La pandemia deja sin recursos a muchos conventos de clausura: ayúdalos económicamente con la campaña #EnCasaPorAmor de Jóvenes Católicos

1
1472
El confinamiento impide comprar los productos artesanales que fabrican los monasterios. Para muchos es su principal fuente de ingresos.

“La gente no se cansa de ayudar, no esperábamos para nada lo que está pasando“, comenta a Cari Filii News uno de los responsables de Jóvenes Católicos. Al inicio del confinamiento por la pandemia, este grupo conoció el gravísimo problema de subsistencia que supone para los conventos de clausura no poder vender los productos que fabrican, a causa de las restricciones de movilidad impuestas por el decreto del Gobierno sobre el estado de alarma. Se pusieron a la tarea pidiendo ayuda a través de las redes sociales, y en apenas unos días han logrado miles de euros que ya han beneficiado a una docena de comunidades religiosas. La Fundación Cari Filii ha querido contribuir a ese esfuerzo con un donativo de 10.000 euros.

La campaña de Jóvenes Católicos (un grupo que tiene su cuna en Jaén y se ha extendido por toda España) se llama #EnCasaPorAmor, y su formulación es muy clara y directa: a diferencia de quienes padecen el confinamiento por obligación legal, ellas lo viven para entregar sus vidas a Dios y a los demás por medio de la oración. “Y ahora te necesitan”, exhortan.

“En estos momentos ellas necesitan nuestra pequeña ayuda económica: muchos pocos pueden hacer mucho. 5€ es más que nada y 10€ son más que 5. ¡Contamos contigo!: haz un Bizum a

+34 638 663 323

o un donativo a nuestra cuenta corriente:

ES32 3067 0102 1531 0978 2924.

¡Ayúdanos a ayudarlas!

¿Y cuál ha sido la respuesta? “La gente se está volcando”, confirman desde Jóvenes Católicos, y las necesidades crecen porque a medida que se va conociendo la iniciativa nuevos conventos van contactando con ellos. Hasta ahora ya se han visto beneficiados, entre otros, los de San Clemente, Santa Teresa de Jesús y Hermanitas de los Pobres, en Jaén; Iesu Communio, en Valencia; San José, en Ávila; Servidoras del Señor y de la Virgen en Matarás (Granada); San Juan de la Cruz, en Alba de Tormes, y Sagrado Corazón, en Cantalapiedra (ambos, provincia de Salamanca), etc.

El vídeo de promoción de #EnCasaPorAmor se viralizó vía mensajería móvil, lo que ha contribuido al éxito de la campaña. Los conventos ayudados han ido aumentando desde que se lanzó el clip.

El dinero conseguido se remite a los conventos “para sus necesidades”, comentan los jóvenes. Por un lado, sus necesidades directas, como los propios gastos de la comunidad no cubiertos ahora por la venta de sus productos artesanales. Por otro, las necesidades indirectas que tienen que satisfacer, como la propia labor de caridad que los conventos hacen con personas en situación de precariedad (alimentos, higiene, etc.), y que también se ve perjudicada por la merma de ingresos de los conventos a los que normalmente acuden.

Así lo explican algunas de las religiosas que han recibido ayuda:

En Jóvenes Católicos explican que no han cuantificado sus objetivos: “Nuestro objetivo es conseguir todo lo posible y ponernos en contacto con cada vez más conventos. Pusimos en marcha la campaña con motivo de la pandemia y no sabemos cuánto tiempo la tendremos activa. En principio se trata de ayudar mientras la situación sea aquella en la que estamos ahora”.

Pero la situación de dificultad no concluirá cuando finalice el confinamiento, pues las medidas de distanciamiento social que se incorporarán a la vida cotidiana continuará dificultando la comercialización de los productos artesanales de los que viven miles de monjas.

Pincha aquí para ayudar a los conventos de clausura a través de #EnCasaPorAmor y sigue la campaña a través de su Instagram.

María, Salud de los Enfermos, ruega por nosotros.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

1 Comentario

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here