La alcaldesa populista de Madrid hizo el Voto a la Virgen: en Barcelona, Colau ocultó a la patrona

0
2885

Las contradicciones de las distintas izquierdas en España se agudizan con respecto a los actos municipales y populares ligados a la devoción religiosa y especialmente a las fiestas de las vírgenes patronas.

 (Ya analizamos el caso de Cádiz y Zaragoza, dos de las ciudades con gobiernos de izquierda radical populista).

Pero la comparación más elocuente la encontramos al contrastar la hostilidad abierta de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, contra el reconocimiento público a la Virgen de la Merced, con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que sí acudió el pasado lunes a la fiesta de la Virgen de la Almudena y renovó el Voto de la Villa a su patrona.

En ambos casos se trata de las líderes de formaciones de izquierda populista municipal, y en ambos casos tratan de maniobrar al acercarse las elecciones generales.

En julio, Ada Colau, eliminó la misa de las fiestas de la Virgen de la Merced en Barcelona, rompiendo una tradición de décadas. “El Ayuntamiento de Barcelona ha de modernizarse”, aseguró, como gran "argumento".

Pero este argumento no ha convencido a su homóloga en Madrid, Manuela Carmena, que el pasado lunes 9 de noviembre, renovó por primera vez el tradicional voto de la Villa frente a la Virgen de la Almudena, patrona de la capital.


Manuela Carmena lee el Voto de la Villa a la Virgen, en presencia del arzobispo Osoro

Carmena inició su voto asegurando lo siguiente: “Es para mí un honor renovar en esta solemne celebración el Voto de la Villa". Y añadió, dirigiéndose a la Virgen: "Tanto creyentes como no creyentes, queremos hermanarnos y expresar, todos al unísono, nuestro voto, nuestro compromiso, ante Ti”.

Animó a hacer un esfuerzo por la justicia y concluyó: “Estamos dispuestos a intentarlo con alegría, con respeto y con el convencimiento de que el otro -para los creyentes- es un hijo de Dios y por tanto, un hermano del alma del que soy corresponsable y para todos nosotros, seamos o no creyentes, es una riqueza y una oportunidad para mejorar nuestra ciudad”, concluyó

Según la tradición, La Almudena fue quien salvó a la capital de unas graves inundaciones que padecieron los madrileños en 1646.

Texto íntegro del voto leído por Manuela Carmena:
»Como Alcaldesa de Madrid, de todas las madrileñas y madrileños es para mí un honor renovar en esta solemne celebración el “Voto de la Villa”, que dice lo siguiente:

»En el día de hoy, 9 de noviembre, fecha en que recordamos cómo te volvimos a encontrar oculta en la muralla de la ciudad, tanto creyentes como no creyentes, queremos hermanarnos y expresar, todos al unísono, nuestro voto, nuestro compromiso, ante Ti, el compromiso de construir una ciudad abierta y acogedora, realmente fraterna, en la que quepamos todas y todos, independientemente de nuestro color, nuestro origen o nuestra condición social.

»El compromiso de construir, también, un espacio de convivencia amable, integrador y positivo, en el que se respeten y promuevan los derechos humanos y en el que elijamos resolver nuestros conflictos desde el diálogo y por medios pacíficos, un compromiso, por tanto, de que nuestro querido Madrid sea un lugar de reposo para el agotado, con techo para el desahuciado, con amistad para el abandonado, con esperanza para los sin techo y con abrazos acogedores para los refugiados.

»Un lugar, en definitiva, en el que no se huya del sufrimiento del otro y en el que la lucha por la justicia sea un común de todos los que habitamos esta hermosa villa.

»Estamos dispuestos a intentarlo con alegría, con respeto y con el convencimiento de que el otro -para los creyentes- es un hijo de Dios y por tanto, un hermano del alma del que soy corresponsable y para todos nosotros, seamos o no creyentes, es una riqueza y una oportunidad para mejorar nuestra ciudad. ¡Que así sea!

El llamamiento del arzobispo de Madrid
El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, pidió ese lunes a la Virgen de la Almudena, que nadie sea descartado, como los ancianos, "siempre aburridos porque nadie cuenta con ellos". Instó a los jóvenes a soñar y a no envejecer antes de tiempo.

En la misa presidida en la Plaza Mayor, la segunda de Osoro como arzobispo de Madrid, apoyó el Voto de la Villa de la alcaldesa Carmena. "Hay que ver a los demás como hermanos, sean quienes sean", ha señalado Osoro.

El arzobispo ha argumentado que, al pensar diferente, lo que hay que hacer es darse "la mano para hacer el bien" y no tirar la piedra. En su homilía ha destacado que con la Virgen María "entró el rostro de la esperanza, que no es el del optimismo", y que "comienza a haber esperanza cuando nadie queda descartado".

"Ella nos trajo la cultura del encuentro. Quiere que todos nos encontremos como hermanos, sin descartar a nadie. Todos somos necesarios y todos tienen cabida en este mundo", ha remarcado. Para ello ha invitado a los cristianos a imitar a María y "salir, con obras y con palabras".

Los niños, dijo, "no quieren cosas, sino amor, cariño". "¿A cuántos jóvenes hay que hacerles ver que no sean viejos? Que sueñen, que Jesucristo cambia la vida, da juventud y pone el corazón hacia el prójimo", ha destacado.

Tras subrayar el "respeto absoluto a todos los derechos fundamentales", Carlos Osoro ha expuesto que Jesucristo crea la "cultura del encuentro", por la que se debe "contar a los jóvenes que no se dejen robar la esencia de su vida".

En su mensaje contra la exclusión, Osoro ha preguntado "cuánta gente anciana sola hay siempre, aburridos porque nadie cuenta con ellos" y a quienes se puede encontrar en "aparcamientos no por horas sino hasta el final de los días" por ser considerados muchas veces los "descartados".

"No podemos quedarnos en casa, hay que salir a dar y abrir corazones. Salgamos como hizo María, sin buscar el maratón del éxito", ha remachado.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here