La Virgen de Lanka preservó a Ceilán de la Segunda Guerra Mundial: los devotos cuentan sus favores

0
2598
El pasado 7 de febrero los católicos de Sri Lanka (Ceilán) celebraron la fiesta de Nuestra Señora de Lanka en la basílica nacional de Tewatte, al norte de la capital de la isla, Colombo. 
Aunque en esta basílica mariana hay una réplica de la gruta de la Virgen de Lourdes con su propia dinámica devocional, la Virgen de Lanka tiene su propia historia y de hecho nornalmente se celebra el 4 de febrero.

La misa fue presidida por el Padre Patrick Perera, vicario general de la archidiócesis, el Padre Victor Florence, administrador, y otros dos sacerdotes. En su homilía, el padre Perera dijo: “María es fuente del amor más grande, que nosotros recibimos a través de la misericordia divina. Somos afortunados al tener a esta querida madre como nuestra amada Madre del país. Dios, siendo amoroso, nos ha dado dos madres. Una es quien nos ha dado la vida y nos cuida, la otra es la Madre que nos brinda el amor de Dios. Ella es la afectuosa Madre María. Dios nos ha donado a la Madre de nuestro país como protectora. Cada día, esta Madre amorosa nos bendice a nosotros, a nuestras familias y a la nación. Pero nosotros debemos rezar por ella cada día, debemos amarla y pedir su bendición para nuestras familias y para el país”.


Una imagen de Nuestra Señora de Lanka

Un voto en la Guerra Mundial
El origen del santuario mariano se remonta a comienzos de 1900, cuando el padre A. Kieger, OMI, y dos católicos laicos levantaron, en 1911, una pequeña capilla dedicada a la Virgen de Lourdes, en un área perteneciente a la parroquia de Ragama. A continuación, junto a la gruta surgió también una iglesia, que supo acoger a un número de peregrinos cada vez mayor.

En 1939, al inicio de la Segunda Guerra Mundial, Jean Marie Masson, oblato de María Inmaculada y arzobispo de Colombo, hizo un voto a la Virgen: prometió que si Sri Lanka quedaba exenta de los horrores de la guerra, él construiría en su honor un santuario votivo, y lo dedicaría a Nuestra Señora de Lanka.

El país fue tocado por el conflicto, pero sólo marginalmente, sirviendo de base para las operaciones de los soldados ingleses contra Japón. En 1946, Mons. Masson obtuvo el permiso vaticano para construir una iglesia dedicada a la Virgen.

En 1948, el Papa Pío XII proclamó a la Beata Virgen María como patrona de Sri Lanka. La primera piedra de la basílica nacional fue colocada en 1951, y, al año siguiente, el Papa bendijo la imagen de la Virgen, que fue trasladada al país. En 1974 se llevó a cabo la consagración del santuario.

El testimonio de los fieles
La fiesta de la Virgen atrae fieles de todas partes. Este año estuvo también presente Kalyani Perera, una madre de 56 años, llegada de la diócesis de Kurunegala, para la ocasión. Cuenta a AsiaNews: “Experimenté sobre mí el gran amor de María en el año 2013, cuando tuve que ser sometida a una operación de abdomen. Temía mucho por mi vida. Pero antes de la operación vine aquí, a la basílica, y me encomendé a la Virgen. Recé para que ella me protegiera durante la operación, y para tener una rápida recuperación. Debía cuidar de mis tres hijos”.

Otro fiel, Vincent Fernando, padre de cuatro hijos, dijo: “éste es el séptimo año que vengo para la fiesta. La primera vez vine porque tenía graves problemas familiares”. El hombre cuenta que tenía dificultades con el hijo mayor, “que era causa de gran preocupación para mí y para mi mujer. Pero luego vine a la basílica y recé a nuestra espléndida Amma (Madre). Luego de seis meses de intensa oración, recibimos una gran consolación. Por eso –concluye, alegre- hice un voto de regresar cada año, en particular, para la fiesta”.

Fiesta mariana en el santuario de Tewatte, en vídeo de YouTube

Reportaje de 3 minutos con datos de interés sobre la Basílica de Nuestra Señora de Lanka en Tewatte, en Youtube 

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here