Localización

Video

Fotos

NUESTRA SEÑORA DE LA ORACIÓN DE PONTMAIN

France – 01/07/1870


ADVOCACIÓN

Nuestra Señora de la Oración.


LUGAR

Centre Pastoral du Sanctuaire – 3 rue Notre-Dame 53220 PONTMAIN, en la región de Pays de la Loire, departamento de Mayenne, capital Layal, Francia.

FECHA

En el mes de julio 1870.


LOS VIDENTES

Seis niños; en especial los hermanos Eugene y Joseph Barbadette.


EFEMÉRIDES

Día 17 de enero: Aniversario apariciones Nuestra Señora de Pontmain.


RECONOCIMIENTO ECLESIÁSTICO

Grado de aprobación eclesiástica: Máximo; aprobada por la Santa Sede, liturgia propia.

FUENTES

http://www.sanctuaire-pontmain.com


LA HISTORIA

Desde julio de 1870 Francia y Prusia entran en guerra. Napoleón III había cometido varios errores y las tropas prusianas de Guillermo I, avanzaban hacia Laval. A mediados de enero de 1871 el ejército pruso, dominaba dos terceras partes de Francia y estaba a pocas millas de la villa de Pontmain, que había sufrido un terremoto y era presa de una epidemia tifoidea y de viruela.

El Padre Guerin, párroco de la localidad que había reconstruido la Iglesia destruida por la Revolución francesa, pidió a los niños del pueblo que oraran por su protección. Entre esos niños había dos hermanos muy piadosos: Eugene y Joseph Barbadette, de 12 y 10 años de edad respectivamente.

Eugene salía del establo de la familia cuando vio en el cielo a una hermosa señora, en el aire, con un vestido azul oscuro cubierto de estrellas doradas, un velo negro y una corona de oro. Sus brazos extendidos hacia los costados como en la imagen de la Medalla Milagrosa. La Santísima Virgen sonreía y estaba inmóvil en la misma posición.

El párroco se unió a los niños y junto a un grupo de vecinos se pusieron a orar, el rosario, el magnificat, el Ave María Stella, y la imagen se iba haciendo más grande y se podían leer en el cielo diversas frases. Pero solo seis niños entre ellos, Eugene y Joseph, podían ver a la Virgen. Los adultos solo podían ver las estrellas que había junto a ella.

EL MENSAJE

Gradualmente iban apareciendo bajo los pies de la Virgen en letras doradas las siguientes frases que los niños iban deletreando:

”Pero recen hijos míos; Dios pronto les concederá lo que piden; Mi Hijo se deja conmover”

Entonces frente a la Virgen apareció un crucifijo color de sangre y encima el nombre de JESUCRISTO. La Virgen miraba a la Cruz y sus labios temblaban de emoción.

Mientras rezaban llegó la noticia que los prusos habían tomado la ciudad de Laval. Pero durante el tiempo de la aparición, el general pruso Von Schmidt, recibió órdenes de no entrar en la ciudad.

LOS VIDENTES

Eran seis niños del pueblo de Pontmain: Eugene y Joseph Barbadette; Francoises Richer y Jeanne-Mari Lebosse; Eugenio Friteau y Agustín Boitin, éste último de tan solo 25 meses, que al ver la imagen de la Virgen, exclamó “¡Jesús!”

Eugene y Joseph se hicieron sacerdotes; una de las niñas Jean-Mary se hizo monja y la otra Francoises, maestra. Todos ellos sufrieron agravios a lo largo de su vida, pero la Iglesia aprobó la aparición; el primero el obispo de Wicart, diócesis de Laval. Pío XI concedió la misa y el oficio en honor a Nuestra Señora de la Esperanza.

La Virgen fue coronada solemnemente por el Cardenal Verdier, Arzobispo de París el 24 de julio de 1934.

EL MILAGRO

La invasión prusa de Bretaña nunca se efectuó. Once días después de la aparición de la Virgen, se firmó el armisticio entre Francia y Prusia. La intercesión de la Virgen trajo la paz.

Los treinta y ocho soldados de Pontmain regresaron sanos y salvos a sus hogares.

EL TEMPLO

En Pontmain, en el cielo estrellado de la noche del 17 de enero de 1871, María se presenta como una pedagoga silenciosa de la plegaria. Ha venido a enseñarnos a rezar, recordándonos todo el misterio de la salvación.

En recuerdo de este acontecimiento, el primer obispo de Laval, Monseñor Wicart, quería llamar el santuario “Nuestra Señora de la Esperanza”; Roma pidió que se dejara ese vocablo a la basílica mariana de Saint-Brieuc.

Así pues, el Papa León XIII atribuyó a Pontmain el título de “Nuestra Señora de la Oración” que le quedaba perfectamente (Breve apostólico del 12 de diciembre de 1897).

En su mensaje del centenario de la Aparición, Pablo VI comentó ese título: “Con María, aprendemos a orar… María no se cansa de invitar a sus hijos a la oración” (30 de mayo de 1971).


ORACIONES

El Cántico de Saint-Brieuc:

Madre de la Esperanza.
Por tu nombre lleno de ternura, protege nuestra Francia.
Ruega, ruega por nosotros.


BIBLIOGRAFÍA

Título: El Manual del Peregrino, edición 1995, tres misas votivas propias de Pontmain: la oración, la cruz, la esperanza


ÁREA MULTIMEDIA

VIDEOS

http://www.youtube.com/watch?v=0QbkCpvi7jo&feature=player_embedded
(video resume en francés, con licencia you tube estándar)