La devoción a la Virgen de los Ángeles en Costa Rica: los que no van a la basílica

0
2856
Luz Marina y su hija María Fernanda agradecen a la Negrita que salvó a la niña del veneno de serpiente

Muchos miles de costarricenses han acudido este 2 de agosto a celebrar la fiesta de la Virgen de los Ángeles a su santuario de la ciudad de Cartago (www.santuarionacional.org), pero esta devoción se puede celebrar también sin ir a Cartago, en peregrinaciones en otras regiones, llenas de devoción. Un equipo de periodistas en el diario La Nación recogido algunos ejemplos.

Osa: La Negrita camina de Palmar Norte a Ciudad Cortés

Unos 2.000 feligreses caminan durante la fiesta mariana desde Palmar Norte a la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, en Ciudad Cortés. Se trata de una caminata de 15 kilómetros que ya hace 3 décadas que se celebra en la zona sur de Costa Rica.

Adrián Figueroa Rosales, uno de los impulsores de esta peregrinación, recuerda que en la primera caminata, en 1985, la carretera de Palmar Norte a Ciudad Cortes era poco transitada y sin pavimentar. Desde el año 2000, los peregrinos realizan su procesión sobre una ruta pavimentada y con apoyo de la Policía de Tránsito y de la Cruz Roja.

Además de los peregrinos, que viajan por su cuenta, al amanecer del 2 de agosto sale una procesión multitudinaria de la iglesia de Palmar Norte a la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles de Ciudad Cortés, a fin de participar de su misa.

Así peregrinan con la Virgen de los Ángeles en Ciudad Cortés, Costa Rica

En su viaje, los devotos transportan la réplica de la Virgen de los Ángeles, cedida por la parroquia de Ciudad de Cortés, cada 1 de agosto, la cual debe volver a su casa para la eucaristía del día siguiente.

“Hace nueve años, le pedí a la Virgen que me ayudara a vender una propiedad, necesitaba ese dinero, y prometí invertir parte del dinero en una obra social”, cuenta un hombre que es corredor de bienes raíces. “Mi deseo se cumplió y ayudé con una remodelación de una iglesia del cantón. También levanté una pequeña casa de oración en mi propiedad”, compartió este feligrés sobre la fe que lo mueve, junto a cientos de sus vecinos, a caminar por La Negrita.

Mora: de la capillita de paja a la ermita con caminata

Un pueblo de tan solo 20 familias convoca a cientos de devotos a la Virgen de los Ángeles, cada 2 de agosto, en la comunidad de Bustamante, em el cantón de Mora. Según los habitantes más antiguos de este poblado, la tradición existe desde hace más de 100 años, cuando los primeros colonizadores de apellido Bustamante se dieron a la tarea de crear una pequeña ermita, que en aquel entonces era de paja.

Hoy en día, gracias a las diferentes celebraciones, lograron construir una pequeño templo en honor a la Virgen de los Ángeles donde cuentan con una réplica bendita y a la cual todos los años le celebran su fiesta con una novena, bingos y karaoke.

Así avanzan los peregrinos de Bustamante de Mora con su imagen de la Virgen de los Ángeles

La celebración contempla una caminata este domingo 2 de agosto con una réplica de la imagen de La Negrita, la diminuta figura de piedra de la Virgen con el Niño que se exhibe en la basílica de Cartago. “Muchos vienen a dejar su peticiones a la Virgen de los Ángeles“, contó Ovidio Bustamante, organizador del festejo religioso. La peregrinación empieza a las 6 de la mañana, con la misa a las 10. le seguirán carreras de cintas, bingo y música.

Liberia: la Virgen va de casa en casa

En Liberia también sale de romería una réplica de la imagen de La Negrita, la cual es recibida durante la novena en las casas de algunos feligreses, quienes catalogan la visita como un “honor de honores. En realidad, la novena se extiende muchos más días, dado que va del 24 de julio hasta el 2 de agosto, día de La Negrita.

“La imagen de la Virgen duerme en las diferentes comunidades del cantón liberiano, donde los vecinos de cada lugar realizan una vigilia y cánticos a la Patrona de Costa Rica”, explica Marta Quesada, coordinadora del recorrido. Además, la Parroquia de Los Ángeles, en Liberia centro, organiza su turno con ventas de comida y juegos para niños. El 2 de mayo hay “desayuno mariano” de 7 a 10 de la mañana, con platos típicos que elaboran los parroquianos.

Las ganancias son íntegras para homenajear a los adultos mayores de la comunidad y realizar mejoras en el templo, el cual se nos ha vuelto pequeño”, aclara Quesada, a fin de despejar dudas sobre el uso del dinero recaudado.

Anteriormente, los peregrinos liberianos realizaban su romería desde sectores, como Cañas Dulces y el aeropuerto de la localidad, hasta llegar al templo de la Parroquia de Los Ángeles; sin embargo, el riesgo para los caminantes, debido al paso de vehículos en carretera, obligaron al cierre de esa tradición. Se mantiene una caminata desde el barrio La Arena de Liberia, que empieza a las 4 de la mañana del 1 de agosto y va a la iglesia del barrio Los Ángeles. “Hacemos una celebración de la eucaristía, con toda la gente de la romería, además de eventos culturales y serenata a la Virgen dada por devotos“, cuenta la portavoz de la parroquia liberiana.

La celebración se hace al aire libre, dada la cantidad de asistentes: “Colocamos 2.500 sillas donadas, además de otras 400 sillas que traen los vecinos que participan de esta gran misa”, agregó la devota, quien no duda de que la Virgen “pagará”, y en abundancia, todos sus desvelos.

El santuario y la multitud en San Carlos

Una multitud, unos 13.000 peregrinos, llegan a la comunidad de Los Ángeles de La Fortuna, en San Carlos, para dar gracias y pedir milagros a su patrona. Desde el 2006 la Parroquia de Los Ángeles de La Fortuna ostenta el título de santuario mariano de la Diócesis de Ciudad Quesada.

En la iglesia de Los Ángeles de La Fortuna de San Carlos, Luz Marina Céspedes agradece cada año con su hija, María Fernanda, un milagro que atribuyen a la intercesión de La Negrita: la menor sobrevivió a una moderdedura de serpiente, a los 3 años, tras horas sin responder al suero contra el veneno.

Allí confluyen cientos durante la novena a la Virgen y, por supuesto, el 1 de agosto día previo al festejo mayor. La misa el 2 de agosto cuenta con el obispo de Ciudad Quesada, José Manuel Garita, y se celebra en los jardines de esa iglesia porque en el templo caben solo 600 personas. Un coro y comidas típicas alegran el día.

Vea el vídeo de La Nación aquí:
http://www.nacion.com/nacional/romerias-don-Jorge_3_1430086982.html

 

Quiero recibir Cari Filii News gratuitamente

Quiero suscribirme

Dejar comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here