El impresionante fado de Mariza y su devoción a la Virgen de Fátima que ayudó a su bebé

0
3424
Mariza con su madre y su hijo, ambas rezaron a la Virgen por él, bebé muy prematuro
Mariza con su madre y su hijo, ambas rezaron a la Virgen por él, bebé muy prematuro

Mariza, una de las más populares cantantes de fado, el popular género musical portugués, nacida en 1973, estremeció a la multitud este jueves 3 de agosto, logrando acallar a medio millón de jóvenes vociferantes en el Parque Eduardo VII de Lisboa, reunidos con el Papa en la ceremonia inicial de la JMJ 2023.

Cantó «Foi Deus» (Fue Dios), un tema de la gran figura del fado Amália Rodrigues (1920-1999).

En varias ocasiones, Mariza ha hablado de su fe católica y su devoción por la Virgen de Fátima, a la que atribuye la salud de su hijo prematuro.

En 2017, lo contó en la revista cultural del santuario de Fátima (Fátima XXI). Se declaró creyente y católica aunque admitía que no iba a la Iglesia todos los domingos. Habla con Dios a través de la oración con frecuencia, dijo. «Lo hago por la mañana, para agradecer el día que me da, en la noche también, cuando estoy preparándome para ir a dormir: ‘gracias por el día que me diste: pudo no haber sido bueno, pero lo acepto'».

Aunque siempre fue creyente, en otra ocasión, en una entrevista televisiva de 2018, declaró que durante toda su juventud tuvo mala imagen del santuario de Fátima, pensaba que era «un montaje para sacar dinero«.

Pero la salud de su bebé prematuro le llevó al santuario, como explicó en la revista en 2017. «El nacimiento prematuro de mi hijo me deparó una situación muy grave: Martim tenía un problema pulmonar; si no evolucionaba favorablemente en el plazo de dos semanas, me decían, tendrían que desconectar la máquina que lo ayudaba a respirar. En ese momento, no sé por qué razón, llamé a mi mamá y le dije: ‘vámonos a Fátima’«, escribe Mariza.

En apenas una semana, «contra todo pronóstico», el bebé prematuro mejoró e incluso pudo ir a casa, aunque sus pulmones inmaduros necesitaron una bombona de oxígeno hasta cumplir doce meses. «Cuando cumplió un año, Martim estaba completamente fuera de peligro. Yo agarré a mi hijo y, al día siguiente, fuimos a Fátima. Él es tan mi hijo como de Nuestra Señora de Fátima. Es de nosotras dos. Ahora, el Santuario tiene para mí un valor muy, muy, muy especial. Empecé a mirarlo de forma completamente diferente», subraya.

También la relación con María «se volvió completamente diferente». «En ese episodio que se llevó a cabo a causa de mi hijo, en el Santuario de Fátima, sentí que estaba hablando con una madre, y de mamá a mamá. Yo le decía: «tú, que eres madre, entiendes lo que me está sucediendo».

También entrevistada en TV en 2018 por Fátima Lopes detalló esta conexión materna con María. «Yo le dije: mira, tú eres madre, yo soy madre, tienes un Hijo, yo tengo un hijo, ayúdame». Y añadió que su hijo, Martim, «es de Nuestra Señora, no mío».

En la revista Mariza reflexiona sobre cómo le cambió eso. «¡Descubrí que no sabía amar! Tenía todo como garantizado: yo no sabía amar. Pero, después, descubrí la importancia del amor; yo podía querer mucho y podía tener todo el dinero del mundo, podía tener todos los médicos del mundo, pero no estaba en mis manos. Pienso que ¡nunca en la vida he querido tanto a una persona como he querido a mi hijo! Y Nuestra Señora de Fátima me escuchó. Fátima me enseñó a amar«, escribió en la revista.

La entrevista televisiva en portugués se puede ver aquí (habla de Fátima a partir del minuto 33).

Foi Deus (Fue Dios), canción de Amália Rodrigues que cantó ante el Papa en la JMJ 2023

Letra en español

No lo sé, nadie lo sabe
¿Por qué canto fado?
en este tono herido
De dolor y lágrimas
Y en este tormento
todo el sufrimiento

Siento el alma,
Se calma por dentro
En los versos que canto

Fue Dios
quien dio luz a los ojos
perfumó las rosas
dio oro al sol
y plata a la luz de la luna

Fue Dios
que me puso en el pecho
un rosario de penas
que estoy desentrañando
y lloro cantando
y puso las estrellas en el cielo
e hizo un espacio sin fin
dio el luto a las golondrinas
Oh, y me dio esta voz.

Sí, canto,
no sé lo que canto
ventura variada,
anhelo, ternura
y tal vez amor
pero sé que cantando
siento lo mismo que cuando
tienes un corazón roto
y en el rostro el llanto
nos deja mejor.

Fue Dios
quien dio voz al viento
luz al firmamento
y dio azul a las olas del mar

Fue Dios
que me puso en el pecho
un rosario de penas
que estoy desentrañando
y lloro cantando.

Hizo del ruiseñor un poeta
Puso romero en el campo
A la primavera dio flores
Oh, y me dio esta voz a mí.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here