El Papa Francisco invita a acercarse a Jesús a través de María en la Jornada Mundial del enfermo

0
5445

La ciudad de Nazaret en Israel acogerá la Jornada Mundial del Enfermo el jueves 11 de febrero, en el día en que la Iglesia Católica celebra la fiesta de la Virgen de Lourdes.

El Papa Francisco ha invitado a Confiar en Jesús misericordioso como María: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5), como lema de la jornada de este año.

El Santo Padre expresa que ante la enfermedadDios se pone a prueba, pero al mismo tiempo revela toda su fuerza positiva. No porque la fe haga desaparecer la enfermedad, el dolor o los interrogantes que plantea, sino porque nos ofrece una clave con la que podemos descubrir el sentido más profundo de lo que estamos viviendo; una clave que nos ayuda a ver cómo la enfermedad puede ser la vía que nos lleva a una cercanía más estrecha con Jesús, que camina a nuestro lado cargado con la cruz. Y esta clave nos la proporciona María, su Madre, experta en esta vía”.

En la enfermedad hay que ampararse en la ternura entrañable Madre de Dios

Ante esta Jornada Mundial del Enfermo, que instituyó San Juan Pablo II estableciendo que se celebre el 11 de febrero de cada año, en memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes, Francisco hizo hincapié en la ternura entrañable de la Madre de Dios e invitó a rezar por los enfermos.


En esta réplica de Lourdes se reúnen para rezar los cardenales.

En el mensaje de este año, el Papa invita a reflexionar sobre el pasaje bíblico de las Bodas de Caná, donde “María aparece como la mujer atenta que se da cuenta de un problema muy importante para los esposos: se ha acabado el vino, símbolo del gozo de la fiesta. María descubre la dificultad, en cierto sentido la hace suya y, con discreción, actúa rápidamente. No se limita a mirar, y menos aún se detiene a hacer juicios, sino que se dirige a Jesús y le presenta el problema tal como es: «No tienen vino» (Jn 2,3). Y cuando Jesús le hace presente que aún no ha llegado el momento para que Él se revele (cf. v. 4), dice a los sirvientes: «Haced lo que Él os diga» (v. 5). Entonces Jesús realiza el milagro, transformando una gran cantidad de agua en vino, en un vino que aparece de inmediato como el mejor de toda la fiesta”.

El banquete de bodas de Caná es un icono de la Iglesia: en el centro está Jesús misericordioso que realiza la señal; a su alrededor están los discípulos, las primicias de la nueva comunidad; y cerca a Jesús y a sus discípulos, está María, Madre previdente y orante. María participa en el gozo de la gente común y contribuye a aumentarla; intercede ante su Hijo por el bien de los esposos y de todos los invitados. Y Jesús no rechazó la petición de su Madre”, dice el Santo Padre.

Tras reflexionar sobre el pasaje de las Bodas de Caná, afirma que “en la solicitud de María se refleja la ternura de Dios”, el Pontífice explica que “esa misma ternura se hace presente en la vida de muchas personas que se encuentran al lado de los enfermos y saben captar sus necesidades, aún las más imperceptibles, porque miran con ojos llenos de amor”.

Esta Jornada invita seguir el ejemplo de María
“Tenemos una Madre que tiene sus ojos atentos y buenos, como su Hijo; su corazón materno está lleno de misericordia, como Él; las manos que quieren ayudar, como las manos de Jesús que partían el pan para quien estaba con hambre, que tocaban a los enfermos y les curaba”. Esto, dice el Papa, “nos llena de confianza y hace que nos abramos a la gracia y a la misericordia de Cristo”. Esta es la enseñanza que podemos obtener del misterio de las Bodas de Caná para la Jornada Mundial del Enfermo.


Niño con Síndrome de Down, muy contento en los brazos del Papa.

“¡Cuántas veces una madre a la cabecera de su hijo enfermo, o un hijo que se ocupa de su padre anciano, o un nieto que está cerca del abuelo o de la abuela, pone su invocación en las manos de la Virgen!”.

El Papa Francisco propone pedir a “Jesús misericordioso, a través de la intercesión de María, Madre suya y nuestra, que conceda a todos nosotros esta disponibilidad al servicio de los necesitados, y concretamente de nuestros hermanos y de nuestras hermanas enfermas”.

“Confiemos a la intercesión de la Virgen las ansias y las tribulaciones, junto con los gozos y las consolaciones, y dirijamos a ella nuestra oración, a fin de que vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos, especialmente en los momentos de dolor, y nos haga dignos de contemplar hoy y por siempre el Rostro de la misericordia, a su Hijo Jesús”, concluye.

Francisco invita a rezar por los enfermos
Al finalizar la audiencia celebrada el 10 de febrero, miércoles de ceniza, el Papa Francisco invita a tener como ejemplo “la prontitud de María. En Ella se refleja la ternura de Dios y la inmensa bondad de Jesús Misericordioso´´.

Con estas palabras Francisco ha invitado a todos a rezar por los enfermos y hacerles sentir nuestro amor. "Que la misma ternura de María -ha añadido- esté presente en la vida de las muchas personas que se encuentran junto a los enfermos para que sepan acoger sus necesidades, incluso las que no se perciben porque sólo se ven con los ojos llenos de amor".


Cartel de la Jornada Mundial del enfermo 2016. Nazaret acogerá el evento.

Varias actividades programadas

Tierra Santa se está preparando para acoger esta Jornada con un programa de celebraciones litúrgicas en diferentes ciudades, en las que se administrará el sacramento de la Unción de enfermos a los presentes (Más datos y el programa en inglés aquí, en la web del Patriarcado Latino de Jerusalén).

También habrá un Simposio acerca de los problemas relacionados con el cuidado de los enfermos terminales y las cuestiones éticas del final de la vida.


Recreación de la gruta de Lourdes en los jardines del Vaticano.

En el Vaticano Nuestra Señora de Lourdes tiene una presencia especial puesto que en sus jardines se encuentra una recreación de la gruta de la Virgen de Lourdes, donde acuden a rezar los cardenales y el Papa Francisco.
 

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here