La Virgen multiplicó el vino en Alcobendas en 1677, y un juez, notario y escribano lo registraron

0
7425

En el siglo XI, en tiempos de Alfonso VI (1047-1109), una pastorcilla manca pastoreaba un rebaño de ovejas en Fuentidueña (en lo que hoy es El Soto de la Moraleja) cuando se le apareció la Virgen y le pidió que fuese al pueblo a dar noticia del hecho. La niña estaba confusa y no sabía qué hacer, así que Nuestra Señora le pidió que fuese a su casa y cogiese un pan del arca en el que lo guardaba su madre. La pequeña respondió que su madre no tenía ese arca llena de pan de la que le hablaba. María le dijo entonces, para demostrarle que podía confiar en ella, que cogiese una piedra y la lanzase con su mano inútil. La pastora, al cumplir lo mandado, descubrió que su mano estaba sana, y ahora sí convencida corrió a contar a todos lo sucedido.

Desde entonces la devoción a la Virgen de la Paz, como fue denominada esta milagrosa advocación, arraigó fuerte en toda la zona de Alcobendas, y el 25 de enero de 1677 Juan Perdiguero Peñalosa, prioste de la Hermandad de la Virgen de la Paz, había invitado a más de trescientas personas para festejarla, para lo cual dispuso una gran tinaja de vino con capacidad de entre 10 y 12 arrobas (en torno a 125 litros).

La tinaja de la Hermandad, casi vacía

Sucedió que en la noche del 24 de enero, Juan fue a la tinaja a comprobar cuánto vino quedaba y se la encontró casi vacía. La fiesta iba a seguir al día siguiente e iba a tener que suspenderla por ese motivo, por lo que, tras una noche de gran tribulación, por la mañana acudió al lugar dispuesto a darla por concluida, y satisfecho en cualquier caso por haberla podido celebrar, considerándose responsable del fallo por su mala previsión: "Virgen Santísima, yo os he hecho la fiesta con mucho gusto y no me ha faltado cosa alguna", agradeció.

La tinaja se conserva en la ermita de la Virgen de la Paz y es propiedad de su Hermandad. Foto: Hermandad de la Virgen de la Paz.

Pero al llegar a la tina se la encontró rebosante de vino, que brotaba del fondo como de una fuente.

Consciente de que había sucedido un milagro, avisó a su mujer y luego al resto del pueblo, y no trescientas, sino seiscientas personas bebieron de aquel vino desde las seis a las once y media de la mañana. 

Los testigos fueron numerosos, entre ellos el juez, que ordenó al final precintar el lugar y tras informar al párroco, ante el notario y el escribano recogieron la declaración de hasta 29 testigos.

La documentación del caso se encuentra en un libro de 142 páginas perteneciente al archivo parroquial de la iglesia de San Pedro Apóstol de Alcobendas y lleva el sello del entonces cardenal arzobispo de Toledo, Pascual Aragón, quien moriría en septiembre de ese mismo año aún con tiempo de certificar el carácter milagroso de lo acontecido.


Placa en la que fue casa de Juan Perdiguero Peñalosa. Foto: Loreto Sánchez Seoane.

Un milagro, pues, con doble resonancia evangélica: la multiplicación de los panes y los peces y las bodas de Caná. Pero en este caso la Santísima Virgen no se limitó a ordenar a los anfitriones que obedeciesen a Jesús para transformar el agua en vino, sino que ella misma obró el milagro.

Sobre milagros con testigos que levantan acta notarial lea también: 

– La Virgen lloró en misa: el Milagro de Cocentaina

El cojo de Calanda recuperó la pierna milagrosamente: acta notarial con 25 testigos

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here