1 Comentario

  1. Sinceramente, y sin acritud, creo que debemos recuperar el gusto por la música clásica. Esta música, no toca el corazón, si n o más bien todo lo contrario.
    Tomas Luis de Victoria, por ejemplo, invade hasta la ultima fibra del corazón. Esto es música, no esta nueva música “católica”. No me extraña que no nos tomen en serio.

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here