El cardenal Sarah visita el Cerro de los Ángeles para ganar el Jubileo: canta la Salve a la Virgen y reza ante los mártires

0
3096
El cardenal Sarah ha querido ganar el Jubileo por el Año Santo en el Cerro de los Ángeles antes de regresar a Roma

El cardenal Robert Sarah, prefecto para la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos ha estado esta semana en España, donde ha presentado el Congreso de Católicos y Vida Pública de la ACDP y también su último libro, y que se está convirtiendo en un fenómeno editorial: Se hace tarde y anochece (Palabra).

Tras estos eventos y antes de volver a Roma, el cardenal guineano ha querido este viernes ganar el Jubileo con motivo del Año Santo por el Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón, y para ello ha peregrinado hasta el Cerro de los Ángeles.

En el santuario del Sagrado Corazón le recibieron el obispo de Getafe, Don Ginés García Beltrán, y los vicarios episcopales del Cerro de los Ángeles, Manuel Vargas, y para la Vida Consagrada, Ramón García Saavedra, junto con otros sacerdotes diocesanos.

El prefecto vaticano visitó la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de la Diócesis de Getafe, a la que entregó un centro de flores. Además, ante esta misma imagen de la Virgen, el cardenal Sarah cantó la Salve.

Posteriormente, el purpurado visitó el monumento al Sagrado Corazón, cruzó la Puerta Santa de la basílica y rezó ante la tumba de los mártires del Cerro de los Ángeles.

Antes de terminar su peregrinación y de regresar a Roma, el cardenal quiso visitar a las madres carmelitas, pasando a la clausura del convento, donde pudo saludar e interesarse por las religiosas.

Para el cardenal Sarah, la devoción al Corazón de Jesús es totalmente actual y la considera un arma para defenderse de los ataques del demonio y del mundo. En una homilía que pronunció en Francia y donde hablaba de los vandeanos que lucharon por su fe católica durante la Revolución Francesa dijo:

“Quién se levantará hoy por Dios? ¿Quién se enfrentará a los modernos perseguidores de la iglesia? ¿Quién tendrá el coraje de levantarse sin otras armas que el rosario y el Sagrado Corazón, para enfrentarse a las columnas de la muerte de nuestro tiempo que son el relativismo, el indeferentismo y el desprecio de Dios? ¿Quién dirá a este mundo que la única libertad por la que merece la pena morir es la libertad de creer?”.

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here