La dura batalla legal de una anciana a la que quieren quitar la Virgen de Guadalupe de su casa: «Tendrían que matarme primero»

0
6304
Millie tiene 85 años y asegura que no piensa quitar la imagen de la Virgen / Bradenton Herald

Millie Francis, una mujer de 85 años que ya sobrevivió milagrosamente a una operación en la que estuvo 15 minutos clínicamente muerta, asegura que está dispuesta a morir antes de que le quiten la imagen de la Virgen de Guadalupe que pintó y colocó en una de las paredes de su casa situada en un parque de casas móviles de Florida, tal y como le exige un bufete de abogados.

Precisamente este miércoles se celebra la festividad de la Virgen de Guadalupe, y esta anciana católica se ha encomendado a ella, y la tiene tanta devoción que no está dispuesta a deshacerse de esa querida imagen. Recibió un aviso de un bufete de abogados para que retirase la pintura porque supuestamente infringe la normativa del parque móvil y el plazo acaba justamente en los días en los que se celebra esta fiesta mariana.

“Tendrían que matarme”

“Tendrían que matarme primero. No van a decirle a esta anciana qué hacer. Esto es América. Mientras tenga dos brazos y dos piernas, lo haré”, respondió Francis días antes de recibir la notificación de la administración del parque, tal y como recoge Catholic News Agency.

Esta anciana asegura sentirse bendecida por Dios y la Virgen por el mero hecho de estar viva tras haberse encontrado cara a cara con la muerte durante una cirugía hace 16 años, en la que afirma haber sido declarada clínicamente muerta durante varios minuto.

En toda su vida se ha sentido protegida por Nuestra Señora de Guadalupe y guiada por la Iglesia. Es este convencimiento el que la ha llevado en su ancianidad a mantenerse firme. Sabe que no está sola.

Una imagen pintada en una madera contrachapada

La imagen de la Guadalupana la pintó en una madera contrachapada que reemplazó una ventana que Francis había retirado de su casa. La anciana dijo que quería reemplazarla debido a un vecino entrometido y porque la luz de las linternas de los guardias de seguridad la molestaba por la noche. Además, ella asegura que obtuvo permiso para retirar la ventana de Vanguard Property Management, que maneja Bradenton Tropical Palms, el parque de casas rodantes para mayores de 55 años donde vive.

Millie Francis, 85, says she was inspired to paint a picture of the Virgin Mary on a piece of plywood that replaced a window she wanted removed from her mobile home in Bradenton Tropical Palms. She says she got permission, but management says the painting has to go due to a technicality. Francis vows to fight and says, “They’ll have to kill me first,” before she would ever take it down.

Millie Francis asegura que la inspiración para pintar la imagen de la Virgen le vino durante una misa, cuando se puso a rezar sobre qué debía hacer con la pieza de madera con la que cubriría el espacio de la ventana.  “No quiero decir que tuve una visión o algo así, pero me sentí iluminada y recibí la inspiración de nuestra Señora de Guadalupe para pintar su imagen. Así que prometí que lo haría”, dijo al Bradenton Herald.

Los representantes de Vanguard también dijeron a los reporteros que Francis no rellenó un formulario de solicitud arquitectónica ni solicitó permiso al comité de revisión arquitectónica del parque de caravanas antes de pintar a la Virgen.

“Esto es porque soy católica”

Por su parte, Francis dijo que la eliminación de la ventana se completó a tiempo y cree que la orden de eliminar la imagen de madera contrachapada es un acto de discriminación contra su fe católica. Otros vecinos han decorado el césped y los remolques con todo tipo de cosas y su pintura “no está haciendo daño a nadie”, aseguró.

“Hay todo tipo de cosas por ahí, pero esto es porque soy católica y les parece mal. Con todas las cosas que suceden en el mundo, creo que habría cosas más importantes de las que preocuparse que esto”, añadió Francis.

Según constató el Bradenton Herald, “los documentos indican que Francis tenía permiso del comité para reemplazar la ventana” y “que no solo completó el proyecto a tiempo, sino que tampoco hay nada en las reglas del parque con respecto a la decoración” que la perjudiquen.

Francis cree que ella siguió las reglas en el parque de casas rodantes donde vive. Si bien el “estrés de ir al juzgado” ha estado afectando su salud, la anciana asegura que planea decorar para Navidad e iluminar la imagen.

Por otra parte, indicó que no planea volver a solicitar permiso para el proyecto y que ha pedido ayuda a los Caballeros de Colón a través de su parroquia Iglesia Católica del Sagrado Corazón. “Simplemente no sé nada sobre estas cosas legales. Dicen que tendré que pagar los honorarios de sus abogados si ganan en el tribunal. No puedo permitirme esto. Necesito ayuda y no sé qué me sucederá, pero sí sé que no la voy a derribar (la imagen)”, dijo.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here