Los milagros de la Virgen de la Estrella, de Toledo, se merecían la coronación canónica de la imagen

0
5516

El pasado 3 de octubre, en el portal católico Aleteia, Álvaro Real firmaba una pieza con motivo de la coronación ese día de la Virgen de la Estrella, presidida por el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez.

"Con esta ceremonia se otorga la corona a una devoción mariana muy querida en España, con una gran historia (más de 500 años) y con numerosos milagros poco conocidos", recordaba el artículo.

"La Hermandad de la Virgen de la Estrella lleva desde el siglo XV muy unida a los momentos más importantes de la ciudad de Toledo. Procesiones en rogativa por la lluvia y contra el cólera y numerosos peticiones de los fieles han regado la historia de esta advocación", explicaba.

En el camarín de la Virgen muchas pinturas de carácter votivo explican cómo la Madre de la Estrella ha obrado por los fieles.

Una niña y muchos médicos devotos
Una de las pinturas explica la historia de una niña y cómo sanó tras un terrible accidente: ‘Esta niña llamada Gertrudis hija de Juan Díaz y María Muñoz, el Viernes Santo, en la noche, saliendo de San Nicolás, del Sermón, cayó de lo alto del pretil de la escalera, y cayó de cabeza, quedándose igualada como muerta, y su madre, de todo corazón, llamó a Nuestra Señora de la Estrella y a San Vicente Ferrer, y (la moribunda) se levantó sana y buena. Año de 1705’.

Otra historia muestra cómo el doctor Juán De Herrero, médico de Toledo, en el año 1651 sanaría al llevarle a su habitación al Niño Jesús de la Virgen de la Estrella. En la pintura aparece el doctor enfermo en su cama con dosel, acompañado de un fraile que le invita a morir en gracia de Dios y dos personajes nobles. La Virgen de la Estrella se encuentra representada en el margen superior derecho.

Algo que también le ocurriría al doctor Julio Guerrero, médico de Toledo. Malo de una grave enfermedad y desahuciado por los médicos se encomendaría a Nuestra Señora de la Estrella le llevaron su Niño la cual fue servida de darle entera salud de exvoto.

El último exvoto trata de 1627, cuando Juan De Velasco sanaría al pedir el auxilio de la Santísima Virgen.

Una corona de reina
El orfebre Fernando Marmolejo Fernández, explicó el diario ABC, fue el artífice de la imagen y explicó su diseño y su sentido en una presentación días antes. 

El diseño «exclusivo» de la bellísima y brillante pieza, aún sin tasar, está basado en parte en la corona neoclásica que la imagen tiene ahora y en la orfebrería toledana.

«Ha sido elaborada con el cariño y el amor de los fieles y devotos de la imagen», explicó orgulloso el coordinador de la coronación, Rodrigo Navarro, ya que este nuevo tesoro ha sido fabricado con las donaciones de joyas y oro realizadas por seguidores de la Virgen.

«Hay piezas donadas con un gran valor y, en lugar de fundirlas porque hubiera sido una lástima hacerlo, han sido incrustadas en la corona», manifiesta Navarro.

El orfebre, que presentó el diseño a la hermandad en septiembre de 2014, comenzó a trabajar en la pieza en febrero pasado. De oro y plata, la rica corona luce igualmente piedras preciosas, como aguamarinas, rubíes y topaciones, así como diamantes. La base de la cruz es una bola de marfil y la cruz va entera incrustada en esmeraldas.

Además, la corona tiene en la parte del canasto ocho cartelas; en la central lleva el escudo de la ciudad y en la trasera la Cruz de Santiago por la vinculación de la hermandad a la parroquia.

A los lados lleva el escudo de la Archidiócesis de Toledo y el del papa Francisco. Igualmente, están cincelados San Sebastián y San Vicente Ferrer, vinculados antes a la cofradía. También hay alusiones a la Virgen María, como la puerta del cielo (representado por el Arco de San Gil de Sevilla, ya que el orfebre es prioste de la Esperanza Macarena), las azucenas (símbolo de pureza de la Virgen) y la estrella de la mañana.

Asimismo, se puede leer el nombre de quien encargó la corona (la hermandad de la Virgen de la Estrella), quien la impuso (el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez), quien era el papa del momento (Francisco) y la fecha de la coronación (3 de octubre de 2015).

Igualmente, aparece el nombre del artista, Fernando Marmolejo, sevillano con una amplia trayectoria y reconocimiento, que ha trabajado para hermandades como la Esperanza Macarena o para el Santuario de la Virgen del Rocío.

Marmolejo también ha realizado la nueva corona del Niño Jesús, que luce cuatro cartelas alusivas al Nacimiento, el Bautismo, la Anunciación y la Resurrección.

Además, en el interior lleva grabada la frase: «Yo soy el pan de vida». El Niño Jesús estrena igualmente un mundo, cuya bola está hecha en marfil, mientras que las cruces, el limbo y los meridianos están realizados en esmeraldas. Esta pieza que lleva en las manos va a juego con el de la corona de la Virgen.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here