vida de fe, sobre todo si esta flaquea: “¡Queridos miembros de la Orden Tercera Servita, cuántas veces tenemos la tentación de abandonar nuestra misión ante las dificultades! La Virgen nos anima a mantenernos de pie y a no desfallecer, cuando flaquean las fuerzas y viene el cansancio; o cuando somos vituperados por nuestras creencias religiosas. No vivimos tiempos que favorezcan la fe y la vida de los cristianos. Ella nos da ejemplo en los momentos difíciles, en los que tenemos que dar testimonio de nuestra fe, en una sociedad indiferente muchas veces ante la existencia de Dios”.

A quienes creen no necesitar salvación…

La reflexión del prelado giró en torno a los grandes interrogantes de la vida de los hombres y las mujeres a lo largo de la historia, que encuentran respuesta en la cruz: “María, asociándose a la obra de su Hijo, nos anima a dar a conocer la obra salvadora de Jesucristo a quienes opinan que no necesitan salvación; a quienes piensan, equivocadamente, que la ciencia resolverá todos los problemas del hombre. Pero la ciencia no tiene respuesta alguna ante la muerte y calla. La ciencia nos puede acompañar y ayudar más o menos tiempo; puede aliviar nuestros sufrimientos y dolores; pero la ciencia no resuelve la muerte; más la certifica y basta”.

Y añadió: “Tampoco la ciencia tiene respuesta ante el sentido del dolor. Cristo ha aceptado voluntariamente el dolor y nos ha enseñado que el sufrimiento tiene sentido: sirve para madurar a la persona humana; sirve para transformarla y transfigurarla. La verdadera respuesta del dolor está en la cruz del Señor; y esta respuesta podemos ofrecerla nosotros a nuestro mundo. La Virgen de los Dolores nos exhorta a promover el anuncio de la buena nueva de la salvación del ser humano”.

Pincha aquí para leer el texto íntegro de la homilía de monseñor Catalá.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here